Los Óscares de la corrupción


Juan Vives Rocabert

Los Óscares de la corrupción

Diciembre 19, 2013 09:24 hrs.
Periodismo Nacional › Ciudad de México
Al momento › todotexcoco.com

La revista Forbes nos ha develado, según la organización Transparencia Internacional, a los diez personajes más corruptos de México. Ignoramos la metodología empleada por dicha organización para tan difícil nominación, sobre todo si tenemos en mente que son legión aquellos que, con suficientes méritos, podrían pelear para estar entre esta decena del Hit Parade de la ignominia.

La lista la encabeza la Sra. Elba Esther Gordillo, decretada como máxima vencedora en tan difícil contienda, aunque hay que dejar constancia que estuvo seguida muy de cerca por Carlos Romero Deschamps, que ha peleado denodadamente sin lograr, aún, destronarla. En tercer lugar se colocó un verdadero veterano y profesional de este tipo de atributos: Raúl Salinas de Gortari, viejo luchador en el campo del dinero mal habido y protector de las espaldas de su aún más incómodo hermanito menor.

La lista es digna de estudiarse, pues incluye a destacados colaboradores del expresidente Felipe Calderón, entre ellos, el inapresable Genaro García Luna quien -según fuentes no confirmadas- está en Los Ángeles, Cal. intentando consolidar una ya brillante carrera como director cinematográfico; y a Alejandra Sota. La lista incluye también a varios excelsos exgobernadores de la República, como es el caso de Andrés Granier, famoso por su guardarropa y sus declaraciones en estado de embriaguez, el de Arturo Montiel, tío de nuestro actual presidente, ahorrador como pocos e inversionista con éxito poco común, Humberto Moreira, de triste memoria, el jarocho Fidel Herrera, quien reinventó con éxito la figura del cacique rural, y Tomás Yarrington, apodado “el inencontrable”.

Es necesario hacer notar que nueve de estos diez personajes corruptos gozan, aún hoy, de total impunidad y están en plena libertad, gozando de toda clase de parabienes. La justicia mexicana parecería no tener nada que ver en el asunto, nada que investigar; vamos ni siquiera se ha preguntado acerca del por qué de la siniestra fama que les están endilgado a estos mexicanos famosos. Cualquier malpensado podría suponer que estos niveles eximios de corrupción sólo son alcanzables cuando se cuenta con la co-participación y colusión de nuestras autoridades judiciales y políticas.

Hay que repetir que la lista es limitada y, claro, depende del criterio de la organización invocada por la revista Forbes; sin embargo, si algo vemos como característico de Transparencia Internacional es su timidez y la austeridad en sus pronunciamientos, pues cualquier mexicano, ante esta lista parcial, podría sugerirles de inmediato miles y miles de nombres de funcionarios, empresarios, miembros de los diversos gabinetes, trabajadores de los cientos de cuerpos de policía (empezando por sus comandantes), del ejército y la marina, miembros de la Iglesia, ejecutivos de la radio y la televisión, y un largo etcétera; pero esto ocuparía tal espacio en la mencionada revista que rebasaría las posibilidades reales de edición.

Sólo restaría agregar que esos miles que todo México conoce y sabe, también son beneficiarios de la peculiaridad ya señalada: una impunidad total. Ninguno de ellos tiene problemas para dormir, depresiones o ataques de pánico, porque México, entiéndase bien, es un país seguro.

Ver más

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.