En las Nubes

El “honesto”

Carlos Ravelo Galindo

 El “honesto”

Política

Julio 15, 2014 13:52 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

No sólo con penales falsos se pierde. También con metáforas se gana. Acaba de ocurrir en Nayarit, en donde hubo elecciones “libres” hace unos días. Sucedió también que el partido político oficial ganó como nunca, porque jugó como siempre, según sus opositores: Con trampas, a los que está acostumbrado. Pero lo insólito del asunto no estriba en ello, a lo que estamos habituados, sino en la “honestidad” de un candidato ahora independiente. Aquél ex presidente municipal, Ramírez Villanueva, conocido por Layín, que para convencer al respetable confesó, tiempo atrás, con toda parsimonia ante una pregunta descortés, que “Sí robé, pero solo un poquito”. Eso le valió la voluntad y hoy, nuevamente es elegido, como independiente, ya no del tricolor para no “mancharlo”, ni “mancharse”, por su confesión, que no honradez, de ser un poquito delincuente. ¿Hay de otra clase? En adelante los habitantes de San Blas podrán dormir tranquilos, con la conciencia tranquila porque tendrán un alcalde que “roba poquito” como lo confiesa sin rubor alguno. Muchos otros ediles podrán verse en ese espejo porque dicen que no roban ni tantito (muchito, dirían conocedores) ni saben que es corrupción. Porque creen que hombre no es hombre mientras no confiese errores. No escuche su nombre de labios de una mujer. Porque la fuerza hidráulica más poderosa del universo es la lágrima de una mujer. También que el verdadero paraíso no está en el cielo, sino sobre la tierra y el partido, cual sea, que lo sostiene, “mediante módica comisión”, en el poder, para joder, y tener. Claro que el futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños. Así como hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a dónde van. Y en quién confían. Por eso, y algo más, contempla las rosas hoy, mientras puedas. Porque la misma flor que hoy admiras, mañana estará muerta. Añorar el pasado es correr tras el viento, diríamos al final. Viva la “honestidad”
[email protected]


Ver nota completa...

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.