Raúl Nieto Ángel con periodistas del Club Primera Plana o las posibilidades de cambiar


Fue un fructífero encuentro con los comunicadores. Cada miércoles tienen en su sesión-comida a determinada personalidad. Tocó esta ocasión al destacado fitotecnista egresado de Chapingo asistir.

Marzo 21, 2019 12:59 hrs.
Periodismo Nacional › México Estado de México
Alex Sanciprián › todotexcoco.com

Texcoco, Edomex.- Hubo click desde el principio.

Al entrar a la sede del Club Primera Plana el doctor Raúl Nieto Angel fue recibido de manera fraterna, con ese fuerte apretón de manos y la sonrisa en ristre que ratifica una sintonía creciente conforme se desarrollaban las temáticas de la conversación grupal.

Hubo reciprocidad en el protocolo de las presentaciones y el trato continuado de amigos.

Fue miércoles. Era la acostumbrada sesión que efectúa ese grupo de connotados periodistas donde comparten el pan y la sal con distinguidas personalidades, cada ombligo de la semana.

En la agenda del día aparecía la presencia, comida y charla informal con el invitado especial que en esa ocasión tocó al doctor Raúl Nieto, reconocido fitotecnista egresado de Chapingo, especialista en frutales, quien desde el principio dejó huella de caballerosidad: llegó puntual a la cita.

Ya en la oficina el Presidente del Club Primera Plana, José Luis Uribe, se afinaron detalles de la presentación del invitado especial y acerca de la dinámica de la reunión.

Minutos antes de las tres de la tarde seguían llegando más miembros del club al comedor: viejos lobos de mar en eso de hacer notas, realizar reportajes, entrevistar personalidades.

En esta ocasión asistieron 35 miembros de dicho club, quienes siguieron atentos la exposición-charla que ofrecía el doctor Nieto en torno al campo mexicano y sus problemáticas, alrededor del papel histórico que desempeña Chapingo como motor de desarrollo económico, político y social.

Fue una cautivante presencia del invitado especial y una aleccionadora charla para no pocos de los periodistas.

El doctor Raúl Nieto daba cifras, estadísticas, y ejemplos palpables de que sí se puede revertir los escenarios de adversidad que determinan el quehacer agropecuario en México.

Aludió a la referencia que ha significado su pueblo de la Mixteca oaxaqueña como ejemplo de desarrollo comunitario. ’En San Miguel Tulancingo, no teníamos forma de contar con agua, ni un horizonte promisorio para las familias. Luego de 40 años de replicar ahí mi proyecto de trabajo denominado ’Crecer en la adversidad’, ahora se siembran hortalizas bajo el sistema de invernaderos, tenemos agua por los sistemas de captación del vital líquido que hemos instrumentado a la vuelta del tiempo.

’La mayoría de casa tienen fosas sépticas y todas, todas, cuentan con calentadores solares luego de que llegamos a poner en marcha, con resultados favorables, un programa para que todos tuvieran su calentador solar.

’Y lo mejor: ahora hay trabajo para los jóvenes, tanto en el campo como en los invernaderos, para sembrar árboles.

’De replicarse este modelo de desarrollo rural en otros municipios y estados de la República la evidencia de que sí se puede trabajar en equipo y darle identidad y arraigo a nuestra gente sería de mayor repercusión ’.

Los periodistas tomaban notas y fotografías.

Afinaban preguntas. Inmersos todos en las palabras del doctor Nieto, quien fiel a su estilo de académico con 39 años de presencia en las aulas de Chapingo, utilizó esta vez un tono de digresión en su charla: iba de lo general a lo particular.

Refería experiencias de otros países en cuanto a desarrollo agropecuario, deslizaba estadísticas, y poco a poco, recalaba en la experiencia empírica de que sí es posible participar colectivamente y resolver ancestrales problemas del campo y de las comunidades pobres del país.

El común denominador de su exposición fue el cómo Chapingo está en el medio de hacer posible estas nuevas realidades, por su razón de ser y también por su importancia como motor de desarrollo, con todo y que en las últimas décadas ha sufrido los embates de conflictos laborales, inercias varias en su estructura administrativa y la conveniencia de mejorar la formación educativa y humanística de sus estudiantes a través de un cambio de actitud.

Orgullosamente chapinguero, el doctor Raúl Nieto sostuvo que Chapingo es crisol de cultura popular y aspiraciones crecientes de quienes han pasado y están en sus aulas.

Expuso que Chapingo ha sido punto de encuentro de jóvenes mexicanos de todo el pais que buscan la realización profesional en sus múltiples carreras vinculadas a la agricultura.

Habló de que en cierto sentido Chapingo es una marca indeleble de quienes han compartido y comparten afanes, desdichas y saberes propios de sus pueblos originales.

En otra parte de su discurso, advirtió que este siglo es del agua y de la comida. ’Por eso debemos recuperar el campo mexicano, en todas sus modalidades de desarrollo’.

Dejó establecida la pertinencia de que, en efecto, es necesaria la aplicación de novedosas políticas públicas para los asuntos agropecuarios, y así contribuir, plenamente a la llamada cuarta transformación.

Ya en la sobremesa se planteó la conveniencia de que fuera de nueva cuenta el doctor Nieto a la sede del Club Primera Plan.

’Necesitamos que venga otra vez con nosotros, que nos dé más luz acerca de las posibilidades de transformar el campo mexicano. Han quedado muchos aspectos temáticos pendientes al respecto. Acá lo esperamos’.

La sintonía quedó manifiesta. Los viejos lobos del periodismo nacional quedaron encantados con la presencia del doctor doctor Raúl Nieto en la sede de su Club. El click continuará…

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.