Justo May Correa | enbocaspalabras

Abraza el Tren Maya compromisos de inclusión social, identidad y desarrollo


El proyecto retoma los Acuerdos de San Andrés sobre Derechos y Cultura Indígena, que desde febrero de 1996 buscaba una nueva relación entre los pueblos indígenas del país, la sociedad y el Estado.

Abraza el Tren Maya compromisos de inclusión social, identidad y desarrollo

A la izquierda, antropólogo Guillermo May Correa; a su lado, doctor Francisco Rosado May; una chica no identificada; Adelfo Regino Montes, una persona no identificada, y Pablo Duarte Sánchez

Noviembre 03, 2018 01:16 hrs.
Transporte Nacional › México Quintana Roo
Justo May Correa › enbocaspalabras

Cuando una persona viaja a los países conocidos como los ’tigres asiáticos’, desde su arribo al aeropuerto se respira un aire de respeto y de potencialización de sus culturas originarias. Cuando el mismo viajero llega al aeropuerto de Cancún o de Mérida el bombardeo publicitario opaca lo poquísimo que hay de la cultura local, asienta el ex rector de la Universidad de Quintana Roo Francisco Rosado May, bisnieto del general Francisco May (1884-1969), el último gran líder de las tribus mayas.

Pero ya se está trabajando no sólo en el rescate del orgullo por lo nacional, sino que investigadores de un consorcio de universidades públicas y privadas estableció el martes 30 de octubre, en un primer encuentro en la Facultad de Psicología de la Universidad de Yucatán, en Mérida, el compromiso de procurar cambios de fondo. Y por increíble que parezca, una parte muy sensible de los cambios que se avecinan pasan por un tren de 1,500 kilómetros capaz de integrar las culturas de un mismo territorio que atesora las cosmovisiones del mundo maya desde Tabasco, Chiapas, Campeche y Yucatán, hasta Quintana Roo.

Se trata de que las universidades vuelvan a ser centros de investigación para la solución de los problemas del país.

La del 30 de octubre fue en realidad la primera reunión preparatoria con miras a los foros de consulta que habrán de celebrarse sobre el proyectado Tren Maya de turismo, pasaje y carga. Los trabajos fueron encabezados por Luciano Concheiro Bórquez, próximo subsecretario de Educación Superior, y Adelfo Regino Montes, designado el 14 de agosto último por el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, como primer titular del naciente Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, que sustituirá a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

La Cámara de Diputados ha convocado a la Consulta sobre la Iniciativa de Ley que crea el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas mediante diez foros a celebrarse entre el 9 y el 18 de noviembre. Cuando esté en funciones, atenderá a todas las etnias y culturas a través de 132 coordinaciones regionales.

Ante el cambio de gobierno, por primera vez en décadas se nota la labor de equipos de trabajo preparándose con el pensamiento puesto en el servicio al pueblo de México, y no frotándose las manos para seguir viendo al país como el negocio de unos cuantos que al final han acrecentado sus fortunas.

“Se debe crear una nueva relación entre los pueblos indígenas y el Estado basada en la igualdad, el respeto y la no discriminación”, advirtió apenas el lunes 15 de octubre Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de las Naciones Unidas, al rendir un informe de su misión en México sobre los derechos de los pueblos indígenas.

“Un área de preocupación estrechamente relacionada es la falta de implementación de las obligaciones del Estado en materia de la consulta previa y culturalmente adecuada y el consentimiento libre, previo e informado. Otras preocupaciones importantes expresadas durante mi visita fueron los conflictos territoriales, los desplazamientos forzados, la criminalización y la violencia que enfrentan los pueblos indígenas que defienden sus derechos. Los pueblos indígenas enfrentan esta situación en un contexto ya existente de profunda desigualdad, pobreza y discriminación que limita su acceso a la justicia, educación, salud y otros servicios básicos”, asentó la relatora especial de la ONU.

De hecho, el proyecto ferroviario retoma los Acuerdos de San Andrés sobre Derechos y Cultura Indígena, que desde febrero de 1996 buscaba una nueva relación entre los pueblos indígenas del país, la sociedad y el Estado. Dichos acuerdos comprometían al gobierno federal a enviar a las cámaras legislativas las iniciativas de reformas constitucionales para el reconocimiento de derechos de los pueblos indígenas.

El pueblo maya está vivo y no es un mero espectador

“No es sólo un proyecto de transporte, es un proyecto de desarrollo”, matiza Rogelio Jiménez Pons, propuesto como director general de Fonatur, en una reunión encabezada por López Obrador el 9 de septiembre en Palenque, teniendo como asistentes a gobernadores de los estados involucrados. “Se trata de un proyecto de inclusión social que implica el desarrollo de las comunidades a largo de todo el trayecto”.

Jiménez Pons explicó lo siguiente:

En Campeche el recorrido será de 542 kilómetros hacia el norte por sobre vía existente, y hacia el oriente en la parte de Calakmul, sobre vía completamente nueva, la cual iría tanto sobre los derechos de vía de la carretera como de la Comisión Federal de Electricidad.

Habrá una segunda vía, posiblemente de otro tipo de tren más ligero, mucho más pequeño, que pudiese utilizar el acceso existente a Calakmul u otro paralelo a éste, para que el impacto… en términos de las reservas de las zonas biosfera es mucho menor el impacto de una vía de tren que una carretera.

En el caso de Chiapas, el recorrido es menor, solamente de 42 kilómetros, pero la determinación de la terminal Palenque es muy importante, porque es polo opuesto, es el elemento ancla al occidente del Tren Maya y se va a generar todo un programa de mejoramiento de la oferta turística en lo que es la ciudad de Palenque.

En el caso de Quintana Roo, donde el cien por ciento de la vía es nuevo, iremos generando nuevos polos de atractivo; tenemos seis estaciones planteadas y la posibilidad de que en Cancún se tenga una renovación urbana a partir de la ubicación cercana al aeropuerto de la estación. De hecho, el plan de la empresa operadora del aeropuerto es de construir ellos la estación.

En el caso de Tabasco, con la estación de Tenosique se abre un producto nuevo turístico en la zona que se llama Ríos Mayas, que el gobierno del estado ha empezado a explorar, el cual tiene un potencial a través del Río Usumacinta y del Río San Pedro, que son muy importantes para el país.

Finalmente, el tramo correspondiente a Yucatán, tenemos cuatro estaciones determinantes: Mérida, Izamal, Chichén Itzá y Valladolid, que tienen una amplia tradición turística y un centro industrial muy importante.

Sur de Quintana Roo recibiría tres millones de visitantes anuales en una década

En diez años se estaría llevando unos tres millones de visitantes anuales al sur de Quintana Roo y a Calakmul. Nuevas fronteras al desarrollo: Bacalar, con desarrollo incipiente y un gran potencial con Ichkabal.

Todo esto puede ser un elemento de ordenamiento territorial que pueda apoyar nuevas fórmulas de ocupación urbana.
Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.