Depreda Coca Cola 28 millones de m3 de Agua anuales y se dice "preocupada por el ambiente" - Dicen oponerse a la Reforma Energética de AMLO por razones "ambientales", pero con la otra mano, son de las empresas que más explotan el Agua en México - Álvaro Obregón - todotexcoco.com


| Emmanuel Ameth Noticias

Depreda Coca Cola 28 millones de m3 de Agua anuales y se dice "preocupada por el ambiente"


Dicen oponerse a la Reforma Energética de AMLO por razones "ambientales", pero con la otra mano, son de las empresas que más explotan el Agua en México

Depreda Coca Cola 28 millones de m3 de Agua anuales y se dice "preocupada por el ambiente"

Imagen: Redes

Marzo 10, 2022 04:34 hrs.
Medio ambiente Internacional › México
Érika Ramírez | CONTRALÍNEA › Emmanuel Ameth Noticias

Seis de las ocho razones sociales de la trasnacional Coca Cola cuentan con permisos para explotar 28 millones 203 mil 659 metros cúbicos de agua al año, mediante 43 títulos de concesión. Los mantos acuíferos de los que se nutre se ubican principalmente en la Península de Yucatán, revelan datos del Registro Público de Derechos de Agua (Repda) de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Los representantes en México de la trasnacional Femsa-Coca Cola han sido de los principales opositores a la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador. Las ocho razones sociales con las que operan son: Arca Continental, Bebidas Refrescantes de Nogales, Corporación del Fuerte, Grupo Embotellador Nayar, Embotelladora de Colima, Coca-Cola FEMSA, Corporación RICA, Bepensa y Jugos Del Valle – Santa Clara.

Inmuebles del Golfo fue descubierta como representante de Coca Cola luego de que el exsíndico de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Miguel Ángel de los Santos Cruz, exigiera que se le retiraran las concesiones de agua por considerar los refrescos tienen efectos negativos en la salud (como diabetes, obesidad, hipertensión, caries) y ponen en riesgo el abasto del agua.

Los más de 28.2 millones metros cúbicos que explota durante los 12 meses para su producción es el equivalente al consumo de agua de 515 mil personas durante un año. Por ejemplo, en Mazatlán, Sinaloa, que tiene 501 mil habitantes; Tutltitlán, Estado de México, 516 mil; Guanajuato, Guanajuato, 521 mil; y el municipio mexiquense de Atizapán de Zaragoza, con 523 mil habitantes.

Alma Rosa Rojas, integrante del Colectivo de Educación para la Paz y los Derechos Humanos (CEPAZDH), indica que FEMSA –así como otras multinacionales que extraen grandes volúmenes de agua– es una muestra de la política de agua que hay en México, de sobreconcesionamiento, de priorizar el agua para estas grandes empresas en vez de hacerlo para la ciudadanía y el consumo humano, como derecho humano al agua.

’Esto se ve y afecta, sobre todo, a la población de escasos recursos. En San Cristóbal tenemos una planta de FEMSA-Coca Cola y esta planta extrae 1.2 millones de litros de agua diarios, mientras que en muchas colonias de la ciudad, rancherías y comunidades a los alrededores que están dentro de la cuenca no tienen acceso al agua. En los barrios y colonias de la ciudad se les tandea el vital líquido, esto es una evidencia de inequidad de acceso al agua.

’Hay una mala distribución, FEMSA tiene la concesión de un acuífero y el servicio público extrae agua de otras fuentes. El agua que se extrae para la población es agua superficial y, como en muchos lugares de México, los sistemas operadores tienen una serie de deficiencias de infraestructura y de operatividad para la distribución del agua’, enfatiza.

Por otro lado, dice la ambientalista, la refresquera –a la que describe como ’una empresa depredadora que se roba nuestra agua’– tiene la concesión del líquido subterráneo.

Recuerda que entre la recopilación de información que se hiciera para realizar el Informe sobre violaciones a los derechos humanos al agua potable y al saneamiento en México (Informe DHAyS) presentado al Relator Especial de Naciones Unidas sobre los derechos humanos al agua potable, Leo Heller.

El documento entregado al relator de la ONU señala que ’en México también se otorgan cuestionables concesiones de explotación de acuíferos a embotelladoras como Coca Cola, Pepsicola y Danone, siendo estas empresas las que acaparan el 82 por ciento del valor del mercado en términos de ventas totales. Tales concesiones de agua no sólo no son reguladas y fiscalizadas adecuadamente, sino que sus pagos anuales son absolutamente ridículos con respecto a las ganancias que obtienen.

’Por ejemplo, Coca Cola-FEMSA paga 2 mil 600 pesos al año por cada una de las 46 concesiones de explotación de aguas subterráneas que tiene, y tan sólo en 2007 obtuvo ganancias por 32 mil 500 millones de pesos. Esta falta de proporción entre el pago por derechos de explotación y las utilidades de la empresa revela como el sector público privilegia los intereses del sector privado (intereses políticos al servicio de intereses económicos) por encima de los derechos fundamentales, cuando el pago adecuado de estos volúmenes podría financiar la cobertura de agua potable a poblaciones que no tienen aún acceso a ella’, expone.

Los permisos

Los datos del Repda indican que los permisos fueron otorgados por las direcciones locales de la Conagua en Querétaro, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y el Organismo de Cuenca de la Península de Yucatán, así como el de la Frontera Sur.

De los datos oficiales relacionados con sus subsidiarias se desprende que Arca Continental, Coca-Cola FEMSA ni Corporación del Fuerte o Corporación RICA cuentan con concesiones directas.

Bepensa es la razón social con la más grande de lista de títulos de agua concesionados (23) que le permite extraer con 19 millones 553 mil 554 metros cúbicos al año. Coca-Cola México indica que Bepensa produce, distribuye y comercializa las marcas de Coca-Cola en 22 estados de la República Mexicana, así como en República Dominicana y Estados Unidos.

Jugos del Valle-Santa Clara tiene permiso de extraer 3 millones 148 mil 78 metros cúbicos anualmente, a través de ocho concesiones otorgadas por las direcciones locales del Estado de México y Zacatecas; así como los organismos de cuenca de aguas del Valle de México y Lerma Santiago Pacífico de la Conagua.

La Embotelladora del Nayar es la tercer razón social con más concesiones, pues cuenta con 1 millón 389 mil 101.24 metros cúbicos anuales. La descripción que hace la trasnacional sobre ésta es que Grupo Embotellador Nayar cuenta con Bebidas Refrescantes de Nogales, que embotella y distribuye productos de la marca Coca-Cola y atiende a más de 6 mil clientes. Además, tiene 12 centros de distribución en el estado de Nayarit.

De la Embotelladora de Colima se tiene el registro de 484 mil 638 metros cúbicos de agua al año. Esta embotelladora nació en 1955. “Fue la primera planta en Latinoamérica en embotellar Fanta Naranja y la segunda en venderla en todo México”, indica la empresa.

Bebidas Refrescantes de Nogales es la representación de Coca Cola con menos concesiones de agua al año, al sumar 200 mil metros cúbicos. Obtuvo el título de concesión 02SON100225/07FMGC18 de la Gerencia de Servicios a Usuarios de la Conagua.

El doctor Fermín Reygadas Robles- Gil, cofundador y director ejecutivo de Cántaro Azul, expone que la Coca Cola es una empresa que es dueña de la marca y, después, llega a acuerdo con otras empresas como Arca, que es otra gran embotelladora, para hacer la producción y distribución. En el caso de México, FEMSA y Arca son las dos grandes embotelladoras de Coca Cola.

Doctorado del Grupo de Energía y Recursos de la Universidad de Berkeley, California, Fermín Reygadas señala que dentro de Femsa hay distintas empresas o filiales que llevan a cabo la operación, esto responde a que una empresa como la estadunidense lo que hicieron fue comprar a embotelladores locales y muchas veces mantuvieron la figura jurídica y fiscal que ya operaba antes, lo que puede explicar el registro a distintas empresas.

En San Cristóbal de las Casas (donde se ubica Cántaro Azul), hace 20 años, se podía cumplir con la demanda que tenía la ciudad para abasto de agua de la población; sin embargo, con el crecimiento de la ciudad aumenta la demanda de los servicios y al mismo paso del tiempo no se fortalece el sistema operador del agua y empieza a haber un desabasto del vital líquido en la época de sequías. Estamos en uno de los lugares en donde más llueve en el país, técnicamente no hay un estrés hídrico, este se genera por el crecimiento de la población, el cambio de uso de suelo que no contempla a los ecosistemas fundamentales para retener el agua de la lluvia y la ciudad empieza a extenderse en los humedales, todo esto se da dentro de un marco normativo que privilegia el desarrollo económico de quienes más recursos tienen, como Coca Cola.

La radiografía hecha por la organización del Poder del Consumidor señala que 63 gramos por porción de 600 mililitros de refresco equivale a 12.5 cucharadas cafeteras de azúcar, lo que cubre de 180 por ciento a 252 por ciento de lo que un adulto debe de consumir para todo el día, “de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, pues este organismo indica que la cantidad de azúcar máxima tolerada para un adulto es de 5 a 7 cucharadas cafeteras de azúcar para todo un día”.

Si un niño consume una botella de 600 ml de Coca-Cola, expone el análisis, está ingiriendo del 315 por ciento a 420 por ciento de la azúcar máxima tolerada para todo el día, “ya que un niño no debe consumir más de 3 a 4 cucharadas cafeteras de azúcar diarias”.

“Por supuesto, hay un gran porcentaje de niños y niñas en el país que se toman una botella completa de 600 ml de Coca-Cola (pues se trata del tamaño más consumido) o inclusive hasta más. Es importante mencionar que el hecho de que los niños y niñas estén tomando refrescos es un problema de salud pública, y no tanto una responsabilidad de los padres o de los mismos niños”, expone.

La organización destaca que existen comunidades en México donde no hay acceso a agua potable, pero sí hay acceso a una gran cantidad de refrescos, especialmente Coca-Cola, como es el caso de San Cristóbal de las Casas en Chiapas y otras entidades del sureste de mexicano.

“México no le ha apostado de manera significativa a la prevención de los problemas de salud y nos encontramos en una epidemia de diabetes y obesidad. Chiapas es uno de los estados de mayor consumo de bebidas azucaradas y donde las enfermedades gastrointestinales son de las principales de morbilidad, de enfermedades y padecimientos relacionados con la salud. Estamos hablando de una misma población que pasa por la infancia y la adolescencia con una muy mala nutrición y, a pesar de eso, una epidemia de diabetes que está entrando”, añade el especialista Fermín Reygadas.

Carlos Ávila Bello, profesor-investigador de la Universidad Veracruzana con experiencia en investigación y trabajo con pueblos originarios, dice que son muchas empresas las que tienen millones de metros cúbicos de agua que usan para producir refrescos y vendernos agua, “cuando hace muchos años había tomas de agua en donde se podía ir a tomarla. Habría que ver cómo una ciudad o las ciudades podrían proporcionarles a sus habitantes agua de buena calidad, en donde no se tenga que comprar”.

Además del tema del agua, el otro gran asunto es el de la salud, dice. “La sustancia más adictiva en el mundo no es ni la cocaína ni la mariguana, sino el azúcar y con estos productos, como los refrescos de Cola, vuelves adicta a la gente. Diferentes estudios indican que estos productos llegan hasta los rincones más retirados del país en: Chiapas y Veracruz, por ejemplo, donde encuentras tiendas que expenden refrescos, más las otras comidas chatarra, en todas las comunidades”.

Obesidad en México, alerta a la OCDE

El informe de La pesada carga de la obesidad, la economía de la prevención, publicado en octubre de 2019, por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) destaca que el caso de México es uno de los más preocupantes porque cerca del 73 por ciento de la población padece de sobrepeso (en comparación con la quinta parte de la población en 1996).

Los datos del organismo internacional señalan que “México tiene una de las tasas más altas de obesidad de la OCDE. Además, 34 por ciento de las personas obesas sufren obesidad mórbida – el mayor grado de obesidad. De acuerdo con nuestras proyecciones, las enfermedades relacionadas con el sobrepeso reducirán la esperanza de vida en México en más de 4 años durante los próximos 30 años.

“Se trata de la mayor reducción proyectada entre los países de la OCDE. Pero lo más trágico es el crecimiento de la obesidad infantil, la cual se ha duplicado de 7.5 por ciento en 1996, a 15 por ciento en 2016”, señala el documento.

Además, la OCDE alerta que los altos niveles de sobrepeso y obesidad también afectan el desempeño económico de México. Nuestro análisis estima que el sobrepeso y las enfermedades relacionadas: 1) reducirán la fuerza laboral mexicana en el equivalente a 2.4 millones de trabajadores de tiempo completo por año, ya que las personas con sobrepeso y enfermedades relacionadas tienen menos probabilidades de estar empleadas y, en caso de estarlo, tienden a ser menos productivas; 2) supondrán cerca del 8.9 por ciento del gasto en salud por año durante el período 2020 a 2050; y 3) le restará al PIB mexicano 5.3 puntos porcentuales, un porcentaje muy superior al promedio de la OCDE del 3.3 por ciento, una cifra que ya de por sí es demasiado alta. De hecho, México es el país de la OCDE en donde el sobrepeso, la obesidad y sus enfermedades derivadas tendrán el impacto más grande en el PIB entre 2020 y 2050”, expone el organismo.Érika Ramírez | CONTRALÍNEA

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Curso de ingreso UNAM licenciaturas

Garantiza tu ingreso a la UNAM con curso intensivo especializado
cursoceneval.com.mx/unam
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.