Emmanuel Ameth | Emmanuel Ameth Noticias

La Hoguera

Emmanuel Ameth


Él será el ‘ganador’ del primer debate presidencial

Él será el ‘ganador’ del primer debate presidencial




Abril 21, 2018 17:12 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

A un día de que se lleve a cabo el primer debate presidencial, se puede afirmar desde ahora y sin faltar al rigor periodístico, quién será el ganador de dicho ejercicio, pues su formato está diseñado para que el calificativo de ‘ganador’ o ‘perdedor’ quede a interpretación de la audiencia, es decir, que cada quien verá lo que quiera ver y calificará de vencedor al candidato de su preferencia, sin importar que una tercera persona ajena a cualquier posición tuviera una lectura distinta.

De este modo, se prevé que para el 43% de las personas, AMLO haya ganado el ejercicio en tanto que para otro 29% lo será Ricardo Anaya mientras que sólo el 21% considerará a Meade ganador y el resto se dividirá en los otros candidatos, es decir, que la audiencia dará su veredicto en función de sus preferencias efectivas electorales.

Sin embargo, lo que llama más la atención de este ejercicio no es el conocer sobre la apreciación subjetiva que se haga del mismo en función de sus preferencias electorales, sino que incluso, independientemente de que sea apreciado con total objetividad e imparcialidad, no incidirá en las preferencias electorales a menos que se trate de alguna catástrofe para alguno o varios contendientes.


DISONANCIA COGNITIVA

En psicología, la disonancia cognitiva hace referencia a la tensión que se genera de forma interna en el individuo al momento de recibir información contradictoria sobre su sistema de creencias o preferencias.

Ante la disonancia, se presentan respuestas tales como la disociación, que ante una realidad, el individuo utiliza como mecanismo de defensa la creación y aceptación de una realidad que sea acorde a su sistema de creencias, esto es, que incluso si el candidato de su preferencia tuviera la peor tarde de su vida, ellos interpretarán y creerán que la realidad fue otra e incluso totalmente contraria a lo que observaría un sujeto con un criterio más objetivo.

Por si fuera poco, también se da un proceso de asimilación selectiva de la información, que entre sus muchas aplicaciones provocará que el individuo ponga especial énfasis en los errores que cometen los candidatos que no sean de su preferencia en tanto que para aquel con el que ya sienten una afinidad, solamente se fijarán en sus virtudes.


LA EXPERIENCIA ESTADÍSTICA

Estadísticamente, sucede que tampoco hay un impacto sustancial en la preferencia de los votantes derivado de un debate.

En el proceso electoral de 2012 hubo dos ejercicios de conteo rápido al cierre del debate. Para comenzar, podemos afirmar que no fueron capaces de ser tomados como una referencia seria luego de la disparidad de sus resultados. Para el caso de El Universal, el vencedor fue Enrique Peña Nieto para el 36.3% de la población en tanto que para María de las Heras fue Andrés Manuel López Obrador el que consiguió la victoria según el 31.5% de los encuestados.

Al no servir de referencia los anteriores, podemos tomar como referencia los resultados publicados por El Universal / Buendía y Laredo antes y después del debate. En una primera instancia, apreciamos que una encuesta antes del debate, las preferencias del puntero eran de 54.3% mientras que un mes después, ubicándose el debate a mitad de sus publicaciones, Peña Nieto cayó a 49.6%.

¿Significa entonces que el puntero perdió cerca de 5 puntos por el debate? la respuesta es no, pues sin debate de por medio en el periodo evaluado, el puntero volvió a caer nuevamente cerca de 5 puntos para ubicarse las preferencias en 45%, lo que quiere decir que conforme se acerca el periodo de elección, las brechas entre los contendientes suelen estrecharse, pero en el caso específico del debate presidencial, no hubo una variante significativa que influyera en la balanza.
----------------------------------------------------

Parece entonces que hasta que la dinámica no cambie, el formato de debate actual es un buen aliciente para el morbo aunque no lo es para mejorar la toma de decisiones del electorado.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.