El optimista.Tómalo en cuenta


| tabloiderevista.com

En las nubes


El optimista.Tómalo en cuenta

El optimista.Tómalo en cuenta


Diciembre 10, 2021 19:44 hrs.
Periodismo Nacional › México Estado de México
Carlos Ravelo Galindo › tabloiderevista.com

Carlos Ravelo Galindo, afirma:
Empecemos una crónica social como para la sección B –de Bambi- de aquel Excélsior, en la que escribian doña Anita Salado Alvarez, Alfonso M. López,María Idalia García, Noemi Atamoros, Ignacio Ravelo Galindo y la dirigía Ana Cecilia Treviño, a la que un genio, don Eduardo Correa, primer titular, la bautizó como ’Bambi’.
Hace noventa años, en cerrada de San Borja 49, colonia del Valle, cdmex, nació el día de la Purísima Concepción, nuestro hermanito el publicista Héctor Humberto Ravelo y Galindo.
Mejor conocido como el optimista.
Ya no juega golf. Ahora se dedica a nadar en su alberca. Y siempre que se le pregunta ¿Cómo estás?, su respuesta lo pinta entero:
’Como nunca…’
Recordamos que don Guillermo, nuestro padre, le dedicó un verso, como a todos sus hijos, en nuestro cumpleaños:
’Sigue siendo gran señor, por su prosapia y grandeza y su innata gentileza Héctor Ravelo, el mayor.
’Es elegante golfista, de deportes un campeón, y su coche lo hará, un gran automovilista.
’Al celebrar su cumpleaños pido, de modo sincero, tenga siempre, sin engaños, amor, salud y dinero’.
’Héctor ha paseado por Miami. Los Angeles. Por Andorra y al mismísimo infierno iría, si lo invitaran de gorra’.
De gorra, aprovechamos el adjetivo, acabamos de comer con él, tres días antes, a invitación de su esposa Graciela Chumacero --sobrina del poeta Alí—y sus tres hijos el abogado Héctor, la bella viuda Graciela y el empresario Humberto, en su casa de San Mateo. Avenida López Mateo, la principal. Y sus cinco bellas nietas.
Fue publicista non en Excélsior hasta ser jubildo.
Coincidimos cinco de los siete hermanos que quedamos. De los doce.
Carlos Fernando, ahora el mayor, acompañado—me llevan. Ya no manejo-- de sus hijos el abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes y su esposa, maestra,arquitecto y pedagoga Marta Alicia Barba Fernández de Ravelo.
Héctor Humberto.El de los 90 años, el expublicista, exgolfista, exnadador. Fuma como chacuaco –ocho al día--. Bebe con moderación.
Pero siempre optimista.
Ernesto, el médico, que vive en Queretaro, viudo. Como yo –primera persona—tampoco sale. Acaba de cumplir 88 años.
Guadalupe, de 86, la llevaron desde Acolman, México, sus hijos el ingeniero Luis Mauricio y la maestra jubilada Claudia Marina, Chapis.
Gustavo Alberto, de 84, ingeniero de sonido, jubilado de Televisa, el IMSS Y Naucalpan, llegón con su esposa Ruth Perea y su hijo Gerardo, que ganó la rifa de un chocolatazo, y lo compartío con alegría.
Eduardo Javier, de 78, analista del IMSS, también jubilado, llegó con su esposa química Lourdes Alcocer y su hija Mónica.
Ernesto, el médico, que vive en Queretaro, viudo. Como yo –primera persona—tampoco sale. Acaba de cumplir 88 años. Envió saludos, pero no regalo.
Y Marina, de apenas 76, esposa del contador Juan Casas Ravelo, desde Austin, Téxas, vía celular cantaron las mañanitas.
Somos los siete que aún vivimos. Sordos, casi saludables. Pero comemos y bebemos –una a la una—y solo uno fuma.
Se nos adelantaron Tete, María Teresa. Chito, Guillermo. Rebe, Rebeca. Nachito, Ignacio. Y Moris, Mauricio.
Son cinco las nietas de Graciela Chumacero y Héctor Ravelo y Galindo.
Dos hijas de los abogados Héctor Ravelo Chumacero y Teresita del Niño Jesús Romero. María Teresa y la cantante de opera Sarita. Esta estudió en China, becada, durante dos años. Se prepara para aceptar un beca musical para Italia.
Las de Graciela Ravelo Chumacero viuda de Uribe. No menos bellas. Andrea y Mariana.
Y Camila, la de los ojos verdes y sonrisa serena,hija del promotor turístico Humberto Ravelo Chumacero y esposa Ivon.
Veintitres ravelos bebimos y botaneamos.
Y de plato fuerte, frente y alrededor de la piscina –a la que, por fría el agua, ya nadie se mete, pero luce plácida—consome, arroz, cochinita, tinga de res y de pollo. Rajas verdes con papas a la crema.
Escocés, tequila, mezcal, cerveza y refrescos.
Nos hizo recordar que la madurez llega cuando alcanzamos la edad de nuestros padres.
Por eso lo tomamos en cuenta para hablar de una Nueva Generación.
Si miramos con atención, podemos detectar la aparición de un nuevo grupo social que antes no existía: personas que ahora tienen entre sesenta y noventa años.
A este grupo pertenece una generación que ha expulsado la palabra envejecimiento de la terminología, porque simplemente no tiene la posibilidad de hacerlo en sus planes actuales.
Es una verdadera novedad demográfica, similar al auge de la adolescencia.
En ese momento, que también era un nuevo grupo social, que surgió a mediados del siglo XX para dar identidad a una masa de niños en flor, en cuerpos adultos, que no sabían, hasta entonces, dónde ir ni cómo vestirse.
Este nuevo grupo de humanos, que ahora tiene unos sesenta, setenta u ochenta años, llevó una vida razonablemente satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que trabajaron durante mucho tiempo y lograron cambiar el oscuro significado que tanta literatura latinoamericana le dio al concepto de trabajo durante décadas.
Lejos de las tristes oficinas, muchos de ellos buscaron y encontraron, hace mucho tiempo, la actividad que más les gustaba y en la que se ganan la vida.
Se supone que esa es la razón por la que se sienten plenos.
Algunos ni siquiera sueñan con jubilarse.
Los que se han retirado disfrutan plenamente de sus días, sin miedo a la ociosidad ni a la soledad, crecen interiormente.
Disfrutan de su tiempo libre, porque después de años de trabajo, crianza de hijos, necesidades, esfuerzos y hechos fortuitos, vale la pena contemplar el mar, la montaña y el cielo.
Pero algunas cosas ya sabemos que, por ejemplo, no son personas estancadas en el tiempo.
Personas de sesenta, setenta u ochenta, hombres y mujeres, operan la computadora como si lo hubieran hecho toda su vida.
Hoy en día, esas personas de 60, 70 u 80 años, como es su costumbre, inician una era que todavía no tiene nombre.
Antes, los que tenían esa edad, eran viejos y hoy ya no lo son...
Hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan su juventud, pero sin nostalgia, porque la juventud también está llena de caídas y nostalgia y lo saben bien de eso.
Hoy en día, las personas de 60, 70 y 80 años celebran el sol todas las mañanas y se sonríen a sí mismas muy a menudo... hacen planes para sus propias vidas, no para las vidas de los demás.
Quizás, por alguna razón secreta que solo los del siglo XXI conocen y sabrán, la juventud se lleva internamente.
La diferencia entre un niño y un adulto es simplemente el precio de sus juguetes.
Cómo te sientes, Héctor: ’Como nunca’, nos dijo a los siete hermanos que quedamos de los doce, Bety.
Y un consejo de la poeta, escritora y nuestra amiga Rosa María Campos, desde el café.
’Dame Señor la dicha y yo me encargaré de ser ecuánime’: Ta gore.
Serenidad es ecuanimidad, calma interior, sosiego, estabilidad de ánimo, dominio de uno mismo.
La persona serena huye del activismo, es decir del afán de hacer mucho sin dirección, sin sentido. Tampoco se deja llevar por la precipitación y los impulsos. Actúa después de pensar.
La serenidad proporciona una fuerte energía vital. La serenidad no es apatía, impasibilidad o dejadez. Por el contrario, va de la mano de la ponderación y de la objetividad. No hace tragedia de pequeños sucesos negativos. No dramatiza. Mira los sucesos con realismo, con ánimo positivo.
La persona serena conserva la calma sin desesperarse ni desanimarse. Enfrenta los problemas uno a uno, estudiando a fondo cada asunto y tomando alguna decisión.
Después actúa con prontitud, de esa forma van desapareciendo los problemas. Tiene serenidad para reprender. Serenidad al tomar decisiones complejas; serenidad ante la injusticia; serenidad en momentos difíciles.
La serenidad se va obteniendo conforme se madura espiritualmente.
La serenidad no se aplica con gritos, rencores, angustias, temores, miedos, enojos, etcétera.
La alegría interior y ecuanimidad suelen ir unidas con la serenidad que proviene de confiar en DIOS.
craveloygalindo@gmail.com

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Examen Ceneval Preparatoria

Termina tu preparatoria en cuatro meses, Inscripciones abiertas, examen 11 de febrero.
cursoceneval.com.mx
Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.