’ Pedid y recibiréis ’



Acuérdate del Señor, tu Dios

| Agencia Plata Pura | Desde guerrerohabla.com
’ Pedid y recibiréis ’

Religión

Octubre 04, 2020 19:40 hrs.
Religión Internacional › México
Agencia Plata Pura › guerrerohabla.com

La Palabra de Dios

Lunes 05 octubre, 2020

Primera lectura
Gal 1, 6-12
Hermanos: Me extraña mucho que tan fácilmente hayan abandonado ustedes a Dios Padre, quien los llamó a vivir en la gracia de Cristo, y que sigan otro Evangelio. No es que exista otro Evangelio; lo que pasa es que hay algunos que los perturban a ustedes, tratando de cambiar el Evangelio de Cristo.

Pero, sépanlo bien: si alguien, yo mismo o un ángel enviado del cielo, les predicara un Evangelio distinto del que les hemos predicado, que sea maldito. Se lo acabo de decir, pero se lo repito: si alguno les predica un Evangelio distinto del que ustedes han recibido, que sea maldito.

¿A quién creen que trato de agradar con lo que acabo de decir? ¿A Dios o a los hombres? ¿Acaso es ésta la manera de congraciarse con los hombres? Si estuviera buscando agradarles a ustedes no sería servidor de Cristo.

Quiero que sepan, hermanos, que el Evangelio predicado por mí no es un invento humano, pues no lo he recibido ni aprendido de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.
Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Salmo Responsorial
Salmo 110, 1. 2.7-8. 9 y 10c
R. (5b) Alabemos al Señor de todo corazón.
Quiero alabar a Dios, de corazón,
en las reuniones de los justos.
Grandiosas son las obras del Señor
y para todo fiel, dignas de estudio. R.
R. Alabemos al Señor de todo corazón.
Justas y verdaderas son sus obras,
son dignos de confianza sus mandatos,
pues nunca pierdan su valor
y exigen ser fielmente ejecutados. R.
R. Alabemos al Señor de todo corazón.
El redimió a su pueblo
y estableció su alianza para siempre.
Dios es santo y terrible
y su gloria perdura eternamente. R.
R. Alabemos al Señor de todo corazón.

Aclamación antes del Evangelio
Jn 13, 34
R. Aleluya, aleluya.
Les doy un mandamiento nuevo, dice el Señor,
que se amen los unos a los otros, como yo los he amado.
R. Aleluya.

Evangelio
Lc 10, 25-37
En aquel tiempo, se presentó ante Jesús un doctor de la ley para ponerlo a prueba y le preguntó: ’Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?’ Jesús le dijo: ’¿Qué es lo que está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella?’ El doctor de la ley contestó: ’Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu ser, y a tu prójimo como a ti mismo’. Jesús le dijo: ’Has contestado bien; si haces eso, vivirás’.

El doctor de la ley, para justificarse, le preguntó a Jesús: ’¿Y quién es mi prójimo?’ Jesús le dijo: ’Un hombre que bajaba por el camino de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos ladrones, los cuales lo robaron, lo hirieron y lo dejaron medio muerto. Sucedió que por el mismo camino bajaba un sacerdote, el cual lo vio y pasó de largo. De igual modo, un levita que pasó por ahí, lo vio y siguió adelante. Pero un samaritano que iba de viaje, al verlo, se compadeció de él, se le acercó, ungió sus heridas con aceite y vino y se las vendó; luego lo puso sobre su cabalgadura, lo llevó a un mesón y cuidó de él. Al día siguiente sacó dos denarios, se los dio al dueño del mesón y le dijo: ‘Cuida de él y lo que gastes de más, te lo pagaré a mi regreso’.

¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del hombre que fue asaltado por los ladrones?’’ El doctor de la ley le respondió: ’El que tuvo compasión de él’. Entonces Jesús le dijo: ’Anda y haz tú lo mismo’.
Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús

Reflexión del Evangelio de hoy

Acuérdate del Señor, tu Dios
Las témporas son días de acción de gracias y de petición que la comunidad cristiana ofrece a Dios terminadas las vacaciones y la recolección de las cosechas al reemprender la actividad habitual. Se celebrarán, al menos, el día 5 de octubre (o el 6 cuando el día 5 sea domingo) y se extenderán laudablemente a otros dos días de la misma semana, siempre que sea posible. (Texto del Misal Romano)

En este día predomina el agradecimiento y cantamos y salmodiamos para nuestro Dios, dando gracias por todos los beneficios que recibimos en nombre de su Hijo Jesucristo y junto al salmista decimos: ’tuyos son señor la grandeza y el poder, la gloria, el esplendor, la majestad, el cielo, la tierra’.

Nos presenta la liturgia de este día el capítulo 8 del libro del Deuteronomio, afirmando que Dios da la fuerza para crearnos las riquezas. Los versículos que leemos en este día hablan de un diálogo de Dios con Moisés sobre las tentaciones de la tierra prometida. Dios Todopoderoso crea todo con su palabra, Dios da a los israelitas los mandamientos que salen de su boca y como su creador desea que no los olvidemos siendo infieles a sus preceptos, mandatos y decretos.

Es día de Acción de Gracias y el libro del Deuteronomio nos lo recuerda para no vanagloriarnos en nuestras fuerzas; porque nuestras riquezas no vienen de nosotros mismos nos pide el autor que nos acordemos del Señor, que nos da la fuerza para crearnos las riquezas y mantiene las promesas que hizo a nuestros antepasados y que sigue manteniéndolas ahora y siempre.

Y además nos presenta un extracto de la segunda carta del apóstol San Pablo a los Corintios que habla de la reconciliación con Dios; dice textualmente ’que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo’. Es un día también para recordar a quienes en la tierra nos reconcilian con Dios, porque San Pablo le dice a la comunidad de Corinto: ’a nosotros se nos ha confiado el mensaje de la reconciliación, nosotros actuamos como enviados de Dios, por nosotros Dios mismo nos reconcilia con Él, nosotros somos enviados de Cristo, por nosotros se recibe la salvación de Dios’; un pensamiento para el ministerio del sacerdocio, un servicio del que nos beneficiamos nosotros cuando pecamos; cuando nos alejamos de Dios el mismo sacerdote actúa como enviado de Cristo y es Jesús mismo quién expía nuestros pecados y nosotros unidos a Él recibimos la salvación. Este extracto epistolar trata del ejercicio del ministerio apostólico, al tiempo que hace una comparación entre la nueva creación y las cosas antiguas, pues el hombre nuevo es creado por Cristo, para una vida nueva, una vida de justicia y de santidad. Nos exhorta el apóstol diciendo que somos criaturas nuevas.

Motivos no faltan para dar gracias a nuestro Dios, a nuestro Padre del cielo, por su grandeza y su poder, por su reinado de misericordia, por su soberanía sobre todas las cosas, por su riqueza, por su gloria, por su fuerza. Gracias a quienes hacen presente a Jesús en la tierra, gracias a quienes engrandecen nuestra alma, a quienes nos confortan en todo momento, a quienes nos auxilian en cada circunstancia.

Pedid y recibiréis
El evangelista San Mateo se dirige a los judíos para explicarles la eficacia de la oración. Estos versículos hablan de petición, de donación, de búsqueda, de encuentro, de llamada, de apertura, de recibimiento. Cuando oramos hacemos peticiones y deseamos recibir lo que pedimos. El texto hace una ligera comparación entre la bondad y la maldad de los seres humanos para afirmar que Dios, que es bueno, da cosas buenas a sus hijos.

El Señor, lleno de amor, nos da una tierra fértil y nosotros con agradecimiento le pedimos que nos ayude a descubrir que con su ayuda somos capaces de crear nuestras propias riquezas. Llamados a ser tierra buena, tierra llena de alegría, de amor, de paz, en un mundo donde nos rodea la tierra mala, la tristeza, el desamor, la guerra; si respondemos a esta llamada y pedimos ayuda al Señor, nos concede lo que pedimos porque lo hacemos de corazón, y sobre todo porque Dios lleno de misericordia nos lo concede al pedirlo de corazón.

Monjas Dominicas Contemplativas
Monasterio Stma. Trinidad y Sta. Lucía (Orihuela)


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.