Arca Dos: una ciudad subterránea hecha de autobuses construida por un hombre de 86 años - ¿Seguro o atrapado? - Adams - todotexcoco.com


Felicia Brown | guerrerohabla.com

Arca Dos: una ciudad subterránea hecha de autobuses construida por un hombre de 86 años


¿Seguro o atrapado?

Arca Dos: una ciudad subterránea hecha de autobuses construida por un hombre de 86 años

Agosto 29, 2021 19:07 hrs.
Ciudad Internacional › USA
Felicia Brown › guerrerohabla.com

The New York Post

Durante cincuenta años, Bruce Beach construyó su propia ciudad en la zona rural de Canadá. Era completamente subterránea: hecha de autobuses - y el gobierno gastó 250 mil dólares para tratar de detenerla. ¿Por qué? Aquí está la verdad detrás de la emocionante historia.

La insólita colección
Bruce Beach se mudó de los Estados Unidos a Canadá durante su juventud. Pero a los 86 años, ya bien establecido en el país vecino, comenzó una colección particular. Este hombre decidido empezó a comprar autobuses escolares viejos en un arrebato de energía e ímpetu, atraído por el acero reforzado del techo de cada autobús.

Una colección inusual
Después de acumular una horda de autobuses, Beach tuvo otra idea vinculada con su inusual colección. Tenía que empezar a cavar para poder asegurarle lugar de almacenamiento a todos sus autobuses y otras pertenencias y mantenerlos escondidos del resto del mundo. Pero… ¿por qué alguien querría estar tan fuera de la vista?

Sus planes secretos bajo tierra
Con los años, el intrépido y apasionado Bruce comenzó a construir un laberinto con los autobuses, todo bajo el terreno nevado de la zona rural de Canadá. Quizás no lo sabía, pero en realidad estaba construyendo una de las vistas más asombrosas del continente. Y mientras construía el extraño laberinto, su miedo y dedicación crecían.

Secreto canadiense
Pero mientras su construcción continuaba bajo tierra, las autoridades canadienses seguían intentando detenerlo, solo que tuvieron más problemas de los esperados para encontrarlo a él y a su colección. Había estado trabajando sin descanso para crear algo realmente extraordinario, pero… ¿qué exigía eso?

Se mudó al otro lado de la frontera
Nacido en Winfield, Kansas, Bruce creció en uno de los períodos más turbulentos de la historia de los Estados Unidos. La Guerra Fría asoló el país, y la guerra de Vietnam le siguió poco después. Bruce vio de todo y se vio incapaz de lidiar con la tensión y el miedo que envolvían a su Nación.

El comienzo de la misión
Con pánico e incertidumbre, Bruce ideó un plan. Recogió todas sus pertenencias y, junto a su mujer e hijos, huyó al refugio que aparentaba ser Canadá. Una vez que llegaron, sus acciones conmocionaron a todos, incluida su familia. Pocos comprenderían el rumbo que pronto tomaría su vida.

Él buscaba seguridad
En 1970, la joven familia decidió establecerse en la zona rural de Ontario, en un pequeño pueblo llamado Horning’s Mill. Su mujer se había criado allí, pero resultó ser que ese no era el motivo de su mudanza. Sino que, Bruce había llegado a una conclusión importante: el pueblo era el lugar perfecto para empezar a cavar...

En busca de seguridad
Todavía afectado por la situación en su país, Bruce sentía que debía tomar todas las precauciones para que su familia viviera feliz y, sobre todo, segura. Todavía se sentía inseguro sobre el futuro y pensaba que Horning’s Mill era el mejor lugar para prepararse para cualquier problema que pudiera surgir en los años siguientes.

Se busca: Metal
Bruce dedicó 5 años a preparar su nueva e inusual colección de autobuses escolares fuera de uso. De 1980 en adelante compró todos los autobuses viejos que pudo encontrar, pagando unos 300 dólares por cada uno y enviándolos a un campo abierto cerca de la residencia familiar.

En busca del metal

Doce años y 12 mil dólares después, Bruce había conseguido comprar 42 autobuses en total, una cantidad alucinante para un solo hombre. Sentía que los autobuses eran una necesidad, una garantía para la seguridad suya y de su familia. Comenzó a armar planos, desmontando los autobuses y uniéndolos en forma de una caja grande.

Excavó una fosa de 4 metros
Pero parecía haber un método detrás de la locura. Verás, todos estos autobuses estaban hechos del mismo material: acero reforzado. Eran esencialmente a prueba de explosiones. Bruce comenzó a cavar alrededor de los vehículos, en el campo donde había hecho entregar los autobuses.

Excavando hacia la seguridad

Excavó una impresionante fosa de 4 metros en la que podían caber los autobuses. Y en un extraño giro de los acontecimientos, comenzó a cubrirlos por completo, sumergiéndolos en la tierra. ¿Pero cómo creía que esa excavación mantendría a su familia a salvo? Resulta que los planes de Bruce eran impactantes y difíciles de entender.

Construyó un refugio
Muy pronto, toda su colección de autobuses estaba totalmente bajo tierra, y el plan había triunfado. Con casi un metro de cemento por encima, todo el complejo fue bloqueado del mundo exterior. La visión de Bruce se estaba haciendo realidad, tanto si su familia estuviera de acuerdo como si no.

¿Seguro o atrapado?
Bruce podría haber utilizado este fascinante laberinto de metal para muchas cosas: una instalación artística, un museo extravagante, lo que sea. Pero no se construyó para exponer. En realidad, el laberinto formaba algo: un refugio subterráneo a una escala alucinante. Pero, ¿por qué Bruce tomó medidas tan drásticas?

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.