’ Maestro, ¿cuándo va a ser eso? ’ - Camino, verdad y vida - Taxco - todotexcoco.com


Agencia de noticias Plata Pura | guerrerohabla.com

’ Maestro, ¿cuándo va a ser eso? ’


Camino, verdad y vida


’ Maestro, ¿cuándo va a ser eso? ’

Noviembre 22, 2021 18:05 hrs.
Religión Internacional › México
Agencia de noticias Plata Pura › guerrerohabla.com

La Palabra de Dios

Martes 23 noviembre 2021

Primera Lectura
Dn 2, 31-45
En aquellos días, Daniel le dijo al rey Nabucodonosor: ’Tú, rey, has tenido esta visión: viste delante de ti una estatua, una estatua gigantesca, de un brillo extraordinario y de aspecto imponente. La cabeza de la estatua era de oro puro; el pecho y los brazos, de plata; el vientre y los muslos, de bronce; las piernas, de hierro; y los pies, de hierro mezclado con barro.

Tú la estabas mirando, cuando de pronto una piedra que se desprendió del monte, sin intervención de mano alguna, vino a chocar con los pies de hierro y barro de la estatua y los hizo pedazos. Entonces todo se hizo añicos: el hierro, el barro, el bronce, la plata y el oro; todo quedó como el polvo que se desprende cuando se trilla el grano en el verano y el viento se lo lleva sin dejar rastro. Y la piedra que había golpeado la estatua se convirtió en un gran monte, que llenó toda la tierra.

Este fue tu sueño y ahora te lo voy a interpretar. Tú, rey de reyes, a quien el Dios del cielo ha dado el reino y el poder, el dominio y la gloria, pues te ha dado poder sobre todos los hombres, sobre las bestias del campo y las aves del cielo, para que reines sobre ellos, tú eres la cabeza de oro.

Después de ti surgirá un reino de plata, menos poderoso que el tuyo. Después vendrá un tercer reino, de bronce, que dominará toda la tierra. Y habrá un cuarto reino, fuerte como el hierro; así como el hierro destroza y machaca todo, así él destrozará y aplastará a todos.

Los pies y los dedos de hierro mezclado con barro que viste, representan un reino dividido; tendrá algo de la solidez del hierro, porque viste el hierro mezclado con el barro. Los dedos de los pies, de hierro y de barro, significan un reino al mismo tiempo poderoso y débil. Y el hierro mezclado con el barro quiere decir que los linajes se mezclarán, pero no llegarán a fundirse, de la misma manera que el hierro no se mezcla con el barro.

En tiempo de estos reyes, el Dios del cielo hará surgir un reino que jamás será destruido, ni dominado por ninguna otra nación. Destruirá y aniquilará a todos estos reinos y él durará para siempre. Eso significa la piedra que has visto desprenderse del monte, sin intervención de mano humana, y que redujo a polvo el barro, el hierro, el bronce, la plata y el oro.

El Dios grande ha manifestado al rey lo que va a suceder. El sueño es verdadero, y su interpretación, digna de crédito’.
Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Responsorial Psalm
Daniel 3, 57. 58. 59. 60. 61
R. (59b) Bendito seas para siempre, Señor.
Todas sus obras, bendigan al Señor.
Todos sus ángeles, bendigan al Señor.
R. Bendito seas para siempre, Señor.
Cielos, bendigan al Señor.
Todas las aguas del cielo, bendigan al Señor.
R. Bendito seas para siempre, Señor.
Todos sus ejércitos, bendigan al Señor.
R. Bendito seas para siempre, Señor.

Aclamación antes del Evangelio
Apoc 2, 10
R. Aleluya, aleluya.
Sé fiel hasta la muerte
y te daré como premio la vida, dice el Señor.
R. Aleluya.

Evangelio
Lc 21, 5-11
En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcción del templo y la belleza de las ofrendas votivas que lo adornaban, Jesús dijo: ’Días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra de todo esto que están admirando; todo será destruido’.

Entonces le preguntaron: ’Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que ya está a punto de suceder?’

Él les respondió: ’Cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: ‘Yo soy el Mesías. El tiempo ha llegado’. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el pánico, porque eso tiene que acontecer, pero todavía no es el fin’.

Luego les dijo: ’Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles’.
Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús

Reflexión del Evangelio de hoy

Los reinos
En esta lectura el Profeta Daniel recuerda el sueño a Nabucodonosor y le da la interpretación del mismo. Le describe una imagen gigantesca compuesta de metales que debería ser como un monstruo y que representaba a los gobiernos mundiales que habrían de influir en los asuntos del pueblo de Israel, desgranándolo en 4 reinos.

El Profeta traza un cuadro pesimista de la historia de la humanidad. Los hechos le van dando la razón. De la edad de los metales preciosos llegará a la de barro, pasando por el hierro de guerras incontables. Los reinos con relación a los metales van descendiendo de calidad en las partes inferiores de la imagen. El avance profético de los cuatro reinos con relación a los metales se podría resumir así:

La cabeza de oro de la imagen representaba el Imperio Babilónico, el de Nabucodonosor; un hombre que en tan poco tiempo había conseguido mucho poder, podría tener un concepto equivocado de sí mismo, por eso era necesario recordarle que su éxito no se debía a su sabiduría, sino al Dios del cielo que le dio el reino, el poder, la fuerza y la majestad.
Los privilegios y dominio que Nabucodonosor había recibido eran muchísimos, así como las responsabilidades, ya que debía administrar, proteger y cuidar a los hombres puestos a su cargo, a las bestias del campo y a las aves del cielo.

La segunda parte de la imagen, el pecho y los brazos de plata representaba el imperio de los Medos y el de los Persas que fue inferior al babilónico. Las dos naciones juntas derrotaron a Babilonia.
La tercera parte de la imagen, el vientre y los muslos de bronce representaba el tercer reino, el Imperio Griego, el de Alejandro Magno, el conquistador.
Las piernas de hierro y los pies de hierro mezclado con barro representaban al Imperio Romano. Este Imperio se extendió por todo el Mediterráneo. Daniel indica que este reino sería a la vez poderoso y débil, comenzaría siendo fuerte hasta llegar a ser un imperio dividido.
La lista de gobiernos que se imponen por las armas se prolonga hasta nuestros días.

Al terminar el sueño Nabucodonosor vio una gran piedra que se estrellaba contra la imagen destruyéndola, Daniel hace alusión a un Reino, este reino que jamás será destruido, el Reino Mesiánico. El Reino que Dios mismo estableció y del que es rey. Lo anunciaron con esperanza los profetas. Jesús dijo que está ya en medio de nosotros, pero que no es de este mundo ni funciona como los de este mundo.

La piedra que destroza y sobrevive a todos los poderes es figura de Cristo y de su Iglesia, roca que resistirá los ataques del mal y que permanecerá hasta el fin de los tiempos.

En el Salmo, el cántico de Daniel, todo el universo se une en alabanzas al Señor, creador de cielos y tierra ’Ensalzadlo con himnos por los siglos’.

Camino, verdad y vida
Al final del año litúrgico San Lucas nos presenta un panorama de destrucción que está acorde con los signos de los tiempos en que vivimos y que se han vivido a lo largo de los siglos: catástrofes naturales como terremotos, volcanes que despiertan, inundaciones, tsunamis, pandemias, y otras provocadas por el propio hombre, como guerras, etc. En la actualidad por todos los acontecimientos acaecidos nos hace pensar que, tal vez, nos encontremos ante un cambio de ciclo.

La destrucción del templo de Jerusalén es la imagen que sirve para introducir el discurso sobre el final de los tiempos. El maravilloso templo, orgullo de todos los judíos por su belleza y por lo que representaba, caminaba hacia su final.

Entonces, la relación del hombre con Dios no será ya a través de signos, sino cara a cara, en perfecta comunicación de vida. Podemos imaginar la inquietud que estas palabras produjeron en los oyentes. La pregunta brota necesariamente: Señor ¿cuándo va a suceder esto?

San Lucas vive en una comunidad que tiene la sensación de que el fin de los tiempos se está retrasando demasiado; por eso le interesa dejar bien claro que el final no vendrá enseguida, no se trata de algo inminente. Los oyentes de Jesús estaban ansiosos por saber cuáles signos debían esperar cuando viniera este fin. Pero el momento en que un evento tal va a suceder, es un secreto de Dios Padre.

Aunque la salvación y el Reino de Dios ya están actuando, todavía es tiempo de vivir en la espera de su consumación definitiva.

Es fácil que en algunas circunstancias y en momentos de prueba haya personas aterrorizadas y desesperadas que buscan algo o a alguien para que les muestre el camino, pero para los cristianos el único camino, verdad y vida a seguir es Jesús y no hace falta buscar nada más. Confiemos siempre en Él que no nos defraudará. ¡Ojalá que este camino lo anduviese toda la humanidad!

¿Cuándo estás desesperado/a en quién confías?

¿Cuál es para ti el verdadero camino a seguir?
Dña. Montserrat Palet Dalmases
Fraternidad Laical de Santo Domingo (Barcelona)

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Aprueba en tu examen de ingreso

Aprueba tu examen de ingreso a la licenciatura Exani II y UNAM
cursoexani.com.mx
-