De Julio Ayala Carlos | guerrerohabla.com

Epístolas Surianas

De Julio Ayala Carlos


(Carta a Don Héctor)

(Carta a Don Héctor)


Noviembre 23, 2019 05:25 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
De Julio Ayala Carlos › guerrerohabla.com

ESTE SÁBADO, 23 DE NOVIEMBRE, el Presidente Andrés Manuel López Obrador visita Chilapa, y un día después, es decir, el domingo, estará en Tlapa. De acuerdo al propio gobierno federal, en ambos municipios del estado de Guerrero pondrá en marcha el programa de entrega de recursos a los comités de padres de familia de las escuelas, para que sean éstos quienes lleven a cabo las reparaciones y rehabilitaciones que requieran los planteles educativos.

La visita del Presidente de la República al estado de Guerrero se enmarca, hay que decirlo, en el primer año del gobierno federal que se cumple dentro de unos días, es decir, el 1 de diciembre, en el que, hay que decirlo, ciertamente no le ha ido muy bien a los guerrerenses, pues debido a los recortes presupuestales, el gobierno del estado ha dejado de percibir al menos mil 200 millones de pesos tan solo para obra pública, y para el 2020 se contempla nuevos recortes millonarios.

Ciertamente, contrario a los dichos del Presidente, al menos los guerrerenses no están felices-felices, ni mucho menos hay más dinero entre la población, pues los apoyos federales no llegan a todos los discapacitados y personas de la tercera edad, como tampoco las becas para los estudiantes, mientras que en los hospitales no hay medicinas y en el campo, hay que puntualizarlo, los apoyos son nulos.

Hay que decirlo. En este primer año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador no hay, o no hubo, ninguna acción de la administración federal que se conozca para impulsar el desarrollo del estado, pues la entrega de dinero, ciertamente no lo genera, ni mucho menos crea riqueza, mientras que la construcción de la zona económica especial, en los límites de Michoacán, que pretendía ser un gran polo de desarrollo, fue cancelado sin mayor problema.

Ciertamente en Guerrero el hoy Presidente de la República obtuvo una copiosa votación que lo llevó al triunfo y posteriormente al cargo, y sin embargo, no parece haber correspondencia del gobierno federal para con el estado, a pesar de los discursos de primero los pobres que se encuentran precisamente en esta entidad suriana, pues no hay, ni siquiera por anuncio, ninguna acción de gran tamaño como para decir que la Cuarta Transformación le está cumpliendo a los guerrerenses.

No hay, o al menos no se conoce, obra carretera en Guerrero. No hay, también, obra pública. Tampoco hay, o se conocen, acciones de peso para el campo guerrerense. En los centros de Salud faltan medicinas, y los programas sociales de la Sedatu brillan por su ausencia, mientras los de la Secretaría del Bienestar se reducen a ciertos sectores de la población. No hay, pues, motivo para estar feliz-feliz como lo supone el Presidente, como tampoco hay más dinero entre las familias que reciben ciertos apoyos.

¿Cómo pueden estar felices los guerrerenses, si en el presupuesto de egresos del 2020, que el Presidente de la República envió al Congreso federal, se recortan recursos a diversos programas que eran exitosos, o simplemente desaparecen? ¿Es posible estar felices si la inseguridad y la violencia continúa, y más ahora, con mayor libertad, al no combatirse, y en consecuencia, tienen cancha libre?
¿Se puede estar feliz cuando el crecimiento económico del país es de cero? ¿Podemos estar ’felices de contentos’ con la indiferencia ante los desplazados por la violencia, por los asesinatos? ¿El que fue corrido de su empleo, puede reírse? ¿Es posible ser feliz ante la incertidumbre por lo que viene?

¿Por qué se pretende protestar durante las visitas del Presidente en Chilapa y Tlapa, si según el pueblo es feliz-feliz, y tiene más dinero? ¿Debemos estar felices porque el depuesto presidente de Bolivia, lo vamos a mantener de nuestros impuestos? ¿Estamos locos de contentos porque el gobierno federal está creando empleos en otros países y no en el nuestro?

En fin. Este sábado y domingo el Presidente López Obrador estará en Chilapa y Tlapa, en donde por cierto son focos rojos de la violencia. Ojalá y su discurso sea de ’estamos haciendo’, y no de ’vamos hacer’, o ’es culpa de la mafia del poder’. El gobierno federal debe entender que lo que ocurre en el país es su responsabilidad y no de otros, y que su obligación es de entregar resultados, no de culpar a otros para esconder su incapacidad.

Y ojalá, también, el Presidente ordene a sus diputados, que son mayoría en el Congreso federal, y lo siguen y lo obedecen sin chistar, reasignar mayores recursos para Guerrero para cumplir a los guerrerenses que como ningunos otros mexicanos han derramado su sangre en la guerra de independencia, en el periodo de la Reforma y en la Revolución de 1910.

Urge hacerle justicia a Guerrero, pero con hechos, no con discursos. Los guerrerenses bien nacidos, con todo y diferencias, saben y sabrán reconocerlo. Andrés Manuel López Obrador tiene un compromiso con la historia, y con Guerrero; veremos si cumple y se suma a los esfuerzos que diariamente realiza el gobernador Héctor Astudillo Flores.

Comentarios: julio651220@hotmail.com

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.