Elvira Hernández Carballido | Emmanuel Ameth Noticias

Elvira Hernández Carballido


María Lavalle, primera senadora mexicana

María Lavalle, primera senadora mexicana


Septiembre 27, 2018 09:02 hrs.
Política Nacional › México Hidalgo
Elvira Hernández Carballido › Emmanuel Ameth Noticias

Su voz tenía un tono fuerte como su carácter, en cada entrevista que otorgaba, María Lavalle nunca olvidaba su origen y cada detalle, desde la infancia hasta su madurez, que determinaron las decisiones que fueron marcando su vida.

Originaria de Campeche, nació el 24 de mayo de 1908. Su padre fue Manuel Lavalle, abogado, aunque también poeta, que gustaba cantar a su niña de ojos vivos y sembrar en su alma el anhelo de la realización plena. Su madre, Esperanza Urbina, amorosa y generosa, heredó estos dos sentimientos a su pequeña. Tuvo dos hermanos, uno de ellos llegó a ser gobernador de su estado.

El paisaje campechano fue testigo de su infancia. Por un lado, la puerta al mar, la hacía soñar. La puerta a la tierra, reconocer su fuerza. Fue así como, ya adolescente, se inscribió en la Escuela Normal para Profesores de esa región sureste. En 1944 fue de las más aguerridas promotoras de la campaña de alfabetización y ayudó a micha gente para que aprendieran a leer y escribir.

Posiblemente las condiciones de pobreza e injusticia que observó en gran parte de su tierra fueron decisivas para que optara por hacer una licenciatura en la universidad y elegir la carrera de Derecho. Se tituló y de esa manera inició su trayectoria de pionera, pues por primera vez en Campeche una mujer se convertía en abogada. Tenía 36 años. Este logro será trascendente para que sea descubierta y llevada a trabajar a la capital del país.

Ya en la Ciudad de México otra vez abrió camino. Fue la primera Magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Distrito y Territorios Federales. Poco después, fue nombrada jefa del Departamento de Readaptación Social de la Secretaría de Gobernación, cargo que desempeñó durante 10 años, de 1954 a 1964.

Ese servicio fue representado de manera gloriosa cuando es nombrada candidata por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) al Senado de la República por el estado de Campeche, en la XLVI-XLVII Legislatura (1964-1970). Junto con ella, también logró ser senadora por Sonora, Alicia Arellano Tapia. A juicio de Lavalle, este triunfo tuvo que ver mucho con su trayectoria comprometida.

Y sí, fue la primera senadora, el 18 de agosto de 1964. No conforme con ello, logra que un año después sea nombrada presidenta del Senado, otra vez, la primera mujer en tener este nombramiento. A partir de ese momento, la trayectoria política de María Lavalle está llena de nombramientos importantes y grandes reconocimientos. Entre ellos: Representante de México ante la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer ante la Organización de las Naciones Unidas y Premio de las Naciones Unidas en el campo de los Derechos Humanos.

En cada semblanza, en cada biografía, en cada entrevista siempre se le califica como una mujer trabajadora, brillante e inteligente, de carácter fuerte pero siempre generosa, de un humor fascinante y una ironía demoledora. Pionera en muchos escenarios de la vida política, social e intelectual del país. El 28 de noviembre de 2006 sus restos fueron llevados a la Rotonda. María Lavalle Urbina, la mujer que se atrevió a ser.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.