Alfredo Voyerista Guzmán | codice21.com.mx

La batalla electoral en México

Alfredo Voyerista Guzmán


El voyerista

El voyerista




Marzo 27, 2018 06:48 hrs.
Política Nacional › México Guerrero
Alfredo Voyerista Guzmán › codice21.com.mx

A escasos días de iniciar las campañas abiertas en pos de alcanzar el triunfo electoral en México, los candidatos Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés, en orden como lo presentan algunas encuestas, trazan sus propuestas y fortalecen sus estrategias.

Andrés Manuel, político al fin, asume que su principal estrategia sería que la gente decida.

Ya lo dice ahora en su propuesta del nuevo aeropuerto, en la educación, en las reformas estructurales que el actual presidente Enrique Peña Nieto junto con el Congreso de la Unión, aprobaron. Hasta en la amnistía, quienes decidirán qué pasaría en caso de que ganara y amnistiara a narcotraficantes y ladrones, serían los ciudadanos.

O sea, los afectados con la violencia determinarían, cómo castigarlos o premiarlos. Su lema es que terminará con la corrupción y con ello financiará el desarrollo de México.

Las instituciones, el Congreso, el Senado, el Ejército, la Suprema Corte de Justicia, con sus jueces y Magistrados y en caso de ser necesario, hasta el mismo presidente, se irían a su rancho llamado ’La chingada’, porque ha prometido, cosa electoral y de campaña, que cada 2 años, preguntará qué sigue. Y si sigue en el puesto. Populismo total. Los juicios serían, supongo a mano alzada.

Cumple su función de campaña electoral, rechazando todo avance. Para él, todo es negativo. Pero su promesa es que con él, todo cambiará, para mejorar. Algunas de sus propuestas han generado inquietudes sociales, políticas y financieras. Hasta el momento ha impuesto la agenda.

José Antonio Meade Kuribreña, especialista en finanzas, ha establecido que las reformas estructurales, no sólo se mantendrían, sino que serían reforzadas, con más acciones que busquen convertir a México, es un país paradigmático y líder en la aplicación de programas de intercambio financiero y tecnológico vía inversiones, fortaleciendo los tratados comerciales internacionales, como el que se tiene con EEUU-Canadá y con Asia-Pacífico en busca de diversificar las plantas productivas y que las nuevas tecnologías sean el motor del desarrollo y que éstas impacten más y mejor en los estratos menos favorecidos.

Su promesa de enfrentar la corrupción sin distingos avanza, elemento que de muchas formas, ha impactado y generado un rechazo social a los políticos mexicanos, luego de que los ciudadanos asocian a la corrupción, con la política y con los partidos, todos. La imagen negativa golpea al partido que lo postula y al mismo candidato, luego de que varios ex gobernadores, se encuentran en problemas judiciales, derivados de supuestos excesos cometidos en su periodo como tal. Sin ser priista, carga con toda la fama de una organización con un lastre grande, en cuanto a corrupción se refiere.

Su experiencia y conocimiento, lo presentan como un ciudadano con elevada capacidad ejecutiva.
Lucha por hacer viable la continuidad de una propuesta económica, posible y factible, sin aventuras. Y enfrenta una circunstancia social, antisistema. Tiene ante sí, una lucha titánica, que deberá concretarse en una unidad interna, en torno a él y a la posibilidad y viabilidad del PRI en el futuro.

Ricardo Anaya Cortés, grita al ladrón, al ladrón y le ha funcionado, hasta ahora. Se ha victimizado. Sus propuestas económicas, no varían de las que consideran que las reformas estructurales, no sólo eran necesarias, sino obligadas, pero que la corrupción, les ha impedido hacer más. Ha logrado establecer que su juventud y capacidad son necesarias para hacer de México, un país de triunfadores. Se hace llamar mago de las finanzas y en efecto, ha logrado enriquecerse con actos, que parecen mágicos.

Contra viento y marea, sigue en su lucha por posicionarse en el segundo lugar y forzar en su momento, declinaciones políticas a su favor. Sigue, forjando un camino, unitario, que ha generado complicadas relaciones, sobre todo con miembros del PRD, que han rechazado su postulación y en algunos casos han desertado, hacia el PRI o a Morena. También en el mismo PAN, luego de que Margarita Zavala, ahora es candidata independiente.

En este panorama, la situación, para los seguidores de Morena, está definida. Para otros, esto apenas empieza.

La lucha electoral, sigue su curso, con candidatos que han estado en campaña desde hace 16 años, hasta los que hasta apenas hace unos meses, no estaban definidos en las posturas políticas partidarias.

Esta es la situación, que observo y que definirán los ciudadanos de aquí a 4 meses, quién quieren que los gobierne.

Ver más


Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.