José Luis Montañez Aguilar | guerrerohabla.com

*La Ley de Herodes

José Luis Montañez Aguilar


Banco Santander trata a sus clientes como limosneros

Banco Santander trata a sus clientes como limosneros


Abril 18, 2018 23:11 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
José Luis Montañez Aguilar › guerrerohabla.com


(Primera de tres partes)

Aumentan las quejas de cuentahabientes por mal servicio.

Es urgente que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Asociación Mexicana de Bancos y la propia Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) investiguen a fondo qué está pasando en Banco Santander, institución financiera de origen español, que junto con la también ibérica Bancomer, manejan nada menos que el 60 por ciento de nuestra banca a nivel nacional.

Le comento lo anterior porque cada vez crecen más y más las quejas contra Banco Santander, por tratar a sus clientes como limosneros, dándoles servicios de pésima calidad, mientras que las utilidades que estas trasnacionales envían a sus matrices año tras año, suman miles de millones de euros y dólares. México hubiese pagado ya varias veces su deuda externa con todo ese dinero, si nuestra banca estuviera en manos de bancos nacionales.

En ningún país del mundo ganan tanto los bancos extranjeros como lo hacen en México, y en ningún país del mundo esas instituciones tratan tan mal a sus clientes, como lo hacen con los mexicanos.

Yo le recomiendo, que si usted piensa abrir una cuenta, solicitar un crédito, tarjetas de débito o crédito, seguro para auto, casa, salud o empresarial, manejar fondos de inversión o el simple pago de su nómina por medio de Banco Santander, lo piense bien… no una, ni dos veces, sino muchas, pues después estará usted arrepentido de trabajar con ese banco, donde los directores (a) de zona que manejan varias sucursales (?), directores de sucursal, subdirectores de sucursal, ejecutivos de cuenta, cajeros y demás empleados lo harán sentir a usted miserable, después de rogar y casi ponerse de rodillas para que le proporcionen a usted los servicios a los que tiene derecho como cliente. Y ya sabe usted, si es de los que exigen buen trato y respeto a sus derechos de cuentahabiente, lo menos que va a ocurrir es que esa burocracia lo acuse a usted de neurótico, mal educado o de faltarles al respeto, gritándoles improperios, pues lo menos que esa gente piensa, o sea, los empleados y funcionarios de Banco Santander, es que cada uno de ellos cobra su salario, gracias a los movimientos que usted, el vecino, su compadre, su patrón y todos en general vamos a realizar a una institución financiera.

Me pregunto: ¿qué va a pasar el día en que los mexicanos cansados de ser tratados como limosneros, sobre todo por los bancos españoles (Santander y Bancomer), retiremos todas nuestras cuentas de esas instituciones bancarias ibéricas para depositarlas en nuestros bancos mexicanos y evitar la salida anual de miles y miles de millones de dólares y con ello mejorar nuestras finanzas, fortalecer nuestra moneda y hacernos respetar por todo mundo y dejar que nos sigan tratando como retrasados mentales. Llevan 500 años y no para el saqueo.

Corruptos de cuello blanco

Y bueno, para que usted no diga o piense que hablamos de oídas o que se trata de un simple chisme, le voy a narrar a usted lo que ocurre en la sucursal Santander WTC, ubicada sobre la calle Montecito, colonia Nápoles de la Ciudad de México, cuyo director es un señor de nombre Daniel Arturo López, con ínfulas de intelectual, egresado de la bolsa neoyorquina. Este empleado bancario no es capaz de detenerse dos segundos en su apresurado caminar para atender a los clientes y mucho menos abandonar su cubículo donde despacha, sintiéndose Carlos Slim.

Ni qué decir del ejecutivo de cuenta, de nombre Sergio Sánchez, un tipo más bien con facha de burócrata gubernamental, que siempre está cansado y cuando no, pues se sale de la oficina dizque para atender a los clientes más importantes que hay en el WTC y no tiene empacho en decir que si el banco lo corre: ’bueno, a mí que me den mi buena lana si me corren y les firmo mi renuncia’.

Otra de las ’joyas’ de Banco Santander es una mujer menuda, toda hecha nervios, que responde al nombre de Nallely Gallardo. Ya sabe usted… Nalle es como la mujer maravilla de la sucursal, que está en todos lados, pero a la vez en ninguno y desde su escritorio asesora (?) a sus compañeros que están peor o igual que ella en materia de servicios bancarios. Se mete a las cajas o bóveda de seguridad con lunch y celular, y pobre de aquel que la interrumpa o la mande llamar para un servicio… porque sale, cuando sale, o si es que sale, taconeando a toda velocidad y de mal humor o quejándose de su jefa regional, que los trae fritos con sus ocurrencias y órdenes para que aumenten la productividad, porque la sucursal Santander WTC cada mes pierde lugares en el tablero nacional de eficiencia y productividad de las oficinas que el multicitado banco tiene montadas por miles a lo largo y ancho del país.

Cancún no se queda atrás

Otro botón de muestra del pésimo servicio bancario que presta Santander en nuestro querido y sufrido México, es el de la sucursal Plaza La Roca, precisamente a la entrada del fraccionamiento Cumbres, en el paradisiaco Cancún, Quintana Roo. Aquí, la directora de la sucursal, una mujer alta, delgada y con lentes de intelectual, tiene el bastón de mando en todo lo alto y puede mandar sacar de la sucursal o amenazar con hacerlo a todo aquel cliente que se queje del mal y lento servicio. De que la apertura de una cuenta pueda tardar hasta un mes y a usted no se le den informes y se le trate igual como limosnero, si se atreve a decir que pondrá una queja en la oficina gubernamental que corresponda para que los bancos, sobre todo los extranjeros, mejoren su servicio en México. Esa mujer trata con mucho despotismo a los clientes y si usted protesta por el mal servicio, recibe como respuesta de esta funcionaria financiera (?) ’vaya y quéjese donde quiera’.

Viene la ’pechuga del pavo’

Para la siguiente entrega, le voy a informar a usted con toda puntualidad de cómo se roban el dinero de los cuentahabientes de Banco Santander los funcionarios y empleados.

De la impunidad que gozan, pues hay casos plenamente documentados, de ejecutivos de cuenta, coludidos con directores de sucursal y hasta directores regionales, que han sustraído sumas millonarias de empresas o clientes de la sucursal Santander WTC. También de personas a las que se les ha despojado hasta de medio millón de pesos, de forma por demás sospechosa, luego de retirar recurso económico de la multicitada oficina financiera de la Ciudad de México.

montanezaguilar@gmail.com

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.