Nuestra Alameda - Presente lo tengo yo - Saltillo - todotexcoco.com


Armando Fuentes Aguirre ’Catón’ | guerrerohabla.com

Presente lo tengo yo

Armando Fuentes Aguirre ’Catón’


Nuestra Alameda

Nuestra Alameda


Mayo 27, 2021 17:37 hrs.
Gobierno Nacional › México Coahuila
Armando Fuentes Aguirre ’Catón’ › guerrerohabla.com

La eterna penuria municipal favorecía los amores nocturnales, pues las farolas estaban apagadas siempre y sólo había un gendarme para cuidar que las parejas no se emparejaran demasiado. Los novios pertenecientes a familias adineradas estacionaban sus automóviles en el lado poniente del hermoso parque, y ahí se entregaban a los deliquios amorosos. Pero llegó el gobernador don Braulio a ocupar la casa que fue de don Benecio López Padilla, esquina de Cuauhtémoc y Madero, y entonces don Jesús R. González, el señor alcalde, emitió una drástica prohibición para evitar el estacionamiento ahí.

¿Quién no tiene recuerdos de corazón en la Alameda? Por ahí pasaron todos los enamoramientos de Saltillo; ahí los poetas escribían sus endechas de amor. Estoy mirando ahora la figura doliente del Abate Gámez, de traje negro, astroso, y de melena hirsuta. Va con lento andar por un andador de la Alameda; lleva un cuaderno en una mano y un lápiz en la otra. Se detiene de pronto y escribe apresuradamente. Luego lee lo que acaba de escribir, y tacha o deja. Vuelve sobre sus pasos, y a poco se detiene de nuevo y escribe más, y más.

-Es un poeta -le dice alguien al niño que soy yo. Y el niño mira con admiración a ese hombre que parece un pordiosero, y que sin embargo está tocado de Dios, pues es poeta.

La Fuente de las Ranas... Es como un dejo de Sevilla en una ciudad que ningún sevillano sabe dónde está. La fuente tiene traza morisca; sus azulejos fueron lujo en la ciudad de adobe. Por la boca de las ranas salía un chorrito de agua, y con ella se formaba un espejo que retrataba la copa de los árboles. Un día seis o siete muchachos normalistas se descalzaron, entraron en la fuente y jugaron a mojarse unos a otros. Entre ellos estaban el hijo del gobernador y el hijo del director de la Normal. El director de la Normal, el siempre bien recordado Chuy Perales, expulsó 15 días de la escuela al hijo del gobernador y al hijo del director de la Normal.

Centro Alameda, fuente de sodas... Ahí había una radiola que tocaba ’Amor perdido’, pecaminosa canción que era el himno nacional de los congales. Todas las criadas de Saltillo la cantaban. La criada que ahora miro en el recuerdo la está cantando mientras plancha. En voz bajita, pues la señora de la casa era de la Acción Católica, y le prohibía que la cantara. Si la señora se acercaba la criada empezaba a cantar: ’Altísimo Señor / que supisteis juntar / a un tiempo en el altar / ser cordero y pastor...’. Pero cuando la señora se iba la criada volvía a entonar la canción que del corazón le salía, y de la pena: ’Amor perdido, si como dicen es cierto que vives dichoso sin mí...’.

Escucho en la memoria el gluglú de la fuente, y miro otra vez el claro espejo. Los árboles que en el agua se reflejan no son los mismos árboles, ni el cielo que se mira es ya tan azul cielo. Tampoco el que recuerda es ya el mismo. Las memorias se le salieron del corazón, cayeron en la fuente y formaron en ella círculos concéntricos. El que recuerda se puso triste por un instante; un instante nada más. Luego el gluglú del agua lo volvió a la vida, y miró en ella nuevos novios, y oyó una canción nueva, y se alegró pensando que todo vuelve a ser. Que quizá todo ser vuelve.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Ceneval - Prepa en un examen Programa de tres meses con un curso en línea y un examen, validez oficial SEP.
cursoceneval.com.mx