De frente y de perfil

La historia de un soplón

Ramón Zurita Sahagún

La historia de un soplón

Periodismo

Noviembre 05, 2020 19:20 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Ramón Zurita Sahagún › guerrerohabla.com

De ser un personaje con tintes intelectuales y de gran respeto, que antes de los 40 años era parte de los consejeros del Instituto Federal Electoral e iniciaba su despegue dentro del ámbito político, a convertirse en un soplón que busca salvar el pellejo de variadas acusaciones en la ’estafa maestra’, han transcurrido poco más de 20 años de la vida de Emilio Zebadúa González.

El ex Oficial Mayor de la Sedesol y Sedatu era conocido por su trato duro, prepotente, altivo e inmisericorde con los que acudían hasta él, catalogado como el hombre de confianza de Rosario Robles en ambas secretarías.

Emilio disfrutó y gozó del presupuesto como nadie, dicen los que trataban con él, por lo que ahora canjea sus delaciones por inmunidad para no pisar la cárcel, bajo el criterio de oportunidad que otorga la ley mexicana.

Fue un sujeto que enloqueció con el poder y que dio muestras de su transformación, desde el momento mismo en que aspiró a convertirse en candidato del PRD al gobierno de Chiapas. En aquel entonces, Zebadúa dejó la secretaría de Gobierno, la que le había encomendado Pablo Salazar, para presentarse, según encuestas amañadas, como el puntero de la elección, aunque, finalmente, los dirigentes del sol azteca prefirieron postular al joven Juan José Sabines como su abanderado al gobierno de Chiapas.

Encorajinado por esa decisión, Emilio buscó otros amarres y logró ser nominado por el Partido Nueva Alianza participante en sui primera elección, para mitigar su rabia, aunque su participación fue desdeñada por los electores, por lo que nos días antes de los comicios renunció a su candidatura y se decidió a apoyar al candidato del PRI, José Antonio Aguilar Bodegas.

El resultado fue satisfactorio para el PRD, ya que su adquisición de Sabines Guerrero resultó rentable, mientras que Emilio Zebadúa solamente alcanzó poco más de tres mil votos contra los 553 mil de Juan José Sabines. Tampoco le funcionó su anexión al priista Aguilar Bodegas, ya que este quedó a siete mil sufragios del triunfador.

Dicho resultado hirió la sensibilidad de Zebadúa González, ya que le dejó en claro su realidad política, aunque le sumó una gran protección por parte de Elba Esther Gordillo, chiapaneca, por cierto, quien lo cobijó de inmediato, designándolo como presidente de la Fundación del SNTE, el entonces poderoso sindicato que era el brazo electoral de Nueva Alianza.

Los seis años del gobierno de Felipe Calderón, el fracasado candidato a gobernador de Chiapas se mantuvo bajo el cobijo de la profesora Gordillo, por lo que le vino un nuevo amanecer con el arribo del nuevo gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto.

Para entonces ya había pasado por el PRD y PANAL, por lo que no le cayó nada mal la invitación de Rosario Robles designada como secretaria de Desarrollo Social, la dependencia encargada de los programas sociales del gobierno, por lo que aceptó hacerse cargo de la oficialía mayor, cargo al que lo llevó la propia Rosario cuando se cambió de oficina a la Sedatu.

Fue ahí donde se promovió lo que derivaría en la ’estafa maestra’, tan cuestionada por el uso y abusos de recursos públicos que beneficiaban a unos cuantos, y que hoy sabemos, según Zebadúa González, se trataba de recursos usados para las campañas del PRI.

Con todo y ello al PRI no le fue nada bien en las campañas electorales y en 2016 recibió un gran revés en siete de doce gubernaturas en disputa y el más grave, en los del 18 perdió la Presidencia de la República, todas las gubernaturas en juego y quedaron reducidas sus bancadas en el Senado y Cámara de diputados a un puñado de representantes.

Con esta carga irá Emilio Zebadúa González a cantar ante la autoridad, para responsabilizar a Rosario Robles, Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto de la ’estafa maestra’.

Basado en el criterio de oportunidad, dirá lo mismo que Emilio Lozoya Austin, ’yo obedecía órdenes’.

*****

Sergio Torres, Félix, secretario de Pesca y Acuacultura del gobierno de Sinaloa, renunció al cargo, pero, aunque en su carta renuncia dice que le indigna el olvido de los trabajadores del campo, de la salud, los pescadores y las amas de casa, por parte del gobierno, la realidad es que quiere disputar el gobierno de Sinaloa en las urnas. Sergio sabe que dentro del PRI no habrá oportunidad para eso, por lo que está siendo convencido por MC para que participe en la jornada electoral.

[email protected]


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.