Dos corrientes - Presente lo tengo yo - Saltillo - todotexcoco.com


Armando FUENTES AGUIRRE | guerrerohabla.com

Presente lo tengo yo

Armando FUENTES AGUIRRE


Dos corrientes

Dos corrientes


Agosto 24, 2021 16:50 hrs.
Periodismo Nacional › México Coahuila
Armando FUENTES AGUIRRE › guerrerohabla.com

Encuentro que por las vetas subterráneas del carácter saltillense han fluido siempre dos corrientes. Una es la de las cosas del arte y la cultura, que hicieron que alguna vez la ciudad fuera llamada en todas partes ’La Atenas del Norte’. ’De México’, decíamos nosotros, y en noches de entusiasmo hubiéramos añadido ’del mundo’ si no es porque en el mundo había ya otra Atenas.

La otra corriente consiste en una veta de libre pensamiento que nos viene quizá desde los tiempos de don Miguel Ramos Arizpe y que hizo que Saltillo -a diferencia por ejemplo de Monterrey- acogiera muy bien a don Benito Juárez y sus acompañantes, entre los cuales se hallaba Guillermo Prieto, que dejó en los saltillenses la fama de que no se bañaba nunca.

Saltillo no es ciudad levítica, eclesial. Aquí a las cosas de tejas arriba se les da su debida proporción. El Santo Cristo de la Capilla es imagen venerada que recoge la devoción de los saltillenses, igual de ricos que de pobres. Yo tengo para mí que hasta los ateos dejan de serlo para ir el 6 de agosto a visitar al Santo Cristo en su Capilla, y no vuelven a su ateísmo sino hasta que se apaga el postrer fulgor del último castillo de la pólvora. Sin embargo esa devoción no roza nunca linderos de fanatismo o exaltación. Aquí no se hacen solemnes procesiones por las calles, ni desgarrados ritos de sacrificio o penitencia pública, ni peregrinaciones o romerías donde la gente camina kilómetros y kilómetros. En las cosas del espíritu cada quien se está en su casa, y Dios en la de todos.

Ciertamente puede haber ejemplos de fe tan extremados como el de mi bisabuela, que tuvo solamente hijos varones, y cuando con ellos rezaba el rosario los hacía recitar una oración ’para que Dios nos libre de un mal parto’. Si alguno de ellos protestaba (’Mamá, nosotros somos hombres. Es imposible que podamos tener un parto’) ella lo reprendía severamente: ’Usted cállese y rece. ¡Para Dios no hay imposibles!’.

Sin embargo también puedo mencionar casos de religiosidad más racional, como el de aquel señor que por problemas de próstata no podía ya desaguar bien. Maldecía cada vez que sin ningún resultado lo intentaba. Se daba a todos los demonios; lanzaba pesias muy pesadas. Su pobre mujer, que era católica devota, trataba de calmarlo. Lo exhortaba a tener paciencia y resignación ante su mal. Le ponía de ejemplo los dolores que Nuestro Señor sufrió en su pasión y muerte: los azotes de los sayones en la columna; la corona de espinas; las tres caídas en el camino del Calvario; el desgarramiento de sus divinas carnes traspasadas por los clavos de la cruz y por la lanza del centurión; la terrible agonía que le hizo pedir al Padre que le apartara aquel amargo cáliz.

-Sí –contestaba el sujeto con rencoroso acento-. ¡Pero Él podía mear

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Termina tu preparatoria con el examen Ceneval
Apica en todo México, examen en linea, inscripciones abiertas, cupo limitado.
cursoceneval.com.mx