.

El arte de vender

Armando Fuentes Aguirre ’Catón’

El arte de vender

Periodismo

Febrero 26, 2020 19:28 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Armando Fuentes Aguirre ’Catón’ › guerrerohabla.com

En la puerta de una iglesia católica en Polanco, barrio rico de la Ciudad de México, pedía limosna un pordiosero. Lo raro es que el hombre era judío: llevaba el típico yarmulke, único gorrito que los judíos tienen, y lucía las clásicas patillas de quienes profesan la rama ortodoxa de la doctrina hebraica.

Del otro lado de la puerta estaba un limosnero mexicano, vestido de manta y con huaraches. Llegaba la gente al templo, veía al judío y al pobre mexicano, y sin dudar le daba la limosna al mexicano, al tiempo que lanzaba una mirada hostil al israelita. El judío no recibía nada, en tanto que el mexica ya tenía lleno de monedas y billetes el sombrero de palma que usaba para recibir las limosnas.

Una bondadosa dama se condolió de la suerte del judío. Fue hacia él y le dijo: ’Se ha equivocado usted, buen hombre. Ésta es una iglesia católica. Aquí nadie le dará nada. Vaya a la sinagoga; está muy cerca. Seguramente ahí sí le darán limosna’.

El judío agradeció con humildad aquel consejo. Cuando se retiró la señora el judío se volvió hacia el indito mexicano: ’Abraham’ -le dijo. Respondió el supuesto indígena: ’Dime, Moisés’. Comentó el judío en tono irónico: ’¡Estos mexicanos nos quieren enseñar mercadotecnia!’.

La mercadotecnia, en efecto, es ardua ciencia. Comprar es uno de los instintos básicos del homo sapiens, y más de la sapiens mulier. Una reciente encuesta norteamericana mostró que las mujeres ponen el shopping en segundo lugar en la lista de los 10 grandes placeres que pueden disfrutar, superado sólo por el comer. El sexo ocupó sólo un modestísimo séptimo lugar.

Aun así, inducir a las personas a comprar es todo un arte. Hay en Estados Unidos una universidad donde los futuros gerentes de supermercado estudian durante varios años a fin de aprender cómo colocar las mercancías del modo que más atraiga la atención de los consumidores.

Aquí en Saltillo una señora de condición modesta tejía unas preciosas bolsas para dama. Sus bolsas eran muy apreciadas, como lo prueba el hecho de que hasta sus amigas se las alababan. Y eso no es nada: su suegra y sus cuñadas se las alababan también. Por eso la señora decidió ofrecerlas al público. Su marido, comerciante de oficio, le sugirió que las exhibiera en la capota de su coche a la salida de un plantel de esos que tienen alumnado fifí. Las señoras van ahí a dejar o recoger a sus hijos, razonó. Verán las bolsas, y de seguro las comprarán.

La esposa hizo sus cálculos de costo de material y mano de obra, y les fijó a las bolsas un precio de 200 pesos. El primer día varias señoras se acercaron a mirarlas y preguntaron cuánto costaban, pero ninguna las compró. Llegó a su casa la frustrada comerciante y le informó a su esposo aquel fracaso: no había vendido ni una bolsa. ’Quintuplícales el precio -sugirió el marido-. Dalas a mil’. Ella se asombró: si a 200 pesos no las había vendido, a mil pesos menos las vendería.

¡Milagro! ¡Al día siguiente vendió todas las bolsas que llevaba! Las señoras las veían, preguntaban el precio y le pedían que se las dejara, porfi, a 900 pesos Accedía la señora, como haciéndoles un gran favor, y la venta se consumaba de inmediato.

Llegó la vendedora a su casa y llena de júbilo le contó a su marido aquel fantástico éxito. ¿Por qué -le preguntó- había sucedido aquello? Antes no había podido vender nada, y ahora las señoras se disputaban las bolsas. ¿Por qué? Respondió el hombre: ’Porque les faltaba precio’.

En efecto, aquel hábil mercadotécnico sabía algo que en mercadotecnia es importante: casi siempre la gente confunde lo caro con lo bueno. Y eso se aplica a todos los órdenes de la vida, desde la moda hasta la educación.



Presente lo tengo yo
Armando Fuentes Aguirre ‘Catón’
Cronista de la ciudad


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.