Carlos Ravelo Galindo, afirma: | guerrerohabla.com

En las nubes

Carlos Ravelo Galindo, afirma:


Todos dejan huella. (Uno de dos)

Todos dejan huella. (Uno de dos)


Abril 03, 2018 19:24 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo, afirma: › guerrerohabla.com

Concluimos un estudio de la escritora Rusia Mc Gregor González, de hace algunos años. Pero en estos tiempos, políticos, prevalece su verdad.
Ella lo llamó la huella de un gobernante. Buena o mala, como se verá, involucra casi a todos los del mundo.
Sí, Gobernar es un Arte...
¡Gobernar...! Vivir en el escándalo, ser audaz. Aprovechar la oportunidad. Conocer el pasado, vivir el momento y proyectar el futuro.
Gobernar: cambiar el rumbo de la historia, equivocarse, y volver a gobernar. Posiblemente fácil, seguramente difícil. A veces sutil, otras burdo. Trascendental para muchos, insignificante para otros.
¿Qué es en realidad gobernar?
¿Regir...? ¿Acatar...? ¿Administrar...? ¿Obedecer...? ¿Imperar o someterse...? Robar o fallar.
La también pedagoga agrega que por siglos y milenios, el mundo ha sido gobernado por el hombre, cada segundo, cada minuto, cada hora.
Emperadores, caciques, reyes, caudillos, presidentes, héroes, dirigentes.
Todos sin excepción, sin importar su situación geográfica, credo o ideología, tuvieron la firme convicción de que gobernarían y servirían a su pueblo, a ese pueblo que les brindó el apoyo para llegar a la cúspide.
Aquellos quienes en un esfuerzo conjunto fueron el ingrediente que les permitió realizar su más caro deseo.
Y así, en aras de la Justicia y la Libertad, se enfrascaron en luchas fructíferas y estériles. Meritorias y vergonzantes, pero al final de cuentas, luchas que dejaron huellas imborrables en el diario acontecer de quienes fueron gobernados por ellos.
Reza un proverbio chino: ’No camines sobre la nieve, porque siempre encontrarán tus pasos...’
Sería imposible señalar en este espacio, la huella que los hombres han dejado por esa interminable y compleja senda del poder, que como un largo y sinuoso camino lleno de nieve, ha recogido el impacto de sus pasos, sus acciones, sus triunfos y sus fracasos.
El juicio de la humanidad hacia ellos, ha sido inflexible y está registrado en los anales de la historia.
Preguntamos: ¿Por qué recordamos a estos hombres? ¿Por sus virtudes, por sus defectos, por sus errores o por sus aciertos?
Vayamos juntos, nos invitó, a un recorrido por el tiempo y la historia, para tratar de encontrar la respuesta adecuada.
La legendaria China, sus dinastías, familias en cuyos individuos se perpetuaba el poder.
La primera que se conoce: la Dinastía Shang, que gobernó China desde el año 1500 hasta el 1207 antes de Cristo.
El Imperio Persa, los Faraones de Egipto, las Tribus Bárbaras del Norte, que empezaron a bajar al sur de Europa en el último siglo antes de Cristo y gobernaron la mayor parte del continente durante los 500 años siguientes.
En Italia, la huella de la familia Médicis. Intervinieron de forma notable en la política de Florencia desde principios del siglo XIII. Su poder real empezó en 1434 y se mantuvo hasta 1737. Hicieron de Florencia la ciudad Estado más poderosa de Italia.
El mundo está lleno de estas pisadas.
Napoleón, Emperador de Francia. Una gran derrota en una gran batalla: Leipzig. Después fue obligado a abdicar.
Los dictadores Benito Mussolini en Italia y Adolfo Hitler en Alemania. Qué historia de vergüenza la de ellos.
Iván IV de Rusia, hombre que gobernó a base de sangre y terror, ganándose el apodo de ’El Terrible’.
Pedro I, El Grande, quien modernizó su atrasado país y lo convirtió en una gran nación.
Atila, caudillo de los Hunos, pueblo guerrero formado por tribus procedentes de Asia Central, quien aterrorizó a toda Europa y finalmente fue vencido por los romanos en el año 451.
Si de mujeres hablamos no se quedan a la zaga: Cleopatra VII, reinó en Egipto del año 51 al 30. Mujer bella, pero igualmente despiadada. Con muchos matrimonios en su haber, finalmente se enamoró de Marco Antonio y a la muerte de éste optó por el suicidio.
Elizabeth I en Inglaterra, última soberana Tudor. Bajo su reinado Inglaterra se convirtió en una nación rica y poderosa, en la que florecieron la poesía y el teatro.
La Reina Victoria, viuda de Windsor, cuyo reinado fue el más largo, guardó luto durante 40 años en señal de duelo por la muerte de su consorte el Príncipe Alberto.
Catalina la Grande, Emperatriz de Rusia, princesa alemana casada con Pedro II, a quien destronó y gobernó ella durante 34 años. Experta gobernante especialista en asuntos exteriores, mejoró la sanidad, la tolerancia religiosa y la educación, especialmente para las mujeres.
En nuestros tiempos, Margaret Thatcher. Con solo escuchar el nombre que se ha ganado, difícilmente podemos pensar que sus huellas se borrarán algún día: La Dama de Hierro.
Con personalidades diferentes, pero con la misma intención de procurar bienestar a la humanidad, recordamos a Mao-Tse-Tung, gobernante de China durante 27 años, quien organizó a su pueblo hacia una modernización del país. Alcanzó cambios culturales y económicos que sorprendieron al mundo.
No menos importante fue Mohandas Karamchad Gandhi, mejor conocido por nosotros como Mahatma, que en sánscrito significa ’gran espíritu’.
Luchó por libertar a su tierra del dominio británico que logró en 1947. En su intento de poner fin a la enemistad entre hindúes y musulmanes, fue asesinado en 1948.
Martin Luther King, pastor bautista, negro, líder de los Derechos Civiles, intentó conseguir la igualdad de derechos para los negros norteamericanos y fue asesinado en 1968.
¡Qué grandeza la de unos y qué pequeñez la de otros!
En el siguiente seguimos en América.
craveloygalindo@gmail.com





Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.