Colegio de Postgraduados lanza libros de ciencia para niños; científicos de la UNAM lo reconocen


Esta edición denominada ’Cuete a la Luna’ fue distribuida en 170 librerías de México, España, Centro y Sudamérica.

Mayo 04, 2018 17:39 hrs.
Educación Nacional › México Estado de México
Andy García › todotexcoco.com

Texcoco de Mora.- Premisa indiscutible: los infantes son científicos natos por su curiosidad, arman sus marcos teóricos, ponen a prueba sus hipótesis y suelen preguntar a sus padres y personas del entorno por qué ocurren ciertos fenómenos.

Sin embargo, ’los adultos suelen dar respuestas erróneas’, dijo en entrevista telefónica Susana Córdova investigadora del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien también señaló la importancia de que existan libros que mantengan el objetivo de dar a los niños la posibilidad de acercarse a la ciencia de forma placentera.

El Colegio de Posgraduados (Colpos) es un ejemplo de esta intención.

Recientemente, los editores anunciaron que ya preparan la segunda edición de los tres primeros libros de ciencia para niños. La primera edición constituida por 4,500 ejemplares se agotó.

Esta edición, denominada ’Cuete a la Luna’, fue distribuida en 170 librerías de México, España, Centro y Sudamérica. Estos libros, dirigidos a niños y jóvenes tratan temas de insectos y de genética; a decir de los editores, se ha trabajado con especial cuidado para que permanezcan en el interés de los niños.

Asimismo, dieron a conocer que el Colpos hizo una renovación de sus catálogos en 2007 y, desde entonces, ha publicado 93 nuevos libros, que se distribuyen en todos los países de habla hispana.

Su experimento más reciente fue lanzar por primera vez esta colección de libros de ciencia para niños, la cual está integrada, hasta el momento, por tres ejemplares: La ciencia y yo, ¡La genética sí es cosa de juego! y De la A hasta la Z; éste último título para colorear con textos sobre términos científicos explicados de forma sencilla y lúdica.

De acuerdo con la profesora Córdova, ’somos curiosos desde que venimos al mundo, y eso es lo que nos permite aprender, pero ese espíritu explorador se puede aniquilar si los menores no reciben esa motivación a través de los libros’, explicó.

Y es que según un estudio publicado en 2012 por investigadores de la Universidad de California, los niños piensan de forma muy similar a la que se emplea en la ciencia. Cuando se enfrentan a los problemas y deben tomar decisiones, los niños formulan hipótesis, hacen inferencias causales y aprenden a partir de la estadística y la observación, métodos que los convierten en ’pequeños científicos’.

Añadió que ’es habitual que la ciencia se enseñe dando respuestas en lugar de estimular la formulación de preguntas, y las materias científicas acaben siendo arduas y tediosas. Frente a los métodos de la vieja escuela, nuevos proyectos se abren paso en las aulas con un paradigma diferente para la enseñanza, en el que los alumnos investigan,analizan, crean, plantean hipótesis, experimentan, y descubren y comunican’,, dijo.

Refirió que la intención del Colpos de buscar que los niños tengan la opción de acercarse a la ciencia es ’fantástica’; ya cuentan con libros que son de dibujo, para los más pequeños, y también libros de preguntas de niños a científicos, donde la respuesta ha sido muy buena y ahora están preparando las segundas ediciones, lo cual es de congratular, finalizó.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.