EL REFRANERO

’OJOS QUE NO VEN, CORAZÓN QUE NO SIENTE’

Rocío Ayala

’OJOS QUE NO VEN, CORAZÓN QUE NO SIENTE’

Política

Mayo 16, 2020 10:48 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Rocío Ayala › Informativo Nacional

Cada ser humano tiene un ’limitador de seguridad natural’ mejor conocido como sistema inmunológico, en algunos es más alto que en otros y es el parámetro que hace falta medir a conciencia a la hora de hacer los informes ejecutivos diarios. Éste se ha tomado en cuenta al determinar qué personas son más vulnerables al coronavirus, la ‘calculadora de riesgos’ del IMSS, es un ejemplo de ello, de tal manera que diabéticos, hipertensos y adultos mayores son más vulnerables.

A este limitador natural, algunos le nombran ’voluntad de Dios’, ’fuerza divina’ y los más osados lo asumen como un acto de total valemadrismo porque le hacen segunda al mandatario mexicano, cuando este señala que nuestro pueblo ’es fuerte por naturaleza’ y que ha resistido cosas peores. Lo interesante ha de ser ver a expertos en antropología social, psicólogos o sabe quién más, que han de estar ’a las vivas’, observando cuál es la actitud de la sociedad en general, tanto que al menos en redes sociales, ya se habla deliberadamente de la ’inmunidad de rebaño’ y las autoridades no pasan de su habitual ’infórmate en fuentes oficiales’, sin hacer ningún señalamiento al respecto, ni siquiera para desmentir o afirmar que eso puede funcionar.

La ’inmunidad de rebaño’ indica en términos generales, que quien ha resistido al virus y hoy día está sano, comparta con los demás esos anticuerpos, pero juntar a personas sanas con enfermas, es poner a prueba la adaptabilidad del ser humano; es pretender que los infectados bajen sus síntomas o el impacto, y que los no contagiados sean más resistentes.

Es cierto que las nuevas generaciones nacen con la facilidad de adaptarse a un aire tóxico, a diferencia de quienes ya estamos aquí desde hace 40 años por decir algo. Ahora bien, usando la adaptabilidad del virus como parámetro, el resultado será visible en los próximos años no ahorita, por lo tanto es mejor mantener al mayor número de personas sanas que buscar la inmunidad de rebaño, ya que no sabemos a qué dimensiones pueda llevar a los servicios de salud, los que justo ahora están por colapsar en la ciudad de México y alrededores. Además, es un acto deliberado infectar a las personas con o sin su consentimiento. La inmunidad de rebaño sería un último recurso, ya que eso en realidad es tratar de convivir con el virus, pero no atacarlo. Convivencia que curiosamente López-Gatell ya señaló.
Aunque no se habla del concepto abiertamente, eso sugiere la estrategia del regreso a la ’nueva normalidad’ ya que inevitablemente habrá un rebrote de contagios y para deducir esto, no se necesita ser experto en la materia. En tal caso, médicos, enfermeras, camilleros y personal de intendencia de varios hospitales del país, no estarían exigiendo sean suministrados el equipo y material necesarios para atender pacientes con covid-19, personal que AMLO ha catalogado ’sin querer queriendo’ de mercantilistas, un hecho que es duramente criticado incluso por la propia Asociación Mexicana de Infectología y Microbiología Clínica A.C., donde para variar, en la lista de quienes integran la mesa directiva de dicha asociación se encuentra, en calidad de vocal, el Dr. Hugo López-Gatell; un detallito que de haberlo observado con lupa, Obrador ya habría puesto como lazo de cochino a su más fiel escudero, como normalmente acostumbra hacer con sus secretarios.
Hablando de normalidades, regresar a ’lo de antes’, ahora sí es un sueño guajiro, ya que según López-Gatell, es algo con lo que nos deberemos acostumbrar, algo así como ’una rayita más al tigre’ entre todo lo infeccioso e insalubre que toca sortear a quien se vanaglorie de ser mexicano. Por poner un ejemplo los tan ricos, baratos, criticados y de dudosa procedencia, tacos de canasta de 7 por diez pesos en las no menos insalubres calles de la Merced en la CDMX. ’Debemos adaptarnos’ ha sentenciado el epidemiólogo, ya que nunca nada volverá a ser igual.
Efectivamente, nunca volveremos a la "normalidad" de antes, porque antes, estábamos acostumbrados a las verdades a medias con la flagrante libertad de abanderar el libre albedrío. Ahora, por el contrario, estamos obligados a aceptar ocurrencias, terquedades y datos especulativos, como verdad absoluta, como los santos mandamientos de la Ley del No Pasa Nada, propiedad intelectual del huésped de Palacio Nacional.
Hablar del regreso a la "nueva normalidad", por la importancia que representa, no debiera tomarse como la promesa en una campaña que parece no tener final. Desde luego, eso corresponde a su actor principal y justo ahí está la falla. El presidente en turno, Andrés Manuel López Obrador, no se mira a sí mismo como gobernante, sino como el eterno candidato presidencial que no atina a moldear la realidad de su encomienda porque tal parece que no sabe qué hacer con ella.
Como que no le basta la confianza que depositó en él, ese "pueblo bueno" que le dio el gane. Tampoco importa qué tanto ha logrado dividir a toda una nación entre dos bandos, más allá de seguidores y detractores.

*NI TANTO QUE QUEME AL SANTO, NI TAN POCO QUE NO LO ALUMBRE*
Llama la atención que el pasado 11 de mayo, en un primer corte informativo a las 10:58 am, el GEM reportó 5,988 casos acumulados de COVID-19 y para la noche de ese mismo día, con un corte informativo a las 20 horas, reportó 6,155 casos acumulados. Para el día siguiente 12 de mayo, sumaban más de 6500 según el boletín oficial del Edomex., y ese mismo día, según fuentes periodísticas, Gabriel O’shea, titular de salud en el estado de México, dijo que el Edomex., ’no reiniciará actividades productivas, ni romperá el aislamiento domiciliario el próximo 1 de junio, especialmente en la Zona Metropolitana del Valle de México, pues la ’cresta’ de contagios se prolongará porque mucha gente no observó las medidas básicas de prevención’. Afirmó además que el mayor número de contagios podría darse entre el 18 y 23 de mayo y durante las próximas dos semanas posteriores, resultando un posible retorno a la ’normalidad’ entre el 13 y 20 de junio, pero no antes.
Este trama y urdimbre de datos y fechas, no representa un jaloneo entre gobierno federal y estatal; todo lo contrario, huelga decir que la miel sobre hojuelas entre Del Mazo Maza y López Obrador, se hizo presente (otra vez) el mismo 12 de mayo, día en que un artilugio de la ’mafia del poder’ como es la Fundación Teletón, firmó convenio con el gobierno federal para reconvertir 23 Centros de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón (CRIT) del país y hacer frente a la pandemia por coronavirus. Cursilería donde, vía boletines, uno y otro se desbarataron en halagos para tener amachinado cada quien a su cada cual, y donde otra vez el pueblo bueno, es el efectivo pagador de la insulsa política de ambos gobernantes.
No sucede así con los gobernadores de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, quienes dijeron, no irán con el calendario escolar que imponga la SEP., o como el mismo Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, insigne gobernador de Puebla, quien dijo no será responsable de lo que suceda, y decretó que el ciclo escolar terminará de manera virtual, que todos los alumnos están aprobados y que regresarán a clases presenciales en septiembre próximo. Enrique Alfaro de Jalisco hizo lo propio y aclaró que no se levanta la cuarentena, simplemente se reactivan algunos sectores productivos de primera necesidad, sumando a los indispensables que no pararon. Aclaraciones más que bienvenidas para aquellos que pensaron en regresar al "valemadismo" el mismito 18 de mayo, como fecha en que según datos oficiales, comenzará a funcionar el semáforo de regreso a la ’nueva normalidad’ en 15 estados de la república mexicana y 269 ’municipios de la esperanza’.

*COMO TE VEN TE TRATAN, O SÍNDROME DEL ’QUÉ DIRÁN’*
De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en lo que va de ’cuarentena’ se abrieron 20 mil 232 carpetas de investigación por el delito de ’violencia familiar’, cifra más alta desde 2015. De acuerdo con las cifras de la Línea Mujer, actualizadas este martes por la Agencia Digital de la CDMX, durante abril se recibieron 11 mil 610 llamadas de emergencia o para pedir orientación, es decir, 16 por hora, o una cada tres minutos y medio. Según la dependencia, una cantidad menor en 7.8% en comparación al mes de marzo del mismo año. Datos que a pesar de ser propios del gobierno federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que no son verdad, que las familias mexicanas en nada se parecen a las europeas y que no empecemos con estereotipos que nos hagan ver mal. Es decir, el clásico ’qué dirán’ va por encima de la salud de las familias y de la seguridad e integridad de mujeres y hombres de cualquier edad.

En ese mismo sentido, el ejecutivo federal señaló al periódico Reforma de ser el más genuino representante del pensamiento conservador y casi, casi, responsable de que su gobierno se vea mal y no el hecho de que un grupo delictivo como el Cártel de Sinaloa, se adjudicase un audio para defenderlo de críticas a su manera de manejar la pandemia de coronavirus.
Por si esto no fuera poco, el ejecutivo federal se pone ’de a pechito’ para recibir críticas, a gritos pide que lo mal miren, y cómo no, si resulta insultante su concepto de austeridad. Argumenta que un par de zapatos, una muda de ropa y un auto modesto son más que suficientes, que los tiempos ya no están para lujos, lo malo es que lo dice quien duerme rodeado de comodidades y lujos en Palacio Nacional. ¿No le dará vergüenza tanto cinismo?
Tal parece que a nuestro presidente, cachito a cachito ya se le fue el avión.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.