IMSS: Corrupción en cómputo


Francisco Rodríguez

IMSS: Corrupción en cómputo

Diciembre 11, 2013 00:20 hrs.
Periodismo Nacional › Ciudad de México
Al momento › todotexcoco.com

En los estertores de al tragicómica administración de Vicente Fox Quesada, dos alfiles de Francisco Gil Díaz, Porfirio Sánchez e Igor Rosette, ambos economistas muy cercanos al entonces titular de la SHCP, maniobraron para incluir dentro del Decreto de Austeridad (diciembre de 2006) una serie de medidas que prevalecen hasta hoy en los procedimientos para la adquisición de bienes y servicios relacionados con las tecnologías de la información.

Su maniobra consistió en una práctica prohibición para comprar computadoras o PC’s y, a cambio de ello, contratar lo que hasta la fecha se conoce como servicios administrados de cómputo y comunicaciones. Esto es, que durante 36 meses como mínimo, todos los equipos son alquilados, incluyendo los servicios de mantenimiento, entre otros.

Todo ello, empero, sin haber definido una política para transparentar el valor de los equipos o hardware, de los servicios y, por supuesto, de los “suculentos márgenes de ganancia” asociados a este tipo de contratos. Tal práctica, por supuesto, prevaleció durante la fallida y fatal administración del espurio Felipe Calderón y, claro, sigue hoy vigente.

Prueba de ello es que con contratos como el de Enciclomedia, o los muchos administrados por nuestra conocida Claudia Rincón, la afamada “Reina de las Licitaciones”, han servido para enriquecer a unos cuantos “empresarios” y, por supuesto, a un puñado de “servidores públicos”.

A ello súmele la existencia de una política, también sin lineamientos, denominada contratos marco, en el que las dependencias del gobierno federal, sin necesidad de licitación de por medio, pueden adherirse a un contrato producto del proceso licitatorio de cualquier otra dependencia o entidad de la administración pública federal.

Le platico de todo ello porque durante las dos últimas semanas, bajo el manto de la Estrategia Digital Nacional que recién lanzó Alejandra Lagunes con la presencia del Presidente Enrique Peña Nieto, casualmente el IMSS –donde ahora despacha Igor Rosette como director de Innovación y Desarrollo Tecnológico– ha formalizado dos contrataciones que han causado revuelo en el medio de las tecnologías de la información.

DOS BISNES DOS

Y es que Rosette, por un lado, asignó a Bestel –empresa del Grupo Televisa donde “casualmente” ahora labora su compa’ Porfirio Sánchez– parte de la red de comunicaciones del IMSS, a la que se le dará servicio a través de diversos proveedores que, a su vez subcontrata Bestel. Esto, por supuesto, va en detrimento de los altos niveles de servicio necesarios para mantener en operación, en algunos casos, aplicaciones que pueden tener incidencia en la salud de los pacientes del Seguro Social, como lo mantenía la actual red operada por Telmex.

Cabe mencionar que en la anterior fallida Administración, el mismo Porfirio Sánchez llegó a negociar el contrato de servicios de comunicación para el ISSSTE, directo con Miguel Ángel Yunes Linares.

Lo peor es que ahora se dice que, en el caso del IMSS, también en el calderonato, Sánchez llegó a amenazar a algunos funcionarios señalándoles que, en caso de volver a asignar el contrato a Telmex, habría represalias. Nada casualmente, meses después se filtraron algunas grabaciones en los noticieros de Televisa, en donde aparentemente un funcionario de compras del IMSS hablaba con proveedores y se mostraban situaciones que evidenciaban ciertos favoritismos.

Por otro lado, Iván Rosette –en contubernio con su amigo cercano Sergio Rosengaus, sí, el mismo de Kio Networks– otorgó un contrato valorado en 800 millones de pesos, para alojar y operar todos los sistemas de cómputo en el IMSS a dicha empresa donde María Asunción Arámburuzabala, la ex de Modelo, es la mera-mera.

¿Cómo se hizo tal asignación? Pues basado en el contrato marco de Consar. ¿Se imagina usted? ¿Cuántas discrepancias, en tamaño y alcance del Consar vs. El IMSS no habrá?

Pues sí. Tal bastó para hacer la asignación directa que, en comparación de otros proveedores, resultó ser la más costosa.

Y es que los competidores de Kio Networks señalan que ese contrato está más o menos “inflado” en un 100%, contra otras soluciones con mayor confiabilidad y mejor capacidad operativa.

El IMSS está al borde de la quiebra técnica.

Y no obstante ello, los bisnes con los que se saquea el patrimonio de trabajadores y empleadores siguen produciéndose.

O será que, acaso, ¿estos dos bisnes con Bestel y con Kio cuentan con la venia de la Presidencia de la República? Si no con la del señor Peña Nieto, ¿cuándo menos con la de Alejandra Lagunes? ¿Entrarán estos dos bisnes dentro de la nueva Estrategia Digital Nacional? ¿Y José Antonio González, director del IMSS? Él que es tan estricto en el gasto, ¿estará enterado?

¿Usted qué cree?

Índice Flamígero: Ayer, 9 de diciembre, se celebró el Día Internacional contra la Corrupción. Desde 2005 y por decisión de la ONU la fecha se dedica poner en todo lo alto lo que se puede hacer para combatir a ese cáncer social que, en el caso de nuestro país, es causa principalísima del atraso en el que todos vivimos… menos ciertos funcionarios públicos y sus contrapartes empresariales.

Ver más

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.