COVID-19 encubrió inicio de recesión mundial


El Coronavirus encubrió la posible recesión a nivel mundial

| CONTRALÍNEA | Desde Emmanuel Ameth Noticias
COVID-19 encubrió inicio de recesión mundial

Economía

Marzo 18, 2020 07:18 hrs.
Economía Nacional › México Ciudad de México
CONTRALÍNEA › Emmanuel Ameth Noticias

Ante la llegada de una posible recesión a nivel mundial, gobiernos se excusan del Coronavirus, pese a que se debe a la falta de crecimiento en 2019, explican expertos en economía.

México y el mundo se encuentran en riesgo de caer en una recesión económica severa debido al brote pandémico del coronavirus Covid-19. Expertos en economía explican que, en el caso mexicano, ello se derivará de las medidas de contingencia que se prevé sean aplicadas –como el cierre de fronteras entre la segunda y tercera fases de la pandemia–, pero también por el nulo crecimiento que se registró en 2019 y la caída de los precios del petróleo.

El doctor César Salazar López –investigador del Instituto de Investigaciones Económicas (Iiec) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)– explica que aún es difícil de cuantificar el impacto económico de la pandemia en el país, pero ya hay manifestaciones, signos de una previsible crisis.

’El coronavirus tiene su origen en China que es un importante productor mundial y, en el contexto actual de cadenas internacionales de valor, el hecho de que cierren ciertas regiones, empresas e industrias chinas modifica o afecta las cadenas de suministros a nivel internacional, entonces en México –que está integrado a esas cadenas– se puede presentar un efecto sobre los niveles de producción, sobre todo de los de exportación hacia Estados Unidos. Eso tiene un impacto sobre la producción y el empleo.’

El doctor en economía advierte que otro de los impactos muy directo y que ha afectado al mundo tiene que ver con el mercado del crudo. ’Hubo una mala negociación entre Arabia Saudita y Rusia que desencadenó que los precios del petróleo se cayeran y hubiera una gran volatilidad en el tipo de cambio. Esos dos efectos tienen un impacto importante sobre la economía mexicana, primero porque el petróleo es una fuente de ingresos fiscal; que incluso en la Ley de Ingresos se determina un precio esperado para poder llevar a cabo el gasto; entonces sí hay un efecto en el precio del petróleo y se tienen que reconsiderar –en caso de que sea muy pronunciado como lo es actualmente– tanto los ingresos como los gastos, a menos que se haga uso del Fondo de Estabilización [de los Ingresos Petroleros] o que se contrate deuda. Ante esta caída tienen que ajustarse ingresos y gastos, y es otro efecto del coronavirus’.

Agrega que una afectación mucho más latente en el panorama mexicano es el impacto que se da sobre las actividades turísticas –fuente relevante de divisas–, ya que está bajando la demanda de bienes turísticos por la serie de controles sanitarios instrumentados en los puntos de entrada al país.

Para el maestro Jaime Alberto Prudencio Vázquez, profesor de la Universidad Autónoma de México (UAM) unidad Azcapotzalco, en México el impacto económico actual ha sido derivado de una serie de especulaciones en torno al comportamiento de esta nueva enfermedad: se ha dado en los movimientos del tipo de cambio que han presionado al alza la cantidad de pesos que se pagan por dólar, ya que ha rebasado el nivel de los 23.

Por su parte, el doctor Felipe Meza Goiz –profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM)– considera que actualmente el efecto no ha sido grande pero lo preocupante es hacia fines de año. ’En contexto, en Estados Unidos el coronavirus está generando un choque de oferta y demanda: el de oferta, porque se está cayendo el intercambio comercial con China –donde la actividad económica se está contrayendo muchísimo–; y el de demanda, porque está cayendo el gasto de las personas por el cierre de universidades, la cancelación de viajes, espectáculos masivos, etcétera’.

Agrega que los pronósticos del desempeño económico mundial se están ajustando a la baja y en algunos casos muy fuerte. ’En los últimos días, para el caso mexicano, Bank of America ahora pronostica un crecimiento negativo, y antes era ligeramente positivo’.

La alerta de crisis económica no sólo es para México: el mundo se encuentra en vilo por la caída de las bolsas de valores y el precio del petróleo, así como por el cierre de fronteras a personas y mercancías.

El doctor Salazar López explica que los propios organismos financieros internacionales han advertido que la probabilidad de recesión mundial es muy alta, sobre todo por el impacto que tiene en China –que es uno de los motores de la economía mundial–, en Europa y en Estados Unidos, que empieza a reducir su crecimiento o entra a un crecimiento negativo de su PIB.

’Lo más probable es que efectivamente se entre en una recesión. El contexto está dado y hay que decirlo: atravesamos una etapa de lento crecimiento, la economía china desaceleró su crecimiento, las economías europeas se encuentran en un contexto de no crecimiento, la economía estadunidense sí crecía pero estaba en una economía mundial aletargada.’

El investigador del Iiec expone que ése es el contexto del coronavirus y augura una crisis financiera mundial, en un escenario que incluye como antecedente la guerra comercial de Estados Unidos con China. El impacto en las grandes empresas trasnacionales –como la caída de los viajes en avión que repercutirá negativamente en los precios de las acciones de las empresas del transporte aéreo– afectará la actividad financiera y aumentará la volatilidad. ’Hay como un coctel de cuestiones que pueden afectar el crecimiento fiscal. Sobre el precio del petróleo, por ejemplo, si no hay un acuerdo de la OPEP con Rusia es una fuente adicional de inestabilidad. La probabilidad de recesión es muy alta’.

El maestro Prudencio Vázquez observa que uno de los sectores más afectados será el turismo, pues la última actualización de la Organización Mundial de Turismo (OTM) –del 6 de marzo– ’revisó sus perspectivas de llegadas de turistas internacionales para 2020, situándolas en un -1 a -3 por ciento, lo que supone una pérdida estimada de entre 30 mil millones y 50 mil millones de dólares en ingresos procedentes del turismo internacional’.

Además estarán las consecuencias sobre el trasporte, particularmente sobre la aviación. Con base en la experiencia de brotes de enfermedades infecciosas de esta naturaleza –como el SARS en 2003 o la gripe aviar en 2005–, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo sostuvo –el 5 de marzo pasado– que si el impacto del Covid-19 tiene un perfil similar al del SARS, esto implicaría una pérdida del 13 por ciento de RPK (medida de ingreso usada en la aviación: Revenue-Passenger-Kilometers) en 2020 para las aerolíneas de Asia-Pacífico.

La recesión mundial arrastrará a las economías más débiles y México es una de ellas. Al respecto, el doctor Salazar López explica que si bien el país no se encuentra en recesión en estos momentos, el año pasado el PIB marginalmente tuvo una pequeña contracción. Por ello, considera que ’estamos en una economía de no crecimiento’.

El riesgo, advierte, es que la emergencia sanitaria se prolongue, que haya muchísimos casos de infectados y, por ello, se pusieran a prueba los servicios médicos, porque esos factores podrían acentuar la caída de la producción nacional: ’ahora mismo estamos en una economía que prácticamente no creció el año pasado y no ha cambiado de tendencia en estos meses. Sí se puede profundizar y a lo mejor ahí sí podría definirse con mucha más claridad una contracción del PIB mayor, aunque desde el año pasado sí hay un nulo crecimiento marginal del producto’.

El maestro Prudencio Vázquez coincide en las debilidades económicas que de por sí presenta México. ’Una de las cuestiones que se han discutido en los meses recientes es si es posible hablar hoy día de una recesión en la economía nacional: algunos indicadores como la producción industrial mensual indicaban que a diciembre del año pasado había una ligera caída. Si a ese escenario se le suman las cuestiones que tienen que ver con el entorno global, las preocupaciones a nivel internacional, es muy probable que en ese escenario se profundice, pero dependerá de otras series de medidas específicas que se tomen al interior de la economía nacional. Ahora no es posible descartar un escenario de profundización de esta ralentización de la economía mexicana’.

El académico de la UAM dice a Contralínea que no hay recetas para poder salir de las crisis económicas. Hay que ’tomar en cuenta las recomendaciones de los mecanismos internacionales de salud en términos del manejo de estas crisis. Es vital tratar de dar un seguimiento y continuidad sobre la evolución de la enfermedad, es decir, la transparencia podría ser un elemento para dar mayor certidumbre. Por tanto, informar con puntualidad las decisiones e ir actuando conforme se vaya desarrollando, eventualmente también atendiendo en el mismo sentido a las experiencias de los países que ya están en una fase de propagación comunitaria. Quizá pensar en una suerte de incentivos de carácter fiscal: algunas condonaciones en el pago de impuestos a los sectores que se considere que podrían verse más afectados podría ser una alternativa para palear esta eventualidad. Estas alternativas no necesariamente son para salir de la crisis o para no caer en ella, sino para ir paleando los posibles efectos nocivos de esta situación’.

El peor escenario, indica, es el que ya han previsto organismos internacionales: ’una contracción de la actividad económica a nivel internacional de cerca de 0.4 por ciento, es decir, se recortarían las expectativas de crecimiento en ese porcentaje. Para el caso de nuestro país, rondaría alrededor del 0.05 por ciento en un escenario de una perspectiva de crecimiento cercana a cero’.

El maestro Prudencio Vázquez considera que ’la peor perspectiva que podríamos tener es que esto se magnifique a partir de una situación de poca transparencia en la información y de sobre reacción de parte de las diferentes comunidades y agentes económicos’. Ello, porque los efectos especulativos y de incertidumbre están vinculados a las decisiones de inversión: ’cuando el empresario espera un escenario poco favorable, pospone sus decisiones de inversión y, por tanto, influye negativamente en el crecimiento económico’. CONTRALÍNEA


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.