Preservan temazcales en Centro Ceremonial ’Cerro de Tepetzinco’, en Nexquipayac, Atenco


La ceremonia del temazcal se lleva a cabo desde tiempos prehispánicos como una terapia para sanar la mente, el cuerpo y el alma, y hoy en día se mantiene viva en los pueblos indígenas y en las ciudades.

Mayo 17, 2018 15:05 hrs.
Salud Municipios › México Estado de México / Texcoco
Andy García › todotexcoco.com

San Salvador Atenco.- Actualmente los temazcales tienen auge; sin embargo, su difusión ha carecido de significado, simbolismo y sabiduría ancestral, quedando sólo un esqueleto que consiste en un simple baño de vapor.

Desafortunadamente, sin ese contexto ancestral que en muchos lugares no le dan, pierde toda su magia y su trascendencia; el día de ayer y como cada 16 de mayo, se llevó a cabo la ceremonia solar en el cerro del Tepetzinco, en la comunidad de Nexquipayac de este municipio, donde a decir de los vecinos se trata del momento en el que ’el sol está en su punto máximo, las sombras laterales abandonan la tierra, y es el momento propicio para sembrar el sustento material y la voluntad del hombre.’

Durante esta ceremonia los habitantes también buscan retomar y difundir el auténtico temazcal como una actividad milenaria. ’Ayuda a la purificación de nuestro ser; dentro del temazcal va mucho más allá de lo físico, pues también el espíritu sufre una desintoxicación a través de las palabras que pronunciamos, de los pensamientos negativos que eliminemos, etc.’, señaló Don Filemón originario de la comunidad.

Asimismo, se dio a conocer que este temazcal se realiza año con año con la intención de fortalecer con la medicina ancestral, ’con salud y buen entendimiento podemos cumplir con integridad nuestra misión en esta tierra, la cual no es otra que conservar y transmitir todo lo hermoso y valioso que nos fue heredado por quienes caminaron antes que nosotros’, agregó.

Cabe destacar que Tlazolteotl es la Madre Tierra, a ella se le considera la diosa del temazcal, y se cree que devora lo que ya no sirve para transformarlo en tierra fértil y transmutarlo en nueva vida.

Por lo que, según los abuelos, dentro del temazcal que es el vientre de la tierra, el vapor prácticamente hace sudar y sacar las toxinas del cuerpo; el temazcal absorbe ese sudor y lo transforma en tierra fértil, lista para alimentar la nueva vida.

’El retomar esta ceremonia ancestral es un acto de conciencia y de reivindicación de la memoria histórica, y cultural; así como un intento por reencontrarnos con el rostro de los abuelos’, dijo Don Filemón.

Y es que, de acuerdo con la Biblioteca Digital de Medicina Tradicional Mexicana de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el temazcal, también conocido como casa de vapor, es una habitación pequeña, redonda o rectangular, construida con diferentes materiales en la que se almacena una considerable cantidad de calor que permite realizar el baño. De origen prehispánico, éste se utiliza con fines curativos, preventivos, higiénicos y religiosos, y la acción de las piedras calientes que se introducen en el temazcal, denominadas ’abuelas’, ejerce una acción de sudoración mediante la que se elimina la enfermedad.

Los habitantes de Nexquipayac dieron a conocer que cada mes, en este centro ceremonial ancestral, realizan un temazcal por la preservación de sus tradiciones.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.