100% padre, 33.33% hombre.

A Bocajarro

Martín Josué Dircio Chautla

A Bocajarro

Educación

Junio 25, 2020 11:01 hrs.
Educación Nacional › México Guerrero
Martín Josué Dircio Chautla › codice21.com.mx

Iremos al grano, este texto trata de la burla y señalamiento que sufren las madres solteras, en este caso las que han sido víctimas del abandono total o parcial del padre sus hijas o hijos; varios tipos de violencia hacia la mujer reunidos. Al mismo tiempo pone sobre la mesa el estigma del género, la contradicción que hay en la asignación y desempeño de los roles y la injusticia social.
De antemano, un saludo a los padres responsable, felicidades por su día.

Desmenucemos

El antropólogo David Gilmore sugiere como denominador común un esquema tridimensional de hombre, con sus vértices centrados en las tres funciones específicas de los varones: la progenitora (paternidad), la proveedora (patrimonio, sustento familiar) y la protectora (defensa, seguridad). En este sentido por construcción social un hombre tendría estas características y del mismo modo muchos dicen obedecer al ’instinto de preservar la especie’: apareándose y reproduciéndose, atendiendo la primera función. Sin embargo, según estadísticas de INEGI, el 40% de estos machos no se responsabilizan. Pero si algo falla en la educación, si aumenta la delincuencia o la ’promiscuidad’, se culpa a las madres y no a los padres (ausentes).

El abandono de una mujer embarazada o una familia de varios miembros, donde la mujer la mayoría de las veces tiene que ver por el bienestar de su familia: educar, alimentar, curar, amar, jugar, cuidar, dar un lugar para vivir y pagar la escuela. Es decir, proveen y protegen. En los esfuerzos por procurar el bienestar de su familia se alenta o frena su desarrollo personal y profesional, aumentando la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Entonces, las madres solteras están cumpliendo dos roles asignados a los hombres, que si son padres, tienen la responsabilidad de compartirlos con la mujer con quien procrea.
Como sabemos, en junio se celebra el día del padre y por años se han burlado de las mujeres que se autodenominan madre y padre a la vez por cuidar a sus ’crías’ solas. Y aunque, como dice Gaby Mejía, no debemos reproducir ese discurso (con lo que estoy de acuerdo), considero que quien lo hace es, por un lado, porque tiene interiorizado el concepto histórico de que el hombre debiera estar realizando las funciones de proveer y proteger, por el otro; para buscar el reconocimiento de su esfuerzo. Y, en opinión de un amigo, la madre es suficiente por lo que no necesita autodenominarse ’padre a la vez’, el asunto es que ninguna mujer y ninguna familia debería pasar por esta situación.

Esta idea de no verle lo malo a que se asuman como madre y padre a la vez está dirigida a las personas que señalan y se burlan de las madres solteras, que creen que por haber embarazado son padres hecho y derechos, pero como se ha manifestado en muchas ocasiones, un padre no se limita a procrear, ni siquiera a proveer y a proteger, sino a participar en todo lo que implica el desarrollo familiar. Esta idea es para hacerles ver que todo el trabajo de educar y hacer crecer a un niño no se compara con eyacular. Eso no requiere ningún esfuerzo físico ni mental. Cualquier animal lo hace.
De tal modo que si fuéramos fieles a cumplir en palabra y acción los roles asignados a los hombres; las madres solteras cumplen las funciones de procrear, proveer y proteger. Mientras que los padres ausentes sólo cumplen la primera.

Siendo estrictos a estas ideas cavernarias del concepto de hombre en el que para serlo debes: procrear, proveer y proteger, si sólo embaraza, biológicamente es 100% padre, pero sólo 33.33% hombre.
El otro 66.66% le corresponde a la madre soltera.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.