Por Efraín Flores Iglesias | guerrerohabla.com

Contexto Político

Por Efraín Flores Iglesias


Javier Saldaña y el ejercicio del poder

Javier Saldaña y el ejercicio del poder


Abril 18, 2018 06:28 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Por Efraín Flores Iglesias › guerrerohabla.com

En política, muy pocos tienen la capacidad de tomar y conservar el poder, ya que no es fácil ejercer el mando, imponer autoridad y busca el bien común. Y lo hemos visto claramente en Guerrero, un estado con grandes problemas y gobernadores que no han concluido los periodos para los que fueron electos.

Rubén Figueroa Alcocer y Ángel Heladio Aguirre Rivero lo saben perfectamente. Ambos personajes se vieron obligados a dejar el poder por dos sucesos de sangre que marcaron para siempre sus carreras políticas.

Tenemos también algunos ejemplos de presidentes municipales que se fueron antes de concluir sus periodos, y no por hechos de sangre, sino por ineptos y soberbios. Y no vamos lejos. Marco Antonio Leyva (MAL), es un claro ejemplo. Solicitó licencia al cargo de presidente municipal de Chilpancingo por su incapacidad de resolver el tema de la basura y por dos demandas de juicio político en su contra.

No supo mantenerse en el cargo. Se engolosinó y se confrontó con sus aliados. De nada le sirvieron sus diplomados en Ciencia Política.

En el caso de MAL aplica muy bien aquella frase que acuñó hace algunos años el periodista y político italiano Gulio Andreotti: ’El poder desgasta sólo a aquel que no lo tiene’. No se puede entender de otra manera.

Sin embargo, hay ejemplos de personajes que han logrado el poder sin desgastarse en el ejercicio del mismo. Por el contrario, han logrado acrecentarlo.

Uno de ellos es Javier Saldaña Almazán, rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), un personaje respetado dentro y fuera de la institución que encabeza.

Desde el año 2009 se perfilaba para dirigir las riendas de la máxima casa de estudios de la entidad. Era el candidato natural del Frente por la Reforma Democrática de la Universidad Autónoma de Guerrero (Fredeuag) para suceder a Arturo Contreras Gómez, pero los viejos dirigentes de dicha expresión política decidieron que el candidato fuera Ascencio Villegas Arrizón, quien se enfrentó en una elección abierta a la comunidad universitaria (alumnos, académicos y trabajadores administrativos) contra Rogelio Ortega Martínez, candidato del Gran Frente Universitario.

Saldaña se disciplinó en ese entonces y apoyó con su estructura para lograr el triunfo de Villegas Arrizón.

La elección se llevó a cabo los días 12 y 13 de marzo de 2010. Los resultados favorecieron al candidato del Fredeuag, quien logró 23 mil 697 votos contra 21 mil 362 de su opositor.

De ahí en adelante, Javier Saldaña se preparó para la siguiente elección. Se reunió con todas las expresiones políticas y logró ser el candidato de unidad.

El Consejo Universitario avaló las votaciones del 26 de febrero de 2013 que dieron el triunfo de Saldaña Almazán (51 mil 36 votos) y el 6 de abril de ese mismo año rindió protesta como rector de la máxima casa de estudios para un periodo de cuatro años.

En poco tiempo demostró ser un auténtico líder y eficiente gestor ante dependencias estatales y federales.

Durante su gestión, la institución ya no se le denominó UAG, sino UAGro.

El impulso a la academia, la investigación y la rendición de cuentas, se reflejaron inmediatamente.

Javier Saldaña no se echó a la hamaca. Se dedicó a trabajar y ser aliado de los estudiantes y docentes.

Ante los conflictos y amagos de huelga, privilegió siempre el diálogo.

La UAGro dejó de salir a las calles y no se confronta más con las autoridades. Alza la voz cuando tiene que hacerlo, pero siempre con respeto.

Gracias al liderazgo de Javier Saldaña, la UAGro ha salido adelante y logrado importantes reconocimientos de las autoridades educativas.

En lugar de desgastarse en el poder, el oriundo de Santa Bárbara, municipio de Chilpancingo, se consolidó.

En 2014 su nombre figuró para ser gobernador interino de la entidad, luego de que Ángel Aguirre Rivero solicitara por los graves hechos de Iguala.

Los dirigentes del PRD lo buscaron para convencerlo de aceptar el cargo, pero el rector de la UAGro no aceptó. Optó en concluir su periodo para servir a los universitarios.

El 2 de octubre de 2015, el 97% de los delegados del Quinto General Universitario de la UAGro se pronunciaron a favor de la reelección de rector, directores y consejeros universitarios. Dicha decisión causó polémica al exterior de la máxima casa de estudios, pero era evidente que la comunidad universitaria estaba decidida que Javier Saldaña continuara en el cargo para otro periodo.

Y así fue. El 8 de marzo de 2016, el Congreso del Estado aprobó la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Guerrero, que permite la reelección para el rector, consejeros y directores de unidades académicas.

Un año después, Javier Saldaña fue electo nuevamente para otro periodo de cuatro años. No tuvo adversario en la contienda. Todas las corrientes volvieron a unificarse a su favor.

Como gestor se pinta solo. Sabe ejercer el poder y hacer equipo. Escucha sugerencias de los que están a su alrededor y es prudente en lo que declara a los medios.

El pasado fin de semana rindió su primer informe de labores (quinto, para algunos) y fue arropado por la comunidad universitaria, directivos de otras instituciones educativas, autoridades federales, así como miembros de la clase política de la entidad, entre ellos el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien reconoció la gestión que ha realizado al frente de la UAGro.

Los resultados de su trabajo y gestiones están a la vista. Por lo tanto, no hay que descartarlo para una importante responsabilidad en 2021.

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.