Daniel Huerta Hernández | codice21.com.mx

Una anécdota breve

Daniel Huerta Hernández


Dímelo tú Pedro, para que lo sepa Juan

Dímelo tú Pedro, para que lo sepa Juan


Noviembre 08, 2019 16:24 hrs.
Biografías Nacional › México Guerrero
Daniel Huerta Hernández › codice21.com.mx

Cuenta la historia que: el afamado escritor, productor y cineasta español, Jacinto Benavente y Martínez, premio nobel de literatura en 1922, en cierta ocasión viajaba en ferrocarril, llevando como compañeros de compartimiento a tres jóvenes sacerdotes.

Nadie hablaba, el silencio inundaba el camarote, de pronto un sacerdote le pregunta. ¿Cuál es su nombre señor?, ¡Jacinto Benavente! , les contesta con fuerte voz: los jóvenes sacerdotes se miraron unos a otros, a la vez, guardaron silencio, sin hacer el más mínimo comentario ante tan distinguido personaje.
Esta situación disgustó mucho a Don Jacinto, ¿y ustedes quiénes son?, contestan presuntuosos ’SOMOS DE LA COMPAÑÍA DE JESUS’ ¿y a cuál de las dos compañías de Jesús pertenecen ustedes? ¿Cómo que a cuál de las dos compañías?, preguntaron incrédulos, respondió pícaramente don Jacinto, porque cuando Jesús nació lo acompañaba la mula y el buey y cuando murió, ¡dos ladrones!
.

El siguiente es de un escritor uruguayo Eduardo Hughes, nos cuenta que: ’Galeano’, se dice que era mago del arpa, para que una fiesta fuera fiesta, ’Maese Figuero’ tenía que estar ahí, sus dedos bailadores que alegraban los aires y alborotaban los pies; quienes estuvieran lejos de la fiesta y escucharan la música les alegraba el corazón

Una noche camino a una boda, él montado en una mula y su arpa encima de otra, cuando unos ladrones lo asaltaron, golpeándolo, moliéndolo a palos, su arpa se perdió; al día siguiente los encontraron más muerto que vivo, con un hilo de voz dijo, se llevaron mi arpa y las mulas, tomando aliento soltó sonora carcajada, pero no han podido llevarse la música.
.
Amable lector, no te parece que es una hermosa moraleja, cuando nos encontramos con la adversidad en el camino, porque no hay árbol que no haya sido movido por la tempestad, no cedas tu poder de vida a la adversidad, has que aflore la música que llevas dentro ¡quédate con la alegría de vivir.

Tu diario crecimiento es tan solo un proceso de prueba y error y la paradoja es que en tu vida no hay errores, ¡solo lecciones!, cuando la adversidad te lleve a perder’ no pierdas la lección’, goza el privilegio de aprender en la adversidad y ser superior en la derrota, recuerda que no existe un ser humano igual a ti.

Cada quien disfruta de la unicidad, es distinto, es una historia diferente por contar y cantar, enfrenta la adversidad con grandeza de ánimo, atrévete a ser tú mismo, conecta con tu divinidad interior; la adversidad siempre será mejor maestra, que la prosperidad’, cuando sales de ella le das más brillo a la victoria de la vida.

Recuerda que ’solo el gusano está libre de tropezar y caer’, quien tiene algo ¿por qué vivir ‘? siempre encuentran el ¿cómo?, la adversidad te presenta dos opciones existenciales: una te lleva a dudar de tu interior; la otra descubrir el potencial de vida que anida en tu interior, nadie llega a ti por casualidad.

En la vida no hay casualidades, hay c a u s a l i d a d e s, hay sincronía con el Universo y si la adversidad llega, no te preguntes ¿por qué?, sino ¿para qué?, confía, significa con fe en la vida, todas las respuestas a las interrogantes del camino anidan en tu corazón; toma tus decisiones con la razón con entereza, son tuyas, escapa del desaliento.

Hasta el momento no se ha descubierto otro camino para forjar el acero, que no sea a través de calor profundo y de los golpes de la forja, así es la adversidad, a golpe de marro, ’forja las almas grandes’ convierte a un ser ordinario en un ser extraordinario. Adelante mis lectores, amigos, hermanos, primos, parientes, y conocidos, hasta la próxima.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.