EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ

LA PALABRA

Ramón Durón Ruíz (†)

LA PALABRA

Cultura

Febrero 02, 2021 21:29 hrs.
Cultura Nacional › México Estado de México
Ramón Durón Ruíz (†) › Club Primera Plana

Cuando seas capaz de reconocer el valor primigenio de la palabra, tu mundo se redimensionará positivamente, porque el don de la palabra siempre será uno de los privilegios que Dios concedió al hombre para ser, hacer, tener y crecer.
Por la palabra vales y eres, la palabra trasmite el valor primigenio de lo que aspiras y de lo que crees, a través de ella se navega en el mar de la incertidumbre o se vuela en el cielo de la paz, con ella se anida en la soledad y la nostalgia o se crece en el amor y el entusiasmo.
Por la palabra eres tu peor enemigo o tu mejor amigo, utilizarla siempre en su exacta dimensión te traerá beneficios que la razón no puede asimilar fácilmente, porque la magia de la palabra sólo la descifran aquellos que saben que están aquí no por casualidad, sino para trascender positivamente como parte del milagro de la vida.
Cada mañana la palabra te lleva a un proceso de autodestrucción o a una causa maravillosa de sanación y esperanza, las palabras que te dices desde que inicias con el milagro del nuevo día, son la brújula que guiará tu camino en las próximas horas.
La correlación es muy sencilla: palabras de odio, resentimiento, amargura, quejas, dolor, te llevarán a la enfermedad y al mal de la desolación; por otra parte, palabras llenas de agradecimiento, de amor, de felicidad, de bendiciones para todos, te conducirán al mundo que está hecho especialmente para tu vida, el del éxito, la prosperidad, la salud y la abundancia de bienes.
No malbarates el don maravilloso de la palabra, utilízalo sabiamente para crecer, para ser mejor, para servir, cada nuevo amanecer haz el siguiente ejercicio, al abrir tu ojos que tus primeras palabras sean para agradecer los cientos de milagros que la vida te provee: la salud, la familia, el hogar, el pan nuestro de cada día, el amor, el trabajo, las amistades, etc.
Te darás cuenta que son cientos los milagros por los que puedes agradecer desde el amanecer; después al verte al espejo, continua con la magia de la palabra a tu favor, haz una díada, conectando amorosamente con tus ojos y verbalizando mensajes de profundo amor a tu cuerpo, elogia que tienes vista, manos, que caminas, que estás sano, que puedes oler, utiliza el don de la palabra para amarte y respetarte profundamente, si no lo haces tú ¿Quién lo hará por ti?
Este ejercicio fortalecerá profundamente el valor de tu autoestima, de tu autoapreciación, de tu valor propio, haciendo que tomes conciencia de tus virtudes para que las fortalezcas y de tus debilidades para que las disminuyas, por una sencilla razón: ere lo que piensas y existe una relación directa entre tus palabras hechas pensamientos y los logros de tu vida.
Si hay algo que todavía no llega a ti (trabajo, salud, un bien material, la solución de un problema, etc.) utiliza el poder de la palabra para verbalizarlo; visualízalo amorosamente, vívelo, gózalo, disfrútalo, siéntelo como si ya estuviese contigo. Cuando a través del don de la palabra eres capaz de armonizar mente, cuerpo y espíritu con el universo, inevitablemente la ley de la atracción funciona… a través de la palabra lo que pidas a la vida llegará a ti a su tiempo, no dudes… ¡llegará!
Por la noche, cuando estés por cerrar los ojos, haz uso del poder de la palabra para agradecer al Creador que mientras miles de seres humanos más poderosos, más jóvenes o talentosos que tú están muriendo, tú sigues aquí, formando parte del milagro de la vida, el agradecimiento, la oración y la palabra adecuada traerán a ti un cúmulo de bendiciones. Recuerda que tú eres más grande cuando con el poder de la palabra, haces crecer a quienes conviven contigo.
Apropósito de la palabra, en Güémez se llevaban a cabo las Fiestas del Día de la Candelaria, para tal efecto la plaza se había convertido en una auténtica romería, en donde vendedores ambulantes de los cuatro puntos cardinales venían a ofrecer sus clásicos tamales, atoles, y diferentes productos. Virulo recorría uno a uno los puestos ambulantes junto con su esposa Antálgica.
Se detienen en uno y Antálgica amorosamente le dice:
— Mi rey ¿me puedes comprar un collar?
— ¿Y eso? responde Virulo ¿YA TE CANSASTE DE ANDAR SUELTA?
[email protected]; TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.