AMLO en Ciencias Políticas de la UNAM


Si algo puedo decir de Andrés Manuel López Obrador, como político, es que ha sido consecuente y coherente con lo que piensa y siempre actúa de acuerdo a lo que cree y considera lo mejor para todos...

AMLO en Ciencias Políticas de la UNAM

Diciembre 27, 2018 21:06 hrs.
Política Nacional › México Estado de México
Arturo Trejo Villafuerte* › todotexcoco.com

UNO. No es fácil ser coherente con lo que se piensa, con lo que se cree y con lo que se hace. Si algo puedo decir de Andrés Manuel López Obrador, como político, es que ha sido consecuente y coherente con lo que piensa y siempre actúa de acuerdo a lo que cree y considera lo mejor para todos, todo esto anudado con una virtud que no es frecuente entre los políticos: es honrado. Y que conste que se le ha buscado, se le ha rascado y sencillamente no se le encuentra nada porque nada esconde.

No soy su amigo, pero lo conozco desde 1973, cuando ingresamos a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Muchos de nosotros, Alex Sanciprián, Arnulfo Domínguez Cordero, Enrique Vera, Marcela Leticia Ramírez Maldonado y otros, llegamos de la Preparatoria No. 9 profundamente cohesionados, tanto como los que venían de Prepa 4, Rafael Vargas Escalante, Roberto Diego Ortega, Luis Acevedo Pesqueira y otros tantos más; y casi todos los foráneos que eran legión: los de Hidalgo, donde sobresalía Ignacio Trejo Fuentes, por su estatura y conocimientos, además de ser más joven que nosotros porque había hecho la prepa en dos años, allá en Pachuca, donde estudió; luego venían los chiapanecos sobresalíendo los jóvenes poetas Gustavo Vega –chiapaneco, pero que venía de Prepa 9- y las hermanas Marisa y Socorro Trejo Sirvent; también por ahí andaba Javier Molina; y luego los tabasqueños: uno de los hermanos Ruiz Abreu, José Luis, Óscar Cantón Zetina, Ana Luisa Solís y Andrés Manuel López Obrador.

Todos coincidíamos en el salón de clases del llamado Tronco Común, donde estaban los hermanos Concheiro, sobre todo Elvira quien era la encargada de las arengas del Grupo Estudiantil Socialista (GES), también había un bloque de Bolcheviques, Comunista, Marxistas-Leninistas, muchos de nosotros éramos de izquierda pero estábamos más pegados a la Anarquía y al marxismo de Harpo y Groucho, sobre todo de este último; y claro los jóvenes priistas, los cuales no nos caían nada bien, entre ellos Cantón Zetina y López Obrador.

Pero Cantón Zetina era de nuestro grupo, se volvió nuestro amigo y al poco tiempo nos invitó a muchos de nosotros a colaborar en un diario que había fundado su padre, Luis ’El Chino’ Cantón: ’Rotativo’. Luego se fue como secretario particular de David Gustavo Gutiérrez, quien era el encargado de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) y ya había sido Diputado y ahora se lanzaba como Senador por Tabasco.

Óscar me invitó a la gira, cosa que me daba mucha güeva por el hecho de estar rodeado de priistas, pero me animé porque me dijo que el otro candidato a Senador era un poeta: Carlos Pellicer. Qué emoción estar junto al gran poeta de América, como lo llamó José Vasconcelos. Y ahí iba como su secretario el güero López Obrador.

Carlos Pellicer era de izquierda y no sabíamos qué hacía en ese partido político con un epíteto que ya no le quedaba: ’Revolucionario’; muchos años después supimos que Don Porfirio Muñoz Ledo lo había invitado con la idea de que mucha gente valiosa democratizara al partido, cosa que no se logró desde dentro sino que hasta que salieron de ese instituto político muchos elementos que ya no congeniaban con el ’anciano régimen’: el propio Muñoz Ledo, Cuahtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez y López Obrador, entre otros, y comenzó la lenta democratización del país que ahora culmina con la presidencia de AMLO.

No conviví mucho con AMLO durante la gira por Tabasco, pero fue excepcional la actividad del poeta Carlos Pellicer –como ahora lo hace López Obrador tanto en campaña y como presidente-, en algún momento, mientras esperábamos la panga para pasar por uno de los tantos ríos caudalosos del estado, el poeta se quitó la ropa y se lanzó para atravesar el río nadando, y a la mitad de mismo nos hizo señas de que lo siguiéramos. Yo comencé a quitarme la ropa pero Cantón Zetina me disuadió: ’Es un río muy traicionero y peligroso, tiene remolinos, sólo que sepas nadar muy bien lo cruzarías’. Me volví a vestir mientras desde el agua, el ya anciano poeta con su cabeza brillosa, nos seguía haciendo señas de que lo imitáramos y nos lanzáramos al río. A un lado mío López Obrador sostenía la ropa negra de Carlos Pellicer. Por fortuna llegó la panga y cruzamos el río junto con los vehículos donde nos desplazábamos.

Ya después, yo como periodista, seguí su activismo político el cual lo llevó a actos extremos, como cuando paralizó los pozos petroleros de su estado, por la sencilla razón de que Pemex sacaba riqueza del estado, lo contaminaba y todo se venía para el centro, sin dejar nada para y en el estado. Y claro que tenía razón.

Mi finada esposa Josefina García Paredes, quien participó junto con mi hija Trilce en los platones de Reforma en la pasada contienda presidencial, nos definió muy bien: ’son ustedes la Generación de los Necios y que están duro y duro y duro hasta que no consiguen lo que quieren’. Y puede que tuviera toda la razón del mundo, porque yo estuve de necio con ella desde que la conocí. Durante muchos años y hasta que se hizo mi novia y luego se casó conmigo; pero creo que de esa generación donde lo mismo estuvo Verónica Castro, Ángeles Mastretta, David Martín de Campo. Emiliano Pérez Cruz, Hortensia Moreno, muchos periodistas, poetas, escritores y políticos, han sido coherentes en muchos de sus actos y actitudes y AMLO, desde los lejanos años de la FCPyS de la UNAM, así ha sido y ha actuado en consecuencia.

No dudo para nada en que siga así y que muchos de sus actos, que los analistas chayoteros ven como ’dictatoriales’, sencillamente consecuente con el bien común que es la política y que son como muchos otros de sus actos, coherentes.

DOS. Se desploma el helicóptero de dos políticos con puestos importantes en la política poblana: la gobernadora Martha Erika Alondo y el senador Rafael Moreno Valle, además con vínculo del matrimonio, y de inmediato se desata la especulación y se abuchea a la secretaria de Gobernación. Olga Sánchez Cordero, y se le culpa casi tácitamente del hecho a AMLO.

Y aparece, para variar, uno de los más oscuros políticos que ha dado el país, Javier Lozano, quien lo mismo ha sido priista que panista, siempre con expresiones muy desafortunadas como la de ’cooperas o cuello’ que le asignó a un chino adinerado con oscuras razones, como son todas las suyas. Ahora vuelve a verter sus opiniones sin ninguna autoridad moral a enturbiar el quehacer político con sus declaraciones a los que muchos desinformados hacen eco.

Mal asunto que enturbia lo que es ya oscuro de por sí, pero por fortuna las autoridades federales ya han tomado cartas en el asunto y se investigará seguramente, como no se hizo en su momento con el avionazo de Carlos Madrazo y las otras caídas de aeronaves donde iban diversos personajes de diversos calibres de la política y que nunca se supo a ciencia cierta qué sucedió.

TRES. Hay una convocatoria importante para nutrir de elementos a la Policía Auxiliar de la Ciudad de México. La idea es que se generen mejor elementos, bien preparados y con ganas de servir a la comunidad. Ya circula por las redes sociales la convocatoria y, para muchos jóvenes que tienen vocación de servicio, quizá sea un claridad en medio de tanta oscuridad, una vocación que ayudará a la ciudadanía en uno de los puntos medulares que pide la ciudadanía: la seguridad pública.

————————————————————————————

* Arturo Trejo Villafuerte nació en Ixmiquilpan, Hgo., en 1953. Es egresado de la FCPyS de la UNAM. Ha ocupado diversos cargos en instituciones culturales y editor de varias colecciones y revistas literarias. Sus más recientes títulos publicados son: De Neza York a Nueva York. From Neza York to New York. Una antología de poesía de la Ciudad de México y la Ciudad de Nueva York. A bilingual anthology of the poetry of Mexico City and New York City (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2015. 220 pp), Escobas de fuego. Historias de brujas, (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2016. 126 pp.), Amores chapingueros (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2016. 126 pp.), Respirando por la herida (Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2017. 94 pp.), Ret(r)azos (Cuadernos de Pasto verde, Orizaba, 2017. 34 pp.), incluido en La medusa dual. Antología bilingüe español portugués (Selección poética de Fernando Reyes Trinidad y traducción al portugués de Leo Goncalves (Ed. Cisnegro, México, 2017. 112 pp.), Balbuceos (Cuadernos de Pasto Verde, Orizaba, 2018. 34 pp.), Dieciocho inútiles poemas de amor para ti, para ella o para nadie (Ed. Cofradía de Coyotes-Villafuerte, México, 2018. 30 pp. Serie Folletín Dorado No. 4) e incluido en el volumen colectivo Chapingo recuerda. A 50 años del Movimiento Estudiantil en México 1968 (Ed. STAUCh, México, 2018. 174 pp.). Actualmente es profesor investigador de la Universidad Autónoma Chapingo y miembro del IISEHMER de la misma institución. Colaborador asiduo de la revista Molino de Letras y todotexcoco.com.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.