Genaro Portillo | SN Noticias

El pianista Abdiel Vázquez sorprende al tocar temas de Alberto Aguilera


Tras tocar a Rachmaninoff con la OSSLA, el intérprete agradeció los vítores con dos encores.

El pianista Abdiel Vázquez sorprende
al tocar temas de Alberto Aguilera

Mayo 24, 2019 12:26 hrs.
Cultura Estados › México Sinaloa
Genaro Portillo › SN Noticias

Un sorprendente triunfo se anotó el virtuoso pianista mexicano Abdiel Vásquez, en su concierto del jueves 23 de mayo por la noche, en el Teatro Pablo de Villavicencio, donde cautivó a la gente con su interpretación del Concierto No. 4 de Rachmaninoff, a la que siguieron dos encores, uno de ellos con versiones pianísticas de temas de Alberto Aguilera Valadez.

Con la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes, bajo la dirección artística del maestro Miguel Del Real, el joven pianista interpretó con soltura los tres movimientos del Concierto para piano No. 4 en Sol menor opus 40,, de Sergei Rachmaninoff, compositor ruso al que la Orquesta rinde un homenaje.

Tras los aplausos de pie y vítores al fin de la magistral interpretación, Vásquez agradeció con un primer encore, un tema de la suite El cascanueces, de Tchaikovsky, y fue nuevamente ovacionado.

Tras agradecer, salió del escenario pero nuevamente la intensidad de los aplausos lo hicieron regresar y conceder otro encore, esta vez con dos temas de Juan Gabriel (Querida y Amor eterno) que interpretara hace dos años en el Palacio de Bellas Artes para celebrar el Día de las Madres.

En silencio, el público escuchó la interpretación pero durante Amor eterno, se escuchó un coro de murmullos siguiendo la melodía. Fue un momento maravilloso.

El programa formó parte de la Primera Temporada 2019 de la Orquesta y abrió con la pieza La pregunta sin respuesta, de Charles Ives, un tema breve, desconcertante, inquisitivo.

Previamente al concierto, el músico Aldo Rodríguez dio algunos pormenores sobre el programa seleccionado, sobre todo acerca de Rachmaninoff, cuyos conciertos para piano ya han sido tocados por la Orquesta.

Tras el intermedio, cerró el programa con los cuatro movimientos de la Sinfonía No. 3 en Mi bemol mayor, Opus 55 Heroica, de Ludwig van Beethoven, aquella que el genio de Bonn dedicara a Napoleón Bonaparte por encabezar la libertad de Francia, pero cuya dedicatoria rompió cuando éste se coronó emperador.

La pieza está dividida en cuatro movimientos, Allegro con brío, Marcha fúnebre (adagio assai), Scherzo (allegro vivace), y el Finale (alegro molto), y en esta última en la que se concentran todas las pasiones y todos los sentimientos, entre armonías de los instrumentos en franco diálogo que termina por llevar al público a un clímax que inevitablemente suele romper en aplausos como sucedió anteanoche.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.