El embajador estadounidense opinaba sobre don Adolfo y México - Opinión - Saltillo - todotexcoco.com


rodolfo villarreal ríos | guerrerohabla.com

Opinión

rodolfo villarreal ríos


El embajador estadounidense opinaba sobre don Adolfo y México

El embajador estadounidense opinaba sobre don Adolfo y México


Julio 02, 2021 20:40 hrs.
Periodismo Nacional › México Coahuila
rodolfo villarreal ríos › guerrerohabla.com

Decidimos dejar de lado las visitas al siglo XIX y enfocarnos en eventos sucedidos a finales de la década de los 1950s. En ese contexto, nos fuimos a explorar esa fuente inagotable de información que son los documentos publicados bajo el título de ’Foreign relations of the United States.’ En esta ocasión acudimos a la edición correspondiente al periodo 1958-1960. En ella, encontramos lo que el entonces embajador de los EUA en México, Robert Charles Hill (julio 1957-diciembre1960), mencionaba acerca del candidato presidencial triunfante don Adolfo López Mateos y la situación en que se encontraba el país que habría de gobernar. Sobre el primero, su perspectiva era derivada de un par de entrevistas que sostuvieron y lo segundo producto del análisis acerca del acontecer nacional diario.
Era el inicio de agosto de 1958, tras de un triunfo claro y rotundo, don Adolfo quien aún no era declarado presidente electo estaba en una especie de limbo en donde si bien nadie objetaba su victoria, legalmente no pasaba de ser candidato triunfante. Ante ello, tenía que guardar las formas. Sabedor de eso, el presidente, Adolfo Ruiz Cortines, lo seguía poniendo a prueba. Una de ellas fue concertar una cita de los dos con el embajador Hill, misma que se efectuó el primer día del mes mencionado al inicio de este párrafo. Todo dio inicio cuando el secretario de la presidencia, Benito Coquet Lagunes, aquel veracruzano quien en el sexenio 1958-64 encabezara brillantemente el IMSS bajo un esquema integral, se comunica con Hill para comentarle que el presidente quería presentarle un amigo. El día de la reunión, en la que el subjefe del Estado Mayor Presidencial, general Radames Gaxiola Andrade, quien fuera el comandante del Escuadrón 201, actuó como interprete. Ruiz Cortines inició cubriendo de todo tipo de alabanzas y destacando sus virtudes a quien sería su sucesor, sin dejar de mencionar que él lo seleccionó. Lo definió como ’un líder liberal, progresista en sus políticas, pero conservador y cauteloso en asuntos de importancia que afectan a México.’ Eso sí, don Adolfo, el viejo, dejó claro que, hasta el 30 de noviembre de ese año, él seguiría mandando. Cuando trataron lo de una entrevista posible entre el presidente Dwight David Eisenhower en Washington, López Mateos dejó claro que era necesaria una invitación. Sin embargo, estableció que la reunion no podría efectuarse antes del 1 de diciembre. Posteriormente, charlaron sobre las relaciones México-EUA, la situación económica de nuestro país en medio de la cual el embajador estadounidense señaló que el incremento en la inflación estaba afectando al turismo estadounidense a lo cual el presidente respondió que eso era un problema generado por quienes solamente se preocupaban de obtener utilidades y no por el futuro de dicha actividad. En igual forma trataron sobre los créditos que en el futuro los EUA pudiera otorgar a México, a lo cual el diplomático estadounidense indicó que nuestro país gozaba de una posición excepcional en ese terreno. Una vez concluida la entrevista, en su reporte a Washington, Hill incluyó algunas reflexiones.
Hill mencionó que: ’(1) Era obvio que el presidente Ruiz Cortines quería presentarme oficialmente al presidente electo; (2) También era obvio que deseaba enfatizar que López Mateos fue escogido como candidato por dedazo y que [Ruiz Cortines] tendría influencia en el nuevo gobierno; (3) Asimismo, era obvio que López Mateos se sentía incómodo al ser colocado en esta posición; (4) Cuando me fui, el presidente electo indicó que esperaba volver a verme pronto. Era claro que se refería a la reunión que se realizará en la residencia del expresidente Miguel Alemán [Valdés] tres días después.’ Ninguna de estas conclusiones podía llamar a sorpresa, Ruiz Cortines, con todo lo buen presidente que fue, no iba a dejar de hacerle sentir a su sucesor quien lo apoyó y, por supuesto, el mandatario futuro conocía las reglas y tendría que aguantar varias cosas durante los cuatro meses siguientes. En ese contexto, acudió a la reunión con el expresidente Alemán Valdés.
El 4 de agosto, Hill acudió, a la casa del exmandatario, acompañado de un par de funcionarios de la embajada estadounidense, C.W. Gray y R. G. Leddy. La reunión fue concertada por el hombre de negocios acapulqueño, Melchor Perrusquía Villarreal, (ningún parentesco con este escribidor). Los tópicos fueron la cooperación mutua acerca de la cual López Mateos y Hill estuvieron de acuerdo que continuaría bajo la premisa de que los problemas que llegaran a surgir serían resueltos mediante el diálogo. Respecto a la entrevista con el presidente estadounidense, se reiteró que siempre sería bienvenido en México, pero que la reunión no podría darse antes del primero de diciembre. Trataron acerca del desarrollo turístico y la importancia que tenía para México la captación de divisas que generaba alrededor de 600 millones de dólares anuales. Referente a la situación económica, López Mateos mencionó que pronto intercambiarían perspectivas sobre el tema de la situación en la balanza de pagos. Poco se trató el tema del petróleo, pero en cambio la inversión externa si les ocupó. Hill mencionó las restricciones establecidas en las leyes mexicanas al respecto y las limitantes para ensamblar un número mayor de automóviles; las dificultades que enfrentaban los productores de sulfuro y Dupont para establecer una planta en Tampico, respecto a los cuales, según el diplomático, López Mateos pareció desconocer los detalles. Eso sí, el mexiquense fue enfático al indicar que ’México ciertamente da la bienvenida al capital extranjero, pero en términos de trato justo y conformidad con sus leyes como condición necesaria.’ Tras de las entrevistas, Hill elaboró un informe con una perspectiva general acerca de López Mateos.
En el documento citaba que ’mis impresiones del presidente electo fueron que él es, a partir de ahora, un político cauteloso, reticente y sorprendentemente reservado, que, en dos entrevistas dentro de un período de tres días, no mostró la apertura y disposición amistosa que había mostrado en mis reuniones anteriores con él, que fueron, por supuesto, antes de que fuera nominado como candidato del partido oficial el pasado 15 de noviembre.’ Al parecer don Adolfo, el viejo, no estaba enterado de esto cuando se enorgullecía, en la reunión del 1 de agosto, de presentarle al diplomático al candidato triunfante. El embajador enfatizaba que ’en las ocasiones anteriores, [López Mateos] estaba más relajado y a gusto, y tenía la perspectiva confiada de un líder político experimentado, con el atractivo personal que ganó para él un apoyo muy amplio entre grupos diversos.’ Sin embargo, admitía ’que las reuniones a las que se refieren los memorandos adjuntos no presentaban las circunstancias más idóneas para que él mostrara sus sentimientos verdaderos; en ambos casos, estaba claramente en desventaja visto en contraste con el actual presidente y el expresidente de la república.’ En igual forma, apuntaba que ’López Mateos parecía particularmente limitado en sus puntos de vista sobre relaciones Internacionales. Quizás como resultado de los siete meses de campaña política, parecía desempeñar su papel como el candidato triunfante del Partido Revolucionario Institucional, con su orientación nacionalista y generalmente de izquierda, en lugar del futuro presidente de una importante nación, a punto de embarcarse en un mandato de seis años de liderazgo nacional.’ Concluía que ’una observación beneficiosa extraída de estas dos reuniones eran lo importante de mantener cuidados extremos por nuestra parte [la estadounidense] en la relación con él y asegurar que entiende a los EUA y en consecuencia generar una cooperación eficaz.’ En medio de todas estas preocupaciones, Hill decidió añadir, en un informe a sus superiores en Washington.
El 29 de agosto, el embajador nativo de Littleton, Nuevo Hampshire elaboró un reporte, contenido en once puntos, acerca de cómo percibía la situación en México la cual le preocupaba por el incremento en los disturbios estudiantiles y laborales, ocurridos la semana anterior, los cuales dejaron varios lesionados y una persona muerta. Tras de ello, dio paso a la oncena referida, la cual estaba lejos del tratamiento diplomático que exhibía en las reuniones. Enumeremos cada uno de ellos según la narrativa original:
’1. El descontento entre las clases más pobres es generalizado debido a los constantes aumentos del costo de vida sin incrementos compensatorios de los salarios. El fracaso de la revolución de 40 años para proporcionar beneficios más sustanciales en ingresos, educación, instalaciones de salud y vivienda ha generado que un número significativo de personas se encuentren a la para mostrar su resentimiento.’ Al respecto cabe mencionar que, a lo largo de sexenio de Ruiz Cortines, el salario mínimo nominal se incrementó en 79.1 por ciento.
’2. La desilusión con la revolución es profunda, ya que las clases más pobres de la última generación observa cómo los políticos acumulan riquezas mientras en sus discursos pronuncian frases en las que dicen luchar por el bienestar de las masas. El liderazgo político es ampliamente visto con amargo cinismo por aquellos que no ven ninguna prueba tangible de su propia mejora.’ Si bien nadie duda de que existían bribones, adentro y afuera del gobierno, que se enriquecían ilícitamente, es importante mencionar que en ese sexenio el PIB creció a una tasa promedio anual de 6.37 por ciento, mientras que el PIB per cápita se elevó en 14.8 por ciento o 2.47 anual.
’3. El propio presidente Ruiz Cortines es especialmente vulnerable a los ataques, ya que su campaña y sus promesas inaugurales fueron que habría de beneficiar sustancialmente a las clases bajas al reducir los precios de los artículos de primera necesidad, especialmente los alimentos. En las charlas cotidianas, se ridiculizan sus promesas en contraste con los aumentos reales en precios de frijoles, papas, carne, maíz, pan, en los últimos seis años, de los cuales el mexicano promedio es dolorosamente consciente.’ En esos seis años, la tasa de inflación acumulada fue de 38.96 porciento que, si es comparada con el incremento en el salario mínimo, nos da una tasa positiva a favor de este 40.14 por ciento. Lo que no se niega es que existía un problema de distribución del ingreso.
’4. Continuación del PRI en el poder con un candidato elegido por dedazo, mientras la oposición política se mantiene en un estado de impotencia casi total, ha creado una desesperación reprimida de registrar la protesta a través del sistema electoral normal. Hay un fuerte sentimiento contra el ‘" "Tapado’ sistema de sucesión presidencial, según el cual el candidato presidencial López Mateos triunfó, y el desprecio por la afirmación de la democracia y principios liberales por un gobierno estrictamente de partido único.’ Si bien el método de selección no era abierto, es una falacia creer que aquello era una decisión unipersonal del presidente en turno. Muchas eran las consultas internas que se realizaban con los grupos de poder real antes de anunciar quien sería el elegido. Sí, la oposición era marginal. Sin embargo, hay que recordar que los panistas se encargaban de administrar los negocios que realizaban aquellos que al amparo del poder se enriquecían; la izquierda de Lombardo estaba encantada recibiendo prebendas y pronunciando discursos; mientras que la izquierda extrema solamente convencía a quienes amaban armar el escándalo.
’5. Cada vez hay más pruebas de que el Partido Revolucionario se ha alejado de la gente y ahora, excepto para los funcionarios, significa poco para la población. Informes recabados a lo largo del país indican que durante la campaña electoral el entusiasmo que se mostró por parte de los partidarios del PRI fue sintético. Se requirieron esfuerzos para encubrir la apatía e indiferencia de los ciudadanos. a una "fuerza electoral" "como se describe ampliamente. Sin una oposición efectiva, el grupo gobernante de políticos parece haberse vuelto engreído con exceso de confianza y sufrir la osificación normal de cualquier monopolio incontestable.’ Si bien no todos ’amaban’ al PRI, existía un amplio sector de la población que, a pesar de todos los defectos de ese organismo político, lo seguían fervientemente. Eso de que don Adolfo, el joven, no despertó entusiasmo real pues hubiera preguntado entre las damas. No podemos negarle a Hill que tenía razón al mencionar el engreimiento de algunos quienes no hacían su tarea simplemente porque creían que aquello sería eterno.
’6. El movimiento obrero ha sido durante muchos años un brazo del PRI. y como tales, sus líderes son estigmatizados como políticos y buscadores de empleo. en lugar de miembros sindicales dedicados. Su control sobre las bases se ha contraído claramente, lo que brinda una oportunidad excepcional para obtener más líderes radicales para tomar la iniciativa. Operaciones efectivas de izquierda, bajo hábil guía comunista, ha logrado aumentar el prestigio de nuevos líderes disidentes de facciones a expensas de la vieja línea más sólida y grupo conservador que les parece a los trabajadores como patrones de referencia.’ No hay duda de que el sindicalismo mexicano no era ningún ejemplo de democracia, pero los controles ejercidos para manejar las demandas obreras, quiérase o no permitieron el desarrollo industrial incipiente del país. Los líderes disidentes ya sabemos cómo terminaron.
’7. Una serie de huelgas exitosas o amenazas de huelga desde febrero pasado, según se informó al departamento de estado (telegrafistas, telefonistas, electricistas, maestros, conductores de autobuses, ferrocarrileros y ahora petroleros) siguió un patrón casi idéntico. Bajo el liderazgo disidente, se han llegado a acuerdos después de la resistencia inicial del gobierno a las demandas y negativa a tratar con disidentes; estos últimos han obligado al gobierno a capitular en cada caso. El manejo de las huelgas por parte del gobierno ha estado marcado por la indecisión, la falta de plan y el recurso final a anticuados y métodos ineficaces característicos de los patronos capitalistas desacreditados. Después de años de control casi inalterado, el grupo gobernante parece manejar rápido desarrollo de la situación laboral. Victoria de un nuevo liderazgo radical como Othón Salazar (profesores) y Demetrio Vallejo (ferroviarios) ha despertado el apetito de las bases laborales para movimientos similares en su beneficio mientras que el gobierno, sin plan o iniciativa, ha jugado un papel de reaccionario. El presidente, ansioso por evitar problemas a casi cualquier costo, en su ambición de dejar el cargo con un historial impecable y ser registrado como gran estadista en la historia mexicana, ha permitido ser empujado por elementos nuevos y más rudos y carece de ayudantes lo suficientemente fuertes como para obligarlo a tomar decisiones. Es significativo que, a lo largo de los trastornos actuales ni el presidente, ningún funcionario del Gabinete ni ningún otro alto funcionario (excepto el Rector de Universidad Nacional cuya débil declaración incriminó a los estudiantes) ha hecho un discurso público o una declaración sobre la situación. En semejante clima, todo tipo de rumor se propaga rápidamente y el público se queda con el espectáculo lamentable de un gobierno a la deriva, sin líderes e impotente.’ Seguramente el ciudadano Hill era corto de visión, si por algo se caracterizó el sexenio 1952-1958 fue por el manejo que se hizo el secretario del trabajo de los problemas laborales. Por cierto, el nombre del titular de esa área era Adolfo López Mateos. Toda esa efervescencia de ’disidentes’ fue generada al calor de la sucesión con el fin de evitar que don Adolfo fuera el elegido. Los inconformes lo único que buscaban era ser ellos, y no los que estaban, quienes manejaran los sindicatos.
’8. Hay motivos para creer que la agitación actual tiene como objetivo ante disturbios públicos que mancharán irreparablemente a Ruiz Cortines en su imagen pública y humillarlo en vísperas de su mensaje final al Congreso en la Unión el primero de septiembre. Insistencia de los líderes estudiantiles en ver al presidente, aumenta el rechazo irrespetuoso a su oferta de cancelar el aumento a la tarifa del autobús aumenta y volver a analizar la situación fue el preámbulo de la reunión que el secretario mandatario sostuvo con ellos y en la cual el funcionario golpeó la mesa, utilizó un lenguaje profano y amenazó con tomar medidas si intentaban crear disturbios el 1 de septiembre. Ante ello, el decano del cuerpo diplomático nos informó estar preocupado por una serie de incidentes ocurridos y, esta mañana, haber acudido a palacio para solicitar medidas especiales de protección para los miembros del cuerpo diplomático que acudirán al informe del presidente.’ O el embajador era miope o quería jugar al inocente. Ni modo que no supiera que detrás, de toda aquella efervescencia, estaban detrás los grupos que respaldaban a los que no fueron.
’9. Además, de estropear récord de Ruiz Cortines, la agitación izquierdista parece tener su propósito impresionar al presidente electo López Mateos con el fin de que tome en cuenta a los líderes de izquierda en la integración de su gobierno una vez que tome el poder en diciembre o, de lo contrario, enfrentará las consecuencias. Pudiera ser factible que se dé la dominación izquierdista del nuevo régimen a la luz de la tendencia actual.’ Nuevamente, esos ’izquierdistas’ eran la cara visible de los derrotados quienes buscaban ser tomados en cuenta por la administración nueva.
10. Los contrapesos a la debilidad del gobierno aún no son operativos. Conforme a la información de que disponemos en esta embajada, [Lázaro] Cárdenas [Del Río] no está vinculado con los disturbios, pero un mexicano prominente conocido por el departamento [de estado] nos aseguró hoy que eso podría cambiar rápidamente si así lo deseaba debido a su influencia con elementos de izquierda. El sector militar parece estar tranquilo, pero de acuerdo con un informe no confirmado… el gobierno está consciente de que tres generales, cuyos nombres no menciona, y un coronel están preparándose para asumir el gobierno al amparo de una junta militar con el apoyo de varios de los comandantes en las diversas regiones del país con quienes están en negociaciones. A pesar de la aparente calma en el resto de la nación, existe un malestar latente mostrado por la toma de la universidad ayer por parte de estudiantes en San Luis Potosí y se informa que los planes comunistas se extenderán esta noche a sitios como Guadalajara. La teoría de que las revoluciones en México dan inicio en provincia es algo tan anticuado como pensar en que los combates se realizan a caballo, pero no se puede negar que la inconformidad existente en los estados es mayor a la que se percibe en la capital de la república.’ Eso de que se cocinaba una rebelión no hay duda. Sin embargo, el intento de asonada se materializaría en septiembre de 1961 e iba dirigida en contra del presidente López Mateos. Al respecto, le recomendamos la versión sintética que publicamos en Zócalo (21-09-2013) bajo el título ’La rebelión fallida, olvidada.’ Lo de don Lázaro era su juego para obtener prebendas. Cuando quiso salirse del huacal, ya en los tiempos de don Adolfo, el joven, este lo mandó llamar y le recordó lo que significaba ser el presidente de México y santo remedio, el michoacano entró en razón, no iba a poner en peligro lo más por lo menos, y vaya que había mucho…
’11. Se está preparando un movimiento con la participación y dirección comunista…Líderes comunistas conocidos organizan grupos de trabajadores y estudiantes…para trabajar en estrecha cooperación. Los comunistas planifican con su astucia característica mientras emplean los métodos comunistas que son los principales, aunque no exclusivamente, responsables del éxito que hasta la fecha han tenido quienes generan los disturbios.’ Aquello tardaría una década para materializarse. Aun cuando no rebasó los linderos de Cuautitlán, algunos inciden en vendérnoslo como si fuera algo que alcanzó dimensiones nacionales. Lo que si fue nacional fueron sus patrocinadores uno asentado en el Pacifico y otro oriundo de los rumbos del Golfo de México, ambos frustrados por no alcanzar lo que buscaban utilizaron a la ’izquierda’ para enmascarar su venganza.
Para concluir el embajador Hill alertaba que aun cuando ’el peligro inminente de derrocamiento del gobierno no es visible, pero sigue siendo impredecible, pero no puede descartarse dado el cambio de poder que se avecina. No se perciben reacciones antiamericanas, ni la seguridad pública está comprometida a un grado tal que afecte las vidas y propiedades de ciudadanos americanos. No obstante, se está produciendo un marcado deterioro, con posibles efectos posteriormente perjudiciales para nuestras relaciones, en visión del liderazgo que ahora está emergiendo. Un hecho significativo es que la estructura monolítica de un gobierno bajo el control de un grupo político que ha tenido el poder durante más de 40 años ahora está revelando definitivamente profundas fisuras bajo las tensiones del descontento económico y político que se han pasado por alto durante mucho tiempo; y se vive una situación de deterioro. El factor más inquietante es la falta de liderazgo gubernamental. Las autoridades, incluida la policía, son claramente ineptas y un solo incidente grave, como la muerte de un estudiante, puede desencadenar una reacción en cadena.’ A pesar de los temores del diplomático, don Adolfo tomó posesión y ejerció un gobierno exitoso.
Entre 1958 y 1964, el país creció a una tasa promedio anual de 6.37 por ciento; el PIB per cápita en el periodo aumento en 43.2 por ciento; la inflación acumulada en el sexenio fue de 13.8 por ciento (2.3 por ciento promedio anual); y el salario mínimo creció en 79.2 por ciento. La educación recibió un impulso extraordinario; la seguridad social se ejecutó en forma integral-eficiente y eficaz; el presidente se distinguió por su presencia en el exterior, realizó 18 viajes al extranjero, 16 de los cuales fueron visitas de estado. La diplomacia mexicana, manejada por profesionales en la materia, se distinguió por lo acertado de sus actuaciones en donde la integridad y dignidad del país nunca se vio comprometida. Si bien hubo problemas políticos en lo interno, la abrumadora mayoría se resolvieron adecuadamente, excepto el asunto de Rubén Jaramillo que aun sigue generando dudas sobre quien lo manejó tan desaseadamente por decir lo menos. La hacienda pública vivió años de éxito bajo un guía singular. Los asuntos de comercio exterior se manejaron con visión de futuro. A pesar de incidentes, la seguridad publica brillaba. El presidente podía acudir a cualquier sitio y la población lo ovacionaba, su carisma era innegable especialmente con las damas.
En fin, a pesar de los temores del embajador Hill, el presidente lo era de todos los mexicanos y la patria marchaba y lo hacía muy bien. Con aciertos y errores, aquellos eran otros Adolfos, o mejor dicho aquel era otro López, don Adolfo López Mateos. [email protected]
Añadido (21.26.84) En la Liga de la Toronja ya los estaban declarando ganadores de la Serie Mundial 2021. Hoy, en la realidad, no pasan de exhibirse como un conjunto mediocre compuesto por un montón de medianías quienes cobran sueldos estratosféricos y al menor rozón se dicen lesionados. Su estadio, otora imponente, hoy no impresiona a nadie. Esos son los Yankees del ahora que lucen, inclusive, muy por abajo de los de la segunda mitad de la década de los 1960s y eso ya dice mucho…
Añadido (21.26.85) Ahora andan de quejumbrosos porque la ONU no les cumplió con lo del abasto de medicinas. Pero como serán inocentes, a poco no sabían que en esa institución lo único que hay son presupuestivoros quienes, aparte de cobrar un sueldo, no sirven para nada. Absténganse de atender las sugerencias del psiquiatra.
Añadido (21.26.86) Todos critican los años del priismo, pero en esas épocas declaraciones como las emitidas por el seudocientífico implicaban el cese fulminante.
Añadido (21.26.87) ¿En verdad fue un acto de altruismo comprometerse a reconstruir lo hecho mal?
Añadido (21.26.88) Ni a cuál irle entre los grupos que se disputan el PRI. Es un pleito en la orilla del abismo con altas posibilidades de que ambos se vayan al despeñadero, pero al parecer no se percatan de ello.
Añadido (21.26.89) Tuvo que escoger entre la novia veinteañera y los chivos cornudos que, últimamente, acostumbraba a torear. Optó por retirarse indefinidamente de lo segundo, no fuera a ser que, ante la falta de piernas, un topetazo le impidiera cumplir con el trasteo demandado.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.