Lectura política

¿Encabezará Mario la alianza PRI-PRD-MC?

Noé Mondragón Norato

¿Encabezará Mario la alianza PRI-PRD-MC?

Periodismo

Noviembre 10, 2020 21:52 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

Si los indicadores y las pistas no dieran un vuelco abrupto y hasta atípico, el eventual candidato de la alianza partidista PRI-PRD-MC, tendría que ser el ex secretario de Desarrollo Social, Mario Moreno Arcos. El escenario político en este carril parece muy claro: en materia de resultados y elecciones ganadas, es quien los acapara. Lo hizo en cinco ocasiones. En ninguna perdió. Hay que ir por partes.
ARREGLO DEFINIDO. – Ni el aspirante del PRD, Evodio Velázquez Aguirre ni el senador priista Manuel Añorve Baños, podrían revertir los escenarios de desastre en su contra si quedaran como candidatos de esa alianza partidista. Se lee así: 1.- El priista Manuel Añorve arrastra más pasivos que activos. Es un personaje conocido en las encuestas. Pero ha ganado en toda su vida política, una sola elección: la de alcalde de Acapulco en la elección de 2008. Lo hizo porque fue arropado por todos los grupos priistas: el de los ex gobernadores René Juárez, Ángel Aguirre y Rubén Figueroa. Y porque el también ex gobernador perredista Zeferino Torreblanca gobernó pesimamente la entidad. Y el ex edil de Acapulco, Félix Salgado Macedonio, se sumó a las ineficacias. Le entregó al PRI la alcaldía. También, al crimen organizado el puerto. Los dos ex perredistas le abrieron la puerta del triunfo, al actual senador tricolor. Desde entonces, no ha ganado elecciones. Al igual que Félix hizo con el PRI, Añorve le regresó la alcaldía al PRD. Perdió la de senador en el pasado proceso de julio de 2018. Pasó como primera minoría a ese recinto legislativo. Y las cobijas políticas tricolores cambiaron. Hoy, no cuenta con el respaldo ni de René Juárez ni de Rubén Figueroa ni de Ángel Aguirre. Se quedó únicamente con el apoyo del gobernador Héctor Astudillo, quien suma en el epílogo de su mandato, un gobierno mediocre y deficiente, que podría impactar negativamente en el priismo en términos de captación del voto. Añorve Baños suma, además, su principal rémora: su jefe político, el sonorense Manlio Fabio Beltrones Rivera, está callado y quieto. Tiene sus razones: el gobierno federal de la Cuarta Transformación no le despega el ojo. Lo tiene en la mira por presumibles desvíos de recursos en mancuerna con el gobierno del también preso en Miami y ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, quien habría desviado más de mil 200 millones de pesos de aquellas arcas presupuestales. Añorve sabe y evalúa, que su mejor momento político ya pasó. 2.- El perredista Evodio Velázquez Aguirre se movilizó ampliamente tras su confrontación mediática con la alcaldesa morenista de Acapulco, Adela Román Ocampo, quien lo acusó de desfalcar las arcas municipales. La batahola mediática duró algunos meses. Cuando la lumbre le quemaba los aparejos y en un intento desesperado por bajarse del ring, mandó señales públicas de haber negociado un acuerdo político con el gobernador Héctor Astudillo, ―tras fracasar en su acercamiento con el Morena y con Pablo Amílcar Sandoval―, con quien estuvo confrontado durante la mayor parte de su periodo como alcalde de Acapulco. Evodio acumula dos elecciones ganadas: la de diputado local por el distrito 16 de Acapulco en 2008, ―antes de concluir su desempeño como diputado federal plurinominal de 2006-2009― . Y la de alcalde de ese puerto en 2015, que al final se definió en los tribunales. Sus resultados como alcalde no fueron exitosos. Se midió de la única forma en que los votantes castigan: no la retuvo para el PRD en la elección de 2018. Evaluó la situación. Y por eso declinó muy temprano, buscar su reelección. 3.- Mario Moreno aparece como el menos malo del PRI. De algún modo, el más competitivo en el terreno electoral. El que no se confrontó con los grupos políticos de Figueroa, René ni Aguirre. Ni con el grupo político del actual gobernador. El que, a diferencia de Añorve y Evodio, al concluir su periodo no le entregó la alcaldía de Chilpancingo a la oposición perredista en la elección de 2015. Pero en política nada está escrito.
HOJEADAS DE PÁGINAS…Uno de los personajes que se mueve en busca de una diputación local plurinominal por el PRI, es el actual secretario de Finanzas, Tulio Pérez Calvo. Y el gobernador Héctor Astudillo, intenta colar en esa lista a su vástago Ricardo Astudillo Calvo. El grupo gobernante se mueve en la búsqueda de más poder. Quieren caer parados como en 2015. Y por supuesto, en suelo blando.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.