Colloqui

Estados del norte del país también caerían ante ola morenista

Ernesto Ortiz Diego | Colloqui

Estados del norte del país también caerían ante ola morenista

Política

Agosto 14, 2020 04:54 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Ernesto Ortiz Diego | Colloqui › Emmanuel Ameth Noticias

En 1983 en los comicios locales de Chihuahua, el PAN dio la gran sorpresa, la derecha llegaba al poder, triunfó en siete municipios de los más importantes. Juárez, Chihuahua, Parral, Delicias, Camargo, Meoqui y Casas Grandes. Francisco J. Barrio Terrazas, hasta ese momento un desconocido en política triunfó en Ciudad Juárez; Luis H. Álvarez, un zorro de la política triunfó en Chihuahua-Capital; se decía que el PAN en ese momento tenía el control del 80 por ciento del poder político en el Estado Grande de la república mexicana. En este proceso electoral mi amigo Samuel F. Velarde, qepd, sociólogo y Doctor en Relaciones Transpacíficas por la Universidad de Colima, y el autor de estas líneas colaboramos con el Diputado Federal y presidente del CDE del PRI, Francisco Rodríguez Pérez para investigar y redactar un ensayo político con el propósito de encontrar las fallas del PRI y en consecuencia recuperar el poder político en Chihuahua. El ensayo lo presentamos en varias ciudades importantes en poder del PAN.

El PRI no entendió la lección. En 1986 nuevamente fue derrotado, Francisco J. Barrio Terrazas, del PAN, triunfó como candidato a gobernador de Chihuahua. El fraude era evidente, el presidente Miguel de la Madrid, no reconoció el triunfo del panismo e impuso a Fernando Baeza Meléndez. En su defensa recordó la frase del presidente Benito Juárez ’El triunfo de la reacción es moralmente imposible’; esta frase el priismo chihuahuense la distorsionó, porque la frase original que pronunció Benito Juárez en defensa de la República ante el acoso del ejército francés al mando de Maximiliano de Habsburgo, y de los generales conservadores Miguel Miramón y Tomás Mejía. La frase de Juárez al refugiarse en Paso del Norte desde donde organizó la resistencia (hoy Ciudad Juárez, en su honor, llegó en aquel histórico 14 de agosto de 1865, los primeros en darle la bienvenida fueron los apaches porque sabían que el presidente Juárez era un jefe indígena), la frase original repito era: ’Es imposible, moralmente hablando, que la reacción triunfe’.

Previo al proceso electoral de 1983, los empresarios más poderosos de Chihuahua fundaron el Frente Cívico para la Participación Ciudadana (FCPC), algunos de estos empresarios interesados en la política eran priistas: Eloy S. Vallina, Jaime Bermúdez Cuarón, Federico de la Vega, Oscar Cantú; y otros simpatizaban con el PAN: Federico Barrios Terrazas (hermano de Francisco), José Cuarón Vèjar, Alfonso Muría Valdéz, Francisco Villarreal. Además Adalberto Almeida, arzobispo de Chihuahua, y Manuel Talamás Camandari, obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez; asimismo Víctor Manuel Oropeza, médico homeópata. Con estos dos últimos: el obispo Talamás y Oropeza, coincidí como editorialista en el periódico Diario de Juárez, donde sostuvimos fuertes debates, ellos representando la derecha del PAN, y en mi caso lo poco que quedaba de la izquierda del PRI.

Hace casi treinta años que Acción Nacional puso fin a la larga hegemonía tricolor en Chihuahua. Habían pasado seis años de un capítulo vergonzoso aunque cotidiano en los anales del presidencialismo: el ’fraude patriótico’ que despojó a Francisco Barrio Terrazas de su triunfo en las elecciones para la gubernatura de Chihuahua, en 1986.

Fue el actual titular de la Comisión Federal de Electricidad (cfe), Manuel Bartlett, entonces secretario de Gobernación, quien se encargó de salir al paso ante algunas de las muchas críticas que generó el fraudulento proceso electoral. Bartlett se reunió con algunos de los firmantes de una carta pública dirigida al presidente Miguel de la Madrid en la que se denunciaban los hechos. El pasaje forma parte de los viejos usos del poder:

El entonces secretario de Gobernación, Manuel Bartlett (1936), citó a los firmantes en el restaurante La Calesa en la calle de Londres en la Ciudad de México.

A la comida asistieron, entre otros, Carlos Monsiváis (1938-2010), José Luis Cuevas (1934-2017) y el mismo Krauze. Bartlett les dijo que el gobierno, bajo ninguna circunstancia, iba a reconocer el triunfo del panista. Los asistentes argumentaron que el fraude era más que evidente.

El secretario no cuestionó el fraude y les dijo —ésa fue su respuesta— que el gobierno nunca entregaría el poder a los empresarios, a la Iglesia y a los Estados Unidos. Argumentó a favor, sin llamarle así, del ’fraude patriótico’.

Décadas después en Chihuahua se siguen investigando fraudes, quizás ya no ’patrióticos’ pero igualmente oprobiosos, como el que está en curso contra el exgobernador de aquella entidad, César Duarte, por el desvío de recursos para financiar actividades electorales del PRI.

Telón de fondo del proceso electoral del próximo año —en el que se habrán de renovar los 67 municipios de la entidad, los 33 escaños del Congreso y la gubernatura—, la investigación contra Duarte seguramente incidirá en alguna medida en la decisión del electorado, no solo contra el PRI sino como parte de la evaluación del gobierno que encabeza Javier Corral, pues fue una de sus promesas de campaña.

Geografía electoral

Dividida en 67 municipios, Chihuahua es la entidad más extensa en términos geográficos del país (ocupa el 12.6% del territorio nacional), pero es la número 11 en cuanto a la población: 3 556 574 de habitantes —según la encuesta intercensal del INEGI — y la segunda con menor densidad: 14 habitantes por kilómetro cuadrado (el promedio nacional es de 61 y en la Ciudad de México es de 5 967).

De esos 67 municipios, dos concentran el 63.8 % de la población total: Ciudad Juárez con 1 391 180 habitantes y la capital, Chihuahua, con 878 062. Hay municipios con menos de dos mil habitantes, como Coyame del Sotol con 1 648, Manuel Benavides con 1 403, incluso de menos de mil: Huejotitán de apenas 952 personas.

Distribución demográfica que tiene una traducción fiel en la lista nominal: de los 2 794 124 electores que integran la lista nominal, en Ciudad Juárez residen 1,097,905, mientras que en la capital 690 183 ciudadanos con credencial para votar, esto significa que ambos municipios reúnen a 1 788 088 potenciales electores, el 63.9 % del total.

Es el comercio la actividad económica que más aporta al PIB de la entidad. De acuerdo con el más reciente informe del gobernador Javier Corral Corral Jurado, ’Chihuahua es el estado número uno en exportaciones manufactureras y mineras del país, con 42 280 millones de dólares al tercer trimestre del 2019, contribuyendo con 14 % del total nacional.’ Su aportación al PIB nacional es de 3.4%, lo que lo sitúa en el noveno puesto a nivel nacional.

Al concluir el tercer trimestre del 2019, Chihuahua fue la tercera entidad con mayor dinamismo económico en el país, 3.1 %. Al final, terminó el año con un crecimiento económico de 4.2 %, lo que permitió continuar con los aumentos al salario: de un promedio de 299 pesos en noviembre del 2016 a 372.5 pesos a noviembre del 2019. Además de que se incrementó en 12% la captación de inversión extranjera directa (1 385 millones de dólares), respecto al 2018.

En su informe más reciente sobre medición de la pobreza (2016-2018), el CONEVAL señala que en Chihuahua el número de personas en situación de pobreza’ disminuyó, al pasar de 1.1 millones a un millón (de 30 % a 26 %); en ’extrema pobreza’, en el 2016 había en la entidad 120 869 personas, dos años después el número se redujo a 99 838 (de 3.2 % a 2.6 %), es decir, que entre 2016-2018, en Chihuahua, el porcentaje de la población en situación de pobreza disminuyó 4.3 puntos porcentuales, y la población en situación de pobreza extrema disminuyó 0.6 puntos porcentuales, esto debido a una mejora en cinco indicadores de carencias sociales y una disminución en el porcentaje de la población con ingreso inferior a las líneas de pobreza por ingresos.

Como el resto del país, Chihuahua ha resentido los dramáticos impactos de la pandemia y, sobre todo, la crisis económica asociada: hasta mayo pasado, la hacienda estatal reportó una pérdida de dos mil millones de pesos provenientes del sector turístico; durante el periodo de confinamiento, solo en Ciudad Juárez se perdieron 14 mil empleos y cerraron 250 establecimientos comerciales.

En respuesta a la crisis sanitaria, el gobierno estatal creó un Plan Emergente que destinará 3 403.1 millones de pesos para reactivar la economía, uno de los planes estatales con mayores recursos, de acuerdo con la organización México Evalúa.

Pese a las cuentas que presenta la administración estatal, en la entidad la mayoría de los ciudadanos está en desacuerdo con el gobierno que encabeza Javier Corral Jurado: de acuerdo con una encuesta de la empresa de Roy Campos, en junio pasado, 62.1% de los entrevistados estaba en desacuerdo con el desempeño del gobierno estatal, mientras que 37.3 % se decía de ’acuerdo’, cifras que colocan al gobernador en el puesto 22, de los mejores que ha ocupado en el último año, pues en agosto, por ejemplo, se colocó en el sitio 27.

Percepción ciudadana que sin duda incluye el fracaso del gobierno estatal en su promesa de contener la violencia criminal, asignatura que sigue pendiente, pues la escalada delictiva no solo no ha remitido, sino que en algunos rubros ha aumentado incluso; por ejemplo, en el de los homicidios dolosos, en el que el gobierno de Corral podría terminar peor que algunos de sus antecesores: ’si los índices de homicidios se mantuvieran en los promedios actuales, en caso que el gobierno de Javier Corral fuese de 6 años, llegaría a poco más de los 13 200 homicidios (13 245), cifra que rebasaría los acaecidos en el gobierno de Reyes Baeza (12 932); quedaría por debajo de los presentados en el gobierno de César Duarte (15 642).’

La seguridad pública y la lucha contra el crimen y la violencia serán, a no dudar, una de las variables que pesarán en el ánimo de los electores chihuahuenses, que ya han padecido este flagelo por demasiados años.

Partidos y candidatos

Hace cuatro años, en solitario, el candidato de Acción Nacional a la gubernatura, Javier Corral Jurado, se impuso a una nutrida coalición electoral (PRI-PVEM-PT-NA) por casi 10 puntos porcentuales.

En aquel proceso electoral, Morena apenas y pintaba: su candidato a la gubernatura, Javier Félix Muñoz, consiguió solo 30 mil votos (2.38% respecto del total). La sorpresa fue la candidatura independiente del empresario José Luis Chacho Barraza, que quedó en tercer lugar en la contienda por la gubernatura, con 18.6% de los sufragios.

Hoy la cosas lucen muy distintas. Morena es el partido que, según encuestas recientes, encabeza las preferencias electorales: en el seguimiento que ha hecho a lo largo del año, Consulta Mitofsky documenta que de enero a mayo todos los partidos han perdido terreno, pero las posiciones se mantienen: en enero, Morena encabezó las preferencias con 22.4 %, le seguía el PAN con 21.5 % y el PRI con apenas 6.1 %; en mayo pasado Morena bajó a 19.3 %, el PAN a 15.8 % y el PRI a 4.4 %.

En un escenario electoral que ya se anticipa cerrado, cobra mayor relevancia los problemas recientes de Acción Nacional: hace un par de semanas, Jorge Puentes, consejero nacional por Chihuahua, dirigió una carta al lider nacional del partido, Marko Cortés, en la que le informaba de una ’fractura en la vida organizacional interna del Partido que pone en riesgo la posibilidad de refrendar una Gubernatura para Acción Nacional en una de las Entidades electoralmente más competitivas para el Partido.’

La misiva no expresa sino un conflicto que estaba cantado: la decisión del gobernador Corral —al parecer inamovible, hasta ahora— de imponer a Gustavo Madero —quien fue su coordinador ejecutivo de Gabinete hasta 2018—, como su sucesor, frente a las aspiraciones de una de las cartas fuertes blanquiazules en la entidad: María Eugenia Campos, popular alcaldesa de Chihuahua, quien en el 2018 consiguió su reelección, pero que no goza de la preferencia del gobernador Corral, quien parece decidido a cargar los dados en favor del senador Madero Muñoz, quien ya fue presidente del partido.

[…] con la captura de César Duarte el gobernador Corral recibió un enorme tanque de oxígeno puro, oxígeno político, que le inyectó el poder necesario para, ya casi de salida, maniobrar para que el candidato de su partido a la gubernatura no sea Maru Campos, como lo ha expresado abiertamente, sino el senador Gustavo Madero, lo que sin duda creará un enorme boquete de inconformidad entre la filas blanquiazules, pero los famosos recibos de la nómina secreta de Duarte, van a ser un factor determinante en este proceso. De alguna forma, con algún truco sacado de la manga, Corral logrará que sea Madero el candidato panista al Gobierno estatal.

En Morena suspiran por la candidatura por lo menos cuatro personajes: encabeza la lista y las preferencias el senador Cruz Pérez Cuéllar, quien ya disputó la gubernatura en el 2016 bajo las siglas de Movimiento Ciudadano, antes militó en Acción Nacional, donde cultivó la amistad de Corral, que llegó al compadrazgo. También el diputado con licencia y actual super-delegado en Chihuahua Juan Carlos Loera de la Rosa (hermano Manuel Loera de la Rosa, histórico aspirante a la rectoría de la UACJ) pretende la candidatura. A la lista se suman, con menores posibilidades, Rafael Espino de la Peña, consejero independiente del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos y Juan Blanco Zaldívar, ex-alcalde de Chihuahua.

A la zaga en la carrera y con el proceso judicial de Duarte a cuestas, que entierra sus ya de por si remotas posibilidades, en el PRI quizás la búsqueda no sea por candidatos sino por socios para formar coaliciones, una tarea que luce cuesta arriba por el lastre de corrupción que carga merecidamente el partido. Mientras llega la hora de definirse, algunas priistas hacen su lucha, señaladamente Graciela Ortiz, ex-diputada y ex-senadora, quien solo acumula derrotas electorales, y Omar Bazán, presidente estatal del partido.

Antes que a Morena, Acción Nacional deberá de vencer a sus propios demonios. La definición de sus candidatos podría costarle la gubernatura y algunos otros cargos. Una vez que el Congreso local rechazó una iniciativa de reforma electoral —con la cual Corral pretendía controlar su propia sucesión—,la disputa por las candidaturas reactiva los conflictos internos en el PAN.

Antes de pensar en ganar la elección, Acción Nacional deberá mantenerse en una sola pieza de aquí al próximo 6 de junio. Después, deberá de revertir las preferencias electorales en la entidad, que hasta hoy favorecen a Morena. Con ello en mente, ya perfila dos estrategias: por un lado, construir una coalición electoral (por ahora incluye solo al PRD) y elegir candidatos competitivos, incluso externos, como ya lo adelanta con la propuesta de invitar a algún o algunos miembros de la familia LeBarón.

Además, a querer o no, en el cierre de su administración y en plena campaña electoral, el gobernador Corral y Acción Nacional podrían capitalizar política y mediáticamente el proceso judicial contra César Duarte.

Perspectivas Políticas

Han pasado más de dos años de las elecciones presidenciales y todavía es perceptible el llamado efecto López Obrador, incluso en entidades, como Chihuahua, en las que históricamente la izquierda partidista no pintaba o en las que Morena apenas existía hace poco tiempo.

En el 2021, un nuevo efecto López Obrador podría ser la diferencia en varias entidades, incluidas las del norte —como ya hemos empezado a explorar—. No sorprendería, por ejemplo, que toda la Península de Baja Californiana se pintara de guinda. http://www.colloqui.org/colloqui/2020/8/9/elecciones-intermedias-la-batalla-por-los-estados-del-norte-i?fbclid=IwAR0X6j3VUiusYk8vkZ1T9lGmzrT-Gwc9FYobKB-UTB_aVC0g35Y3UqyFnHU


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.