Karla Almazán muestra en Tezoyuca que la mejor piel es la Morena


Avanza en el medio de la acera, a pleno sol, y con mirada energética encamina sus pasos, otra vez, con quienes tal vez aún no conocen las Cuatro Estaciones, pero asumen la continuidad de los domingos...

Karla Almazán muestra en Tezoyuca que la mejor piel es la Morena

Abril 15, 2018 23:46 hrs.
Elecciones Municipios › México Estado de México / Texcoco
Alex Sanciprián › todotexcoco.com

Texcoco, Edomex.- Escuchar las Cuatro Estaciones, de Antonio Vivaldi, en el preámbulo del alba es como una pomada musical que fortalece el ánimo, inclusive en el medio de circunstanciales adversidades, y un excelente ungüento previo al primer café.

Escuchar las Cuatro Estaciones conlleva también al ejercicio de las comparaciones. Es decir, su naturaleza energética remite al espíritu que prevalece en ciertos quehaceres de domingo, como andar, caminar con amistades, en grupo e ir al encuentro con el saludo vecinal.

Ahora, en tiempo de campañas Karla Almazán ha escogido esta estrategia de acercamiento con los ciudadanos, con las mujeres que trabajan y andan en domingo, pero en la dinámica de la sobrevivencia.

Va a su encuentro en sus centros de trabajo, en sus casas, en la calle misma.

Y no necesariamente para endosarles un rosario de promesas, ni tampoco para llevarles insumos, regalos o dotarles de generosos apoyos que salen del mágico maletín cargado de dinero que es el estilo de los políticos de la vieja guardia.

Karla Almazán se acerca, cara a cara, con el señor de la tienda, con la señora que le sale al paso, con las jóvenes que se atajan el sol bajo una sombrilla, en plena calle sin pavimentar, frente a su improvisado puesto, con el señor que le quita espinas a los nopales que pronto estarán asándose para acompañar el desayuno.

Avanza en el medio de la acera, a pleno sol, y con mirada energética encamina sus pasos, otra vez, con quienes tal vez aún no conocen las Cuatro Estaciones, pero asumen la continuidad de los domingos con renovado ánimo, con la intuición de que esa joven que camina con su equipo de campaña en sus territorios, podría ser, ciertamente, factor de cambio en sus precaristas existencias.

A cada paso muestra que la mejor piel es la Morena.

Karla Almazán recorre senderos aledaños a la cabecera municipal de Tezoyuca, allá donde habita la necesidad latente, el polvo, la insuficiencia de servicios públicos y la inexistencia de árboles para buscar su sombra cuando el sol arrecia.

Y llama la atención que la mayoría de su equipo de trabajo anda con gafas o con sombreros de diversos estilos, mientras le acompañan en el trayecto con el entusiasmo de las porras. Y ella ni sombrero, ni gafas.

Ha decidido, al menos en esa jornada de Tezoyuca, ir al encuentro ciudadano tal cual, y decirle en cierto momento a varios habitantes. ’Aquí estoy, esa soy yo’, luego de señalar un cartel con su imagen pegado en la pared de un negocio.

Va en busca de los votos requeridos para llegar a la Cámara de Diputados Federal, por el Distrito XXXVIII.

Posteriormente, durante un mitin destaca la conveniencia de configurar gobiernos honestos y responsables.

Invita a la ciudadanía a ser protagonistas de su propia historia.

En cierto momento, frente a varios reporteros, Karla Almazán enfatiza su afán de lucha ciudadana: ’Rechazamos todo tipo de dádivas y empezar a caminar por un gobierno justo. Destinaremos la mitad de los ingresos de los diputados para invertirlos en infraestructura educativa, entre otras propuestas’.

Escuchar las Cuatro Estaciones, de Antonio Vivaldi, es también una manera de comprender el mundo y llenarse de buenas vibras de la primavera, del verano, del otoño y del invierno. Es un ungüento musical para fortalecer los rostros, la piel Morena.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.