Epístolas Surianas

(Carta a Don Héctor)

Julio Ayala Carlos

(Carta a Don Héctor)

Periodismo

Mayo 18, 2020 07:18 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Julio Ayala Carlos › guerrerohabla.com

SON MÁS DE 5 MIL MUERTOS. CINCO MIL 177 para ser exactos. Y según parece, hoy lunes serán más. Y mañana, otros más. Y después más y más muertos por el coronavirus; ése que el Presidente de la República, su gobierno ya lo tiene domado y por eso hay que volver a la normalidad, aunque también dice que hay suficientes crematorios en el país para incinerar los cuerpos inertes, y también suficientes espacios en los panteones para que, en su caso, sean enterrados.

Cierto. Cinco mil 177 muertos no parecen ser nada si consideramos que el país tiene 127 millones de habitantes. Y en efecto, parecen no ser nada cuando el Presidente Andrés Manuel López Obrador, y el subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, informan las estadísticas de los decesos.

Sí, hasta este ayer domingo, los muertos por el también llamado Covid-19, ese virus que apareció en China porque sus habitantes gustan de comer murciélagos, cucarachas, ratas y muchas otras cosas, y que luego se expandió por Europa, matando a miles de personas para después llegar a América, y al resto del mundo, ha matado, aquí y allá, a muchos miles de personas al ser infectados por el coronavirus que tiene un alto contagio, y que afecta más a quienes padecen enfermedades crónico-degenerativas y por consecuencia, tienen bajas defensas en el cuerpo.

¿Usted se imagina lo que son 5 mil muertos? ¿Se los imagina todos juntos? Así, en hileras? ¿Se imagina cuántos eran padres de familia? ¿Cuántos eran abuelos? ¿Cuántos hermanos? ¿Tíos, sobrinos, compadres, vecinos? ¿Se imagina cuántas familias se quedaron sin el sostén económico? ¿Cuántos huérfanos, cuántas viudas?

Y sin embargo, el Presidente de la República dice que son más los muertos por la delincuencia organizada, y como si existiera comparación al respecto. Tampoco parece importar a un sector de la población que, como ha ocurrido en otras partes del mundo, hacen caso omiso de las medidas de prevención, e incluso hay quienes señalan que el coronavirus no existe y que sólo es una invención del gobierno ’para controlarnos’.

Lo cierto es que ya van más de 5 mil muertos, y mientras no sean familiares de quienes no les importa el coronavirus, o pongan en entredicho su existencia, la gente saldrá a las calles, la mayoría de ellas, no por necesidad, sino por el simple hecho de torear a la muerte, y porque dicen ya estar cansados del encierro. Otros, encomendándose al Dios de su preferencia, y otros más porque tienen necesidad de salir porque su familia tiene que comer para poder subsistir.

También, hay que decirlo, mientras no se enferme el Presidente de coronavirus o algún secretario de estado, las cifras de los muertos, serán solo eso: cifras como cualquier otras, números fríos y no vidas humanas que se han perdido, ya porque no siguieron las medidas de prevención o no creyeron en la letalidad del virus, o ya porque al estar en la primera línea de batalla, como lo son los médicos y enfermeras, y ya también porque no ha dotado a los hospitales de aparatos médicos y material de prevención.

¿Son culpables acaso los propios muertos por no acatar las recomendaciones de prevención y no quedarse en casa cuando era necesario, en razón de que hasta ahora no hay una cura contra la enfermedad y menos aún una vacuna?

Y es que, si bien para las autoridades los muertos son simples números, para los deudos son historias de familia; son padres, hermanos, esposos, hijos, abuelos, vecinos. Son seres queridos que por uno u otro motivo han muerto a causa del coronavirus, no porque ésta era la única enfermedad que tenían, sino que el Covid-19 agravó las que tenían y al final los llevó a la muerte.

Por desgracia, hay que decirlo, habrá muchos más, contrario a lo que dicen las autoridades federales que le apuestan a ’aplanar la curva’, es decir, a que haya menos casos todos los días.

Triste la cosa. Mientras los muertos se incrementan, el gobierno dice que el virus ya está domado, y que por eso hay que volver a la normalidad, a la ’nueva normalidad’, es decir, a aprender a vivir con el coronavirus, o lo que es lo mismo, a aceptar que seguirán los muertos por el virus, al fin que son más los muertos por la delincuencia organizada, la misma que el gobierno federal está obligado a prevenir y en su caso combatir.

Sí. Son más de 5 mil muertos. Es como si fuera un pueblo entero.

Comentarios: [email protected]


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.