Sí, ¡Que no se olvide!


Francisco Rodríguez

Sí, ¡Que no se olvide!

Octubre 02, 2013 14:40 hrs.
Periodismo Nacional › Aguascalientes
Al Momento Noticias › todotexcoco.com

Como lo escribí el anterior 2 de octubre, hoy reitero que cuatro fueron los pasos que, en la segunda mitad del siglo anterior, dimos los mexicanos para avanzar a la categoría de sociedad y dejar de ser “pueblo”, cual aparecíamos despectivamente en la vieja oratoria de los “grillos” y gobernantes priistas.

El primero de esos pasos, sin duda, fue el de la conciencia política. Y arrancó a partir del 2 de octubre de 1968, cuando la fuerza represora del aparato estatal fue brutalmente lanzada en contra de los jóvenes que entonces comenzaban a vivir en carne propia –a partir de un pleito estudiantil sofocado a golpes, en las vecindades de una escuela privada y otra oficial cercanas a La Ciudadela capitalina– del agotamiento del modelo del desarrollo estabilizador y, por ende, del inicio del ensanchamiento de la brecha que separa a los pobres de los ricos.

Segundo de esos pasos fue el de la conciencia de la fragilidad económica del país, al devaluar Luis Echeverría, en 1976, al peso en su relación frente al dólar que, hasta ese momento, y tras 22 años, se mantenía en 12 pesos con 50 centavos por cada billete verde con la efigie de George Washington en el anverso. Paridad que hasta en los libros de texto de la época se consignaba.

Nueve años después, en 1985, dimos el tercer paso cuando despertó la conciencia social al llenar los mexicanos el vacío que el medroso gobierno de Miguel de la Madrid provocó al ausentarse de los trabajos de rescate y apoyo a las víctimas de los terremotos del 19 y 20 de septiembre.

Finalmente, hasta el año 2000, los mexicanos nos percatamos que ya como sociedad teníamos el poder de contravenir al oficialismo y, en las urnas, la mayoría dio un revés a 70 años de un régimen que sólo cambiaba caretas, pero que sustancialmente era el mismo que reprimía, como en 1968; que empobrecía a los mexicanos, como en la sucesivas devaluaciones –y lo que las provocaba–, a partir de 1976; que evadía sus responsabilidades para con los gobernados, como en 1985 y en muchas otras ocasiones más.

Por eso, entre otras cosas, el 2 de octubre de 1968 no se olvida, ni se debe olvidar.

LIBERTAD, EL OBJETIVO

Y es que el movimiento estudiantil del 68 que culminó el 2 de octubre con los sucesos de Tlatelolco, fue para unos el paredón donde se ametrallaron los sueños de libertad y para otros la atalaya donde se salvaguardó la seguridad de la nación.

Pero el gran problema que se expresó en 1968 fue el de la libertad, ya que esta no existía.

No es una coincidencia azarosa, más bien es una resultante histórica. No fueron ni el movimiento obrero ni el movimiento campesino los que lograron plantear el problema de la libertad; fue la clase media, la gente de mayor escolaridad, la gente universitaria, los intelectuales.



El ‘68 fue un incidente policiaco tomado, elaborado y convertido por intelectuales en un problema de libertad, en un problema de derechos, en un problema legal.

Se produjo una protesta que fue mucho más allá de lo que el gobierno esperaba y ante el cual se atemorizó, que desbordó toda expectativa y se convirtió en una rebelión de gran alcance, sobre todo por la torpeza de la autoridad de ocupar militarmente la Escuela Nacional Preparatoria y, más adelante, todas las instalaciones de educación pública superior.



Pero aquél 2 de octubre fue, también, la fecha en la que el gobierno estadounidense finalmente se percató de la incapacidad del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz para mantener la estabilidad del país que, además, ponía en riesgo la seguridad de los participantes y visitantes a los XIX Juegos Olímpicos que se inaugurarían diez días más tarde.

Año tras año, pues, nos acordamos de esa fecha que, pese a todo, no se olvida.

La diferencia en este 2013 es que hay ya un indiciado por estos crímenes que mancharon con sangre a la historia del país: Luis Echeverría Álvarez, el único de los culpables de la matanza que, en su residencia de San Jerónimo, sobrevive con más penas que glorias.

No olvidemos eso para que no se nos olvide que no se olvida.

Índice Flamígero: Hace un año, la convocatoria para la marcha conmemorativa del 2 de octubre fue en contra de las reformas a la Ley Federal del Trabajo –reforma laboral–; esta ocasión son más, muchas más, las causas: reforma dizque educativa, reforma energética, incapacidad gubernamental ante el desastre, crisis económica que nos trajo a la recesión… y las que se acumulen en el resto del día. + + + ¿Se acuerda usted del compromiso? ¿De aquél de los 120 días para transformar a México? ¡Ya nada más restan 89!

Ver más

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.