Comentario a Tiempo

El apocalipsis que debemos frenar (VI)

Teodoro Rentería Arróyave

El apocalipsis que debemos frenar (VI)

Política

Septiembre 29, 2020 21:28 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Teodoro Rentería Arróyave › tabloiderevista.com

SEXTA Y ÚLTIMA PARTE

Con esta entrega concluimos el llamado que hace a la humanidad el reconocido lingüista y pensador estadounidense Noam Chomsky para frenar unidos, el apocalipsis que pretenden provocar el presidente estadounidense Donald Trump y otros mandatarios a su servicio; en su intervención en la Cumbre Internacional Progresista, después de señalar que todo se inició en las dolosas administraciones de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, así termina:

’Mientras el asalto apenas estaba tomando forma, en 1978, el presidente de la United Auto Workers, Dougherty Fraser, renunció a un comité de gestión laboral que fue establecido por la administración Carter. Se escandalizó al ver que los líderes empresariales habían ’elegido librar una guerra de clases unilateral en este país: una guerra contra los trabajadores, los desempleados, los pobres, las minorías, los más jóvenes y los más viejos, e incluso muchos en la clase media de nuestra sociedad’, y habían ’roto y desechado el pacto frágil y no escrito que existía previamente durante un período de crecimiento y progreso’ -durante el período de colaboración de clases bajo un capitalismo reglamentado.

Su reconocimiento de cómo funciona el mundo fue algo tardío, de hecho demasiado tarde para evitar la amarga guerra de clases lanzada por los líderes empresariales que pronto se les concedió rienda suelta por gobiernos complacientes. Las consecuencias alrededor del mundo no sorprenden: rabia general, resentimiento, desprecio por las instituciones políticas mientras las principales instituciones económicas son ocultadas por una propaganda efectiva. Todo esto crea un territorio fértil para demagogos que pretenden ser tus salvadores mientras te apuñalan por la espalda, mientras que desvían la culpa de tus condiciones a chivos expiatorios: inmigrantes, negros, China, quien sea que encaje en los prejuicios viejos.

Volviendo a las grandes crisis que enfrentamos en este momento histórico, todas son internacionales, y dos internacionales se están formando para confrontarlas. Una da inicio hoy: la Internacional Progresista. La otra ha tomado forma bajo el liderazgo de la Casa Blanca de Trump, una Internacional Reaccionaria compuesta por los estados más reaccionarios del mundo.

En el hemisferio occidental, la Internacional Reaccionaria incluye el Brasil de Bolsonaro y algunos otros. En Medio Oriente, los principales miembros son familias dictaduras del Golfo; la dictadura egipcia de al-Sisi, tal vez la más dura en la historia de Egipto; e Israel, que hace tiempo que descartó sus orígenes socialdemócratas y se desplazó lejos a la derecha, el efecto previsto de la prolongada y brutal ocupación. Los acuerdos actuales entre Israel y las dictaduras árabes, que formalizan relaciones tácitas de larga data, son un paso significativo hacia la consolidación de la base de la Internacional Reaccionaria en el Medio Oriente. Los palestinos son pateados en la cara, el destino apropiado de aquellos que carecen de poder y no se postran a los pies de los amos naturales.

Al este, un candidato natural es India, donde el Primer Ministro Modi está destruyendo la democracia secular del país y convirtiéndolo en un Estado racista nacionalista hindú, mientras aplasta a Cachemira. El contingente europeo incluye la ’democracia iliberal’ de Orban en Hungría y elementos similares en otras partes. La Internacional Reaccionaria también tiene un poderoso respaldo en las instituciones económicas mundiales dominantes.

Las dos internacionales abarcan una gran parte del mundo: una a nivel de Estados, la otra al nivel de movimientos populares. Cada una es un representativo prominente de fuerzas sociales muchas más amplias, las cuales tienen imágenes del mundo muy contrapuestas que deberían emerger de la pandemia actual. Una de esas fuerzas está trabajando implacablemente para construir una versión más dura del sistema neoliberal global del cual se han beneficiado enormemente, con más intensas medidas de vigilancia y control. La otra mira hacia adelante a un mundo de justicia y paz, con energías y recursos dirigidos a servir las necesidades humanas en lugar de las demandas de una pequeña minoría. Es una especie de lucha de clases a escala global, con muchas facetas e interacciones complejas.

No es exagerado decir que el destino del experimento humano depende del resultado de esta lucha’.

De acuerdo en todo: Unámonos para evitar que los poderosos nos lleven al apocalipsis que denuncia Noam Chomsky. Los acaparadores de la riqueza, en su locura hegemónica que tratan de imponernos, son tan ciegos, son tan incapaces de entender que en sus pretensiones absolutistas, ellos mismos serían también auto víctimas, suicidas de su propio destino.

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana, Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en [email protected], [email protected] Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.org, y www.clubprimeraplana.org, el portal www.libertas.mx e IRRADIA NOTICIAS.



Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.