Columna: De política y cosas peores

Plaza de almas. El derecho a la primera sangre, el caso de Teresa

Armando Fuentes Aguirre ’Catón’

Plaza de almas. El derecho a la primera sangre, el caso de Teresa

Periodismo

Mayo 19, 2020 18:11 hrs.
Periodismo Nacional › México Coahuila
Armando Fuentes Aguirre ’Catón’ › guerrerohabla.com

Derecho de pernada se llamaba, tú lo sabes, pero tenía otro nombre menos conocido: derecho a la primera sangre. Lo tuvieron los señores feudales en su tiempo, y en el suyo lo acostumbraron algunos de nuestros hacendados en la época de don Porfirio. Consistía en la facultad que se arrogaba el amo de desvirgar a la mujer de su vasallo o peón antes de que tuviera acceso a ella el hombre que la había desposado. Entiendo que pocos dueños de hacienda hacían uso de esa atribución: generalmente eran de edad avanzada, y muy católicos, características las dos nada propicias para el ejercicio de un derecho así. Pero en ocasiones el señor delegaba la prerrogativa en uno de sus hijos; así el que pecaba era el hijo, no él. Fue lo que sucedió en el caso de Teresa. Tú la has de recordar, Armando. De niño ibas a su casa cuando pasabas vacaciones en el rancho, y ella te daba siempre un vasito de aguamiel. Por entonces ya era muy anciana. Decía: ’No veo bien, y casi no oigo, pero mi mayor desdicha es que no he olvidado nada’. A mí me apreciaba, pues le surtía en la ciudad sus medicinas y le llevaba pan de azúcar, que le gustaba mucho. Un día me contó la historia de cómo vino a dar al rancho. A principios del siglo –hablo del veinte– vivía en una hacienda del sur con su familia. Se hizo novia de un buen ranchero, trabajador, sin vicios, y se casó con él. Pero al salir de la capilla donde el cura ofició el matrimonio se presentó el hijo mayor del amo y le ordenó a la muchacha que de ahí se fuera a la casa grande. ’Allá te espero –le dijo–. No tardes’. Los novios y sus familiares hablaron con el sacerdote. ¿Iba a permitir eso? ’¿Qué quieren que haga, hijos? Los curas también comemos’. En el camino hacia la casa grande, Teresa pidió llegar un momento a la suya. Dijo que se iba a poner otro vestido: no quería llevar ’allá’ el de novia. Luego el carruaje nupcial la condujo a donde debía ir. ’No me tardo –le murmuró a su novio–. Espérame aquí’. No tardó, en efecto. Salió poco después. No venía llorando de vergüenza igual que todas. Se mostraba tranquila, como si nada hubiera sucedido. Y mucho sucedió. No había llegado a su casa sólo para cambiar de vestido. Tomó el pequeño puñal que su padre usaba para sacrificar los terneros o las reses viejas clavándoselos en el testuz. Ella lo había visto hacer eso muchas veces, y conocía el sitio exacto donde se debía dar el golpe. Lo dio con fuerza y tino, y el hombre quedó muerto sobre ella sin más que algunos espasmos y estertores. Ni siquiera sangró, o si hubo sangre se le quedó entre el cabello, y no alcanzó a mancharle el vestido, que él no le quitó en las urgencias de la posesión. Salió de la casa entre la mirada curiosa de la servidumbre, subió al carruaje y le dijo a su novio una palabra sola: ’Vámonos’. No se detuvieron hasta que el caballejo ya no pudo andar. Luego caminaron por el monte hasta encontrar la vía del tren. Cuando pasó el primero treparon a un vagón de carga. Ahí pasaron la noche y todo el día siguiente sin comer ni tomar agua. No les importó: en el vagón se amaron, y supo el esposo que la única primera sangre que tuvo el amo fue la suya propia. Cuando llegaron a una ciudad bajaron del tren y Teresa le preguntó a un señor que andaba por ahí: ’¿Tiene algún trabajo que mi marido pueda hacer? No hemos comido en más de un día’. El señor era don Ignacio de la Peña, que había ido a la estación a embarcar un ganado. Los llevó a comer y luego se los trajo al Potrero. ¿Qué te pareció la historia, Armando? ¿No crees que está como para escribirla?... FIN.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.