Efren Pedro Herrera llora en Tecuanulco, Texcoco


Su hermana recién falleció en aparatoso accidente vial el fin de semana. Ella una promesa truncada. Efren Pedro, un líder nato, orador de alto registro ahora atrapado en la tristeza.

Efren Pedro Herrera llora en Tecuanulco, Texcoco

Junio 04, 2018 20:23 hrs.
Periodismo Municipios › México Estado de México / Texcoco
Alex Sanciprián › todotexcoco.com

Texcoco, Edomex.- Flor Alicia tenía en su mirada todos los sueños del mundo, y su hermano Efren Pedro siempre le apoyó para que conservara esa actitud optimista, así como el garbo de una juventud creciente.

Son parte de la familia Herrera Martínez, de Santa María Tecuanulco, comunidad texcocana ahora de luto por el terrible accidente vehicular donde sucumbieron varios de sus pobladores.

A Efren Pedro lo conocí desde que cursaba la preparatoria en el Centro Universitario de Educación Media y Superior, el famoso CUEMS de Texcoco. Fui su profesor de redacción y de Teoría de la Comunicación.

A su hermana no la conocía.

Hace unas horas miré la foto que él puso en su muro de facebook. Aparece ella con ese porte de prometedora juventud.

Entonces decidí escribir unas líneas sobre ambos. Digamos como una breve historia de vida, abruptamente interrumpida por uno de esos episodios de la absurda muerte acechante en cualquier vereda o camino.

Efren está devastado. Le duele el alma.

Efren es un líder nato.

Desde la preparatoria se distinguía por sus sistemáticos cuestionamientos, nunca se guardaba dudas, y desde entonces se interesaba por la cultura, la redacción, y en especial por la dicción.

Ahora Efren es un destacado diletante del buen decir.

Es un orador de alto registro, pero su ánimo y su voz están en reposo por la repentina muerte de su hermana.

Podría hablarte, mi querido Efren Pedro. Tal vez dejarte un breve comentario en tu muro facebook junto a las decenas condolencias que recibes.

Podría pedirte me platicaras algo más de cómo era tu hermana, de sus aspiraciones, de cuáles eran sus lecturas predilectas o de la música que siempre ponía.

Podría preguntarte si tomaron café mañanero en casa ese fatal día del percance.

Y tú podrías sencillamente mandarme al carajo.

Podrías decirme: hermano, deja esas impertinencias… tal vez luego te platicaré. Ahora déjame llorar por Flor Alicia.

Mi querido Efren Pedro… temple, resignación.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.