Postigo

Trump es lo de menos

José García Sánchez

Trump es lo de menos

4,514 vistas

Noviembre 09, 2016 22:33 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
José García Sánchez › diarioalmomento.com

Postigo

En la dependencia económica con Estados Unido radica la suerte que tenga México con la presidencia de Donald Trump, porque puede vociferar lo que quiera, pero si políticamente es incorrecto, económicamente tiene los límites que los políticos mexicanos deben imponerle.
Pero la suerte que tenga México con Trump o con cualquier otro presidente de Erados unidos tiene su origen en la dignidad con la que se jueguen las cartas de comercio internacional, más que con la política, a pesar de la vecindad y de compartir más de 3 mil kilómetros de frontera.
No puede asustar la México los postulados de un presidente de Estados Unidos ignorante, nunca ha sido una persona culta el presidente del vecino país del norte, recordemos a Ronald Reagan. De hecho no podemos esperar nada nuevo ni radical respecto al mal trato de ellos; simplemente habrá que fortalecer la postura de un país, que no siempre es la postura de un gobierno, porque la fragilidad de la actual administración puede pretender que se cierren filas alrededor de los actuales miembros de la clase política y lo único que se estará haciendo es regalar en paquete el país, como lo han venido haciendo desde 2012.
La llegada de Donald Trump, un hombre de los medios visuales, a la Presidencia es eso precisamente, la llegada al poder de una persona de apariencias. Los mercados se desploman por los intereses comunes de los poderosos pero el auge de las bolsas de valores no ha impulsado la economía interna, tampoco lo hará su posible desplome.
La esencia de la política es la economía, esto es un conocimiento de primaria para cualquier político, a pesar de ellos, los regímenes priistas y panistas se han preocupado por intensificar nuestro comercio con Estados Unidos en lugar de diversificar mercados, sobre todo hacia el sur del continente, un poco por ignorancia y otro poco por servilismo.
La necesidad de diversificar mercados no tiene tiempos límites, nunca es tarde para realizarlo. Es precisamente por la dependencia comercial, económica y financiera con Estados Unidos que México perdió el liderazgo de américa latina. Ahora puede perder la dignidad si el grupo de desmañanados funcionarios sigue apareciendo en la escena pública para decir nada que lo único que mostraron al país es que no están acostumbrados a levantarse temprano.
Estos mismos funcionarios no tardan en tratar de cohesionar a los mexicanos alrededor del presidente o del PRI o de un proyecto improvisado. La tentación electoral en un panorama adverso en muy fuerte, sobre todo con poco conocimiento de la política y una gran desesperación por no perder bastiones de gobierno.
La llegada de Trump al poder divide a los poderosos, tanto a los países como a los verdaderos dueños del mundo, países como México no son prioridad para estos personajes, primero está medio oriente por la influencia de los judíos en las acciones de gobierno de estados unidos, irán, por el peligro que les representa que no se pliegue a sus designios, Rusia, que pareciera apoyar al más tonto para ganar espacios, Arabia, por su riqueza energética, Venezuela por su desobediencia, China por su productividad acelerada, etc.
Hay otras prioridades antes que el muro de la fantasía que le sirvió a Trump para disfrazarse de malo, de bravucón, pero el simple hecho de anunciar una medida así y sostenerla en los medios, a su gobierno le cuesta dinero y no está, en este momento, como para desperdiciar recursos económicos porque si tiene una prioridad es fortalecer su economía interna que está en una crisis severa, darle una negociación favorable a su deuda y sobre todo, eliminar o detener la pobreza creciente de sus habitantes.
Trump tomó el muro como herramienta para parecer pandillero, y lo hizo con México porque sabe que aquí están los funcionarios más dúctiles y proclives a la política exterior del vecino país. Hay confianza, pues, pero no puede ser su prioridad, sabe que los inmigrantes le son más útiles que dañinos.
Los mexicanos no pueden asustarse por la llegada de un ignorante más a la casa Blanca, Trump no es peor que Clinton. Lo malo para los mexicanos es continuar con mandatarios y funcionarios públicos serviles a los designios y caprichos del vecino país.


Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.