Arte sí; ciencia no - Presente lo tengo yo - Saltillo - todotexcoco.com


| guerrerohabla.com

Presente lo tengo yo


Arte sí; ciencia no

Arte sí; ciencia no


Octubre 05, 2021 22:27 hrs.
Periodismo Nacional › México Coahuila
› guerrerohabla.com

Las ciencias y las artes han estado siempre separadas en Saltillo. Ha habido aquí un divorcio entre la técnica y las humanidades. Cuando cursé mi bachillerato en el Ateneo Fuente eso fue como hacer la prepa en el paraíso. Mis andaduras me han llevado siempre por el camino de las humanidades, pues no tengo caletre para las matemáticas y anexas. Cursé, pues, en el glorioso Colegio las materias que nos servían como preparación para estudiar Derecho.

Debo decir que la formación que se nos daba era al mismo tiempo amplia y firme. Estudiábamos en aquellos años -los cincuentas del pasado siglo- Griego y Latín, pero estudiábamos también Francés e Inglés. Hacíamos cuatro o cinco cursos de Historia Universal y de México; aprendíamos etimologías; entrábamos en la filosofía, la lógica, la ética; nos deleitábamos con variadas literaturas: universal, española, de México, hispanoamericana...

Mientras nosotros leíamos a Bécquer, a Nervo, a Zorrilla de San Martín, a Isaacs, nuestros condiscípulos del bachillerato que se llamaba de Ingeniería andaban trasijados y enteleridos; iban por los corredores con paso de sonámbulos; parecían ánimas en pena. Y es que los agobiaba día y noche el estudio de las abstrusas ciencias cuyos conceptos debían meterse a fortiori en la cabeza. Para su desgracia duraba todavía la tradición que en su tiempo representó don Octavio López, profesor a quien don Artemio de Valle Arizpe, quien fue su alumno, calificó de ’funesto’, por la costumbre que tenía de reprobar a todos sus alumnos. Esa misma necia actitud la encontré muchos años después en el Ateneo, cuando fui su director. Algunos maestros de las materias llamadas científicas -principalmente Matemáticas, Física y Química- tomaban a injuria personal el hecho de que alguno de sus alumnos les aprobara el curso. Su orgullo consistía en reprobar a todo el grupo, como si eso fuera demostración de su saber. No me podía yo explicar tal idiotez, ni hasta la fecha la he entendido. Parece ser que es un fenómeno mundial, y que mientras el mundo sea mundo la Humanidad doliente estará condenada a sufrir a esos malignos maestros reprobadores en la misma forma en que ha debido sufrir la lepra, el cólera, la peste negra, el sida y el coronavirus.

Vocación humanista, pues, ha sido en modo primordial la de Saltillo. Don Artemio definió bien el estilo de nuestra gente de antes, dada más bien a cosas de poesía que de ciencia:

’... En mis estudios preparatorios, como en México se llama al bachillerato, esos volúmenes seriotes, graves, de matemáticas, los aborrecía, y aún aborrezco con detestación, y no quiero entenderlos, pues no estoy ya para esas valentías. Esa empresa no está reservada a mi ingenio. De la Álgebra con sus ecuaciones para mí endiantradas, de la odiosa Geometría Plana y de la dicha dizque en el Espacio, y de esa otra Geometría Analítica, y del enredado galimatías del Cálculo Infinitesimal, con sus integrales y diferenciales, nunca pude penetrar sus recónditos secretos, y hasta aquí, ¡qué bueno!, he estado en cabal ignorancia de toda esa sabia monserga. Jamás le di alcance a esa dificultad. No la entiendo, y ni falta que me hace’...

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Termina tu preparatoria con el Examen Ceneval
Apica en todo México, examen en linea, inscripciones abiertas, cupo limitado.
cursoceneval.com.mx